Cada día estoy más convencido de que el futuro está ya aquí. Me refiero, por supuesto, a la tecnología y sus usos. ¿Cómo describir, si no, algo como el proyecto Sidekick? Esta iniciativa de la NASA, junto a Microsoft, pretende acercar el mundo de la realidad aumentada más futurista a la vida en la Estación Espacial Internacional. Según anunciaban en un reciente comunicado, el próximo cargamento de recursos portará un dos pares de HoloLens para ayudar a los astronautas en su trabajo gracias a la realidad aumentada. Si esto no es una muestra futurista, que alguien me lo explique.

En qué consiste el proyecto Sidekick

Según afirman desde la NASA, las posibilidades del proyecto Sidekick, son increíblemente prometedoras. Éste consiste en proporcionar a los astronautas unas HoloLens con la intención de proporcionar información digital mediante realidad aumentada en los diversos procedimientos diarios. De esta manera, explican en la NASA, creen que podría reducirse el tiempo de adiestramiento necesario para ciertas operaciones y aumentar la eficiencia del trabajo realizado. De hecho, los astronautas podrían tener una mayor facilidad para enfrentarse a situaciones completamente nuevas con la ayuda desde base. Otra utilidad de HoloLens contemplada en el proyecto Sidekick es ampliar capacidades en los proyectos de investigación. Los protocolos para los experimentos son extremadamente estrictos debido a lo crítico de su naturaleza y la dificultad del entorno. El uso de las HoloLens permitiría un acercamiento más productivo a la hora de diseñar o modificar dichos experimentos con ayuda de científicos de todo el mundo.

El proyecto Sidekick consta de dos modos de actuación. El primero, llamado "Modo Experto Remoto", que hace referencia para lo que sirve. Posee una conexión vía Skype para permitir que un operario en tierra vea lo que el astronauta está viendo en tiempo real, permitiendo una guía en el momento, imágenes y texto en operaciones de reparación y otras cosas. El segundo modo es el "Modo de Procedimiento" que funciona sin conexión y permite a la tripulación interactuar con los objetos que le rodean aprovechándose de imágenes holográficas y realidad aumentada. Las pruebas del proyecto Sidekick comenzarán de inmediato, en cuanto lleguen las HoloLens a la ISS en el séptimo cargamento que enviará la NASA a bordo de una cápsula Dragon de SpaceX, el próximo 28 de junio.

Realidad aumentada en Marte

Aunque el proyecto proyecto Sidekick resulta, ya de por sí, muy interesante, sus intenciones lo son aún más. Y es que Microsoft quiere llegar a Marte con sus HoloLens. Una tarea costosa pero de la que la multimillonaria compañía está interesada desde hace tiempo. Como buque insignia tecnológico, algunos de sus últimos proyectos se muestran cada vez más y más maduros, útiles en un ámbito completamente distinto al del usuario común. Con el proyecto Sidekick, Microsoft quiere poner la primera piedra de otro proyecto aún más grande: OnSight, una tecnología diseñada para las comunicaciones entre los científicos en la Tierra y los equipos en Marte. El objetivo final no es otro que mejorar la comunicación y la actividad científica que se llevará a cabo, sin más remedio, una vez que lleguemos al planeta rojo. Para ello, el proyecto Sidekick ha de ser comprobado y evaluado en todos Microsoft está desarrollando una nueva tecnología, llamada OnSight, junto a la NASAsus aspectos. Las HoloLens comenzarán a ser utilizadas de inmediato y se espera que los equipos de astronautas comiencen a usarlas en operaciones reales a finales de año.

El proyecto Sidekick también implica la prueba de las HoloLens en la misión NEEMO, una operación que pondrá a los astronautas a prueba en ambientes extremos. ¿Y Dónde? Debajo del mar, por supuesto, en la estación submarina Aquarius donde residirán durante dos semanas. Momentos en los que aprovecharán para medir las capacidades de las HoloLens en operaciones extremas. La implicación de Microsoft con el programa espacial es cada vez mayor, algo que resulta verdaderamente interesante. El proyecto Sidekick, en sí, puede resultar muy llamativo. Pero más allá de lo curioso que es, puede tener implicaciones increíblemente prácticas. La aplicación de la tecnología más puntera en el aprendizaje e interacción virtual parece una opción obligatoria en algo tan avanzado como la Estación Espacial Internacional. Además, esto acelerará su uso en otros ambientes más mundanos y comerciales. ¿Estamos ante otro de los ejemplos que muestran que el futuro está prácticamente aquí? Como ya dije al principio, estoy convencido de que sí.