winui - Shutterstock

En muchas ocasiones hemos escuchado los famosos «**seis grados de separación**», un término que hace referencia a la hipótesis que sostiene que cualquiera en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que **no tiene más de cinco intermediarios**, es decir, conectando a ambas personas con sólo seis enlaces. Ahora bien, los seis grados de separación son, popularmente, equiparados con los resultados del experimento del mundo pequeño que hiciera Stanley Milgram en 1969, pero sucede que no son lo mismo, ni tampoco son del mismo autor.

**Staley Milgram** es conocido por el famoso experimento de psicología social que lleva su nombre. Así, el Experimento de Milgram fue titulado ‘**Los peligros de la obediencia**’, con escalofriantes resultados que hablaban del comportamiento de las personas sometidas a cumplir férreas órdenes aunque esto implique lastimar a sus semejantes. Sin embargo, el experimento del mundo pequeño, como podemos ver, es anterior a este y su influencia dio pie a la conocida conexión de los ‘seis grados de separación‘, con tanto auge en estos tiempos de las **redes sociales virtuales y la interconexión en la era del internet**. En el siguiente video se explica de forma muy concreta en qué consistió el experimento.

A decir verdad, Milgram **jamás usó el término de los seis grados de separación**, en todo caso, como se menciona líneas arriba, se trata de un antecedente directo a esta nueva hipótesis. Ahora bien, el experimento que encontró que las personas, en promedio, se encuentran relacionadas con cualquier otra con solo cinco enlaces más ha tenido **no menores críticas por su procedimiento y metodología**.

En primer lugar se critica los altos niveles de personas que decidían no participar en el experimento, llegando, incluso, a tener cifras de 232 de los 296. Es decir que solo 34 paquetes fueron enviados por los participantes que se escogían al azar, en uno de los casos. También se criticó porque se utilizaron **pocas ciudades de referencia** y que sobrestimaron los resultados porque no había forma de medir las decisiones de los involucrados al realizar el envío a otra persona.

Otra crítica va en el sentido de que no todas las personas del mundo pueden estar conectadas puesto que hay poblaciones que **no han tenido contacto con el exterior**. Sin embargo, esta clase de poblaciones sugieren un porcentaje minúsculo en comparación con el resto del mundo, así que, en este caso, se podría hablar de un porcentaje casi total.

Ahora bien, a pesar de las críticas, de los nuevos experimentos basados en los resultados de Milgram, con nuevos métodos como utilizar los medios electrónicos, sigue teniendo una crítica amplia y de nuevo ha sido, incluso, señalado como un mito. Sin embargo, esto no aleja, esta supuesta conexión con todas las personas del mundo, de la cultura popular que lo ha tomado como un hecho y se menciona de cuando en cuando. Por ejemplo, el famoso caso del [Número de Erdős](https://es.wikipedia.org/wiki/N%C3%BAmero_de_Erd%C5%91s) y el de Kevin Bacon, que incluso tiene su propio sitio y app, llamado The Oracle of Kevin Bacon, para *demostrar* que cualquier actor está relacionado con Bacon por otros cinco enlaces. Divertido.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.