El mundo es más grande cuando vives en una casa pequeña

Esta frase viene de un fragmento de Tiny, un documental sobre el movimiento de construcción de casas que está cobrando gran popularidad entre la población ante la enorme situación de desabasto de vivienda que existe en muchos países del mundo. Y es que no se trata solamente de brindar soluciones de vivienda; se trata de reducir el espacio doméstico para vivir sólo con lo absolutamente necesario, se trata de gastar menos en renta e hipoteca, y se trata acerca de disminuir nuestra huella ecológica comenzando con nuestro propio hogar.

Si pudiéramos dividir equitativamente el espacio geográfico que ocupa una ciudad entre el número de personas que la habitan, las cifras darían cuenta de la desigualdad que existe en el reparto del espacio dedicado a la vivienda en nuestras sociedades. Lo que entonces nos lleva a preguntarnos: ¿cuántos metros cuadrados son suficientes para vivir? Entre más grande es una casa, más grande es el costo de construirla y mantenerla. Por el contrario, las casas pequeñas (o Tiny Houses) representan un gran ahorro en estos mismos rubros y, además promueven la realización de una vida más organizada y sustentable.

¿Qué tan pequeña es "pequeña"?

Tiny House
Tammy Strobel | Flickr

Tiny House es un movimiento de construcción de casas pequeñas que promueve el uso responsable de los recursos y un estilo de vida más sencillo.

Regularmente, el tamaño de una Tiny House es de menos de 50 m2; suelen enfatizar el diseño y la optimización del espacio por sobre el tamaño; y cuentan con mobiliario especial con el objetivo de ahorrar espacio sin perder funcionalidad. Sin embargo, la construcción de una Tiny House depende, en gran medida, de las necesidades de los habitantes (algunos las convierten en espacios de trabajo u oficinas, otros crean casas de huéspedes o casas de campo y otros tantos las emplean como casas de tiempo completo), por lo que no existe un diseño y estándares definidos.

Y aunque las opciones de tamaño son variadas; ninguna deja de ser pequeña y de construcción por medio de ensamblaje. Sobretodo, lo que se busca es beneficiarse de los avances tecnológicos en cuanto a construcción para contar con todas las comodidades que tendríamos en una casa común pero sin impactar demasiado en el medio ambiente. Así, la construcción de una Tiny House hace uso de sistemas de calefacción por medio de paneles solares, captación y desinfección de agua para uso doméstico, inodoros secos, aprovechamiento de luz natural, soluciones térmicas con aislamiento, entre otros elementos.

La organización de los espacios es esencial para aprovechar al máximo cada rincón de la casa. Muchas veces se utiliza una construcción vertical que hace uso de camas elevadas, escaleras, cajones escondidos, mesas plegables o espacios multifuncionales, pero siempre cuidando cada detalle. Los diseños sobresalen por sus estilos modernistas o rústicos que se vuelven únicos con cada detalle que el propietario elige especialmente para ellas.

¿Por qué una casa pequeña?

Los beneficios de vivir en una casa pequeña se reflejan a nivel personal y social. La gente que vive en espacios pequeños, regularmente tiende a poseer menos cosas materiales, a consumir menos recursos y a pagar menos servicios públicos como luz o agua. En la construcción de una casa pequeña se pueden utilizar más eficientemente materiales naturales, sustentables y de alta calidad que pudieran no ser rentables para utilizarse en una vivienda más grande. Todos estos beneficios resultan en una vida más sana y rentable, y en un medio ambiente mejor.

¿Te gustó el artículo y ahora estás interesado en el tema de la construcción de casas pequeñas? En estos enlaces podrás encontrar mucha más inspiración.