La UNESCO acaba de declarar a Atapuerca como "lugar de excepcional valor universal", el máximo reconocimiento que puede obtener un sitio que ya había sido protegido como Patrimonio de la Humanidad. La zona, situada en la provincia de Burgos, es mundialmente famosa por los excepcionales yacimientos arqueológicos y paleontológicos que allí se encuentran.Es la máxima protección que la UNESCO otorga a un lugar ya declarado como Patrimonio de la Humanidad

Las primeras investigaciones sobre el yacimiento de Atapuerca, que datan del siglo XIX, ya mostraban el gran interés científico que tenían los restos encontrados en rincones como la Sima del Elefante, la Covacha de los Zarpazos, la Sima de los Huesos o la Gran Dolina. En Atapuerca se han encontrado restos de especies como Homo antecessor y Homo heidelbergensis, hallazgos que han permitido conocer más acerca de la evolución humana en el continente europeo.

El reconocimiento de Atapuerca es también el resultado de décadas de investigación. Las labores científicas, impulsadas por el paleontólogo Emiliano Aguirre en la década de los setenta, fueron continuadas por sus discípulos Juan Luis Arsuaga, Eduald Carbonell y José María Bermúdez de Castro. Gracias a estos trabajos, se supo que el primer europeo no llegó hace medio millón de años, como inicialmente se creía, puesto que los restos de la Gran Dolina presentan una antigüedad de más de un millón de años.

La declaración de la UNESCO del yacimiento de Atapuerca permite subir un escalón más en la protección de este histórico lugar. Además, en la reunión celebrada en Bonn, la entidad decidió otorgar el reconocimiento de "lugar de excepcional valor universal" a otros rincones de la geografía española, como el Paisaje Cultural de Aranjuez, el Conjunto Arqueológico de Tarraco, el Parque Nacional de Garajonay (Islas Canarias) y el Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, tal y como recoge Diario de Burgos.

La institución, que forma parte de Naciones Unidas, reconoce a este paraje de casi 300.000 hectáreas como "una reserva científica excepcional que proporciona valiosa información acerca de la apariencia y la forma de vida". Esta protección del yacimiento de Atapuerca es, sin duda, una muestra del importante valor científico y cultural de este paraje de la provincia de Burgos, que deberá ampliar las actividades de orientación y patrimonio para seguir con las guías de la UNESCO. Pero también es un reconocimiento al buen hacer de la ciencia española y a una investigación que nos ha permitido viajar en el tiempo para reconstruir la evolución humana.