A lo largo de la historia de la evolución de la Medicina existen algunos capítulos tan obscuros como siniestros por las implicaciones que tuvieron en los pacientes procedimientos, técnicas o sustancias con los que fueron tratados. En algunos casos, como el que nos tiene aquí, a la luz de investigaciones posteriores sobre las enfermedades mentales y la neurocirugía, suenan a procedimientos brutales, agresivos, invasivos y peligrosos.

La historia detrás de una camioneta bautizada como "lobotomobile", que viajó a lo largo del territorio de Estados Unidos durante la primera mitad de los años 50's, en la que Walter Freeman realizaría al menos 3,500 lobotomías, se remonta varios años atrás cuando el Dr. John Fulton presentaba sus investigaciones con chimpancés que fueron sometidos a cortes en sus lóbulos y vio un claro cambio en su comportamiento. Luego, en 1936 sería Egas Moniz quien propuso la destrucción de los lóbulos frontales para casos extremos de alteración en la conducta. Dicha técnica le valió el Premio Nobel de Medicina en 1949, algo muy criticado, antes y ahora, por solo presentar un caso. A este hecho se le ha denominado como el Premio Nobel peor concedido en la historia:

Así pues, con antecedentes tan obscuros, la técnica no paró ahí, sino que Walter Freeman la "perfeccionaría". Freeman fue un gran impulsor de la psicocirugía, tratamiento a enfermedades mentales mediante neurocirugías.

"El lobotomista"

A Walter Freeman se le describe amenudo como un hombre orgulloso y ambicioso, que buscaba, entre otras cosas, ser la referencia en la cura de las enfermedades mentales. Freeman llegó a ser, en su "epoca de gloria" el presidente del American Board of Psychiatry and Neurology en los años 1946-1947. Fue un impulsor de la lobotomía trasorbital que "simplificaba" la técnica para realizar la lobotomía que, como vimos en el video líneas arriba implica la sección de las conexiones nerviosas del lóbulo frontal del cerebro.

Walter Freeman realizaría al menos 3,500 lobotomías

La lobotomía trasorbital desarrollada por Freeman consistía en introducir un estilete dirigido hacia arriba por dentro de la órbita ocular, luego golpeaba este con una maza de goma para penetrar el lóbulo frontal y así cortar las conexiones nerviosas. Se realizaba en pocos minutos y con anestesia local, la operación era ambulatoria. Se señala en varias fuentes que al principio las realizaba con tal cual con un picahielo, cosa que le valió el nombre común de la "técnica de picahielo".

Así, "el lobotomista" recorrió largo y ancho de los Estados Unidos para llevar el remedio hasta la puerta del hogar. Los escrúpulos y la medición de las consecuencias a esta invasiva técnica no tuvieron lugar en el auge de la lobotomía y el lobotomobile; tanto que, incluso, se realizó en menores de edad y al mínimo síntoma de depresión o ansiedad. Generalmente se pensaba para pacientes con problemas mentales severos, como esquizofrenia o trastornos que hacían al paciente agresivo, pero luego se abusó de esta técnica.

Lobotomobile, el musical

Walter Freeman en el 'Lobotomobile'
Walter Freeman en el 'Lobotomobile'

Se tiene documentación de los procedimientos y de lo observado en sanatorios mentales e incluso entonces se encuentra que se trata de una técnica peligrosa debido a la alta mortandad de pacientes y a los porcentajes de recuperación que no garantizaban la autonomía de los mismos. Había consecuencias motoras, facetas de bulimia, pérdida de control de esfínteres (más marcado en los primeros 6 meses posteriores a la opereción), pérdida de conciencia de sí mismo, estado vegetativo. Además, en los pacientes de Freeman se reportaban muertes de 1 a 2 pacientes por cada 10.

Es famoso el caso de que fue este doctor quien hizo la lobotomía a Rosemary Kennedy y a quien confinó a un hospital de salud mental por el resto de sus días. La operación prometía ayudar a la entonces joven de 23 años en su ligero retraso mental para solo dejarla con una edad mental de 3 años. Su caso se cuenta como uno más de la maldición de la familia Kennedy.

Ya en febrero de 1967 realizó una lobotomía en la que murió un paciente durante el procedimiento por hemorragia cerebral en el Memorial Hospital de Berkeley, cosa que le costó su licencia médica, no así sus lobotomías que realizó hasta su muerte en 1972. La aparición de fármacos para el tratamiento de enfermedades mentales y el doloroso legado que dejó a pacientes lobotomizados y sus familias, llevaron a la lobotomía a ser considerada como una técnica arcaica, además de un capítulo obscuro en la psiquiatría. Tanto, que el siguiente es un pequeño musical sobre el lobotomobile y el doctor que popularizó la lobotomía.