Con la fase de beta ya superada y recién lanzado en todo el mundo, Heroes of the Storm llega para posicionarse como un MOBA en el que la acción y las partidas 'al grano' son su principal baza contra League of Legends o Dota. Los eSports están más de moda que nunca y, aunque algunos vaticinan que es una burbuja que explotará en algún momento, lo cierto es que títulos como LoL, Dota o Counter Strike se han convertido en juegos de culto para millones de personas en todo el mundo. Y Blizzard sabe muy bien cómo conseguir que sus productos traspasen esa barrera del mero entretenimiento. Miremos lo que es World Of Warcraft y a los más de 7 millones de jugadores que pasan horas y horas dentro de Draenor o Azeroth. O combatiendo Zergs en Starcraft. Incluso el más reciente Hearthstone ha cruzado la línea sin demasiadas dificultadas.

Con Overwatch en el horizonte y, por tanto, otro 'hijo' más que cuidar para Blizzard, es momento de valorar Heroes of the Storm, si tiene hueco dentro de los MOBA, qué aporta, de qué carece y, en definitiva, si supondrá otro éxito más para la compañía californiana.

Lo primero que merece la pena resaltar: no apunta a convertirse en eSport al nivel de LoL. Es un juego mucho más simple en cuanto a mecánicas que otros MOBA, el nivel de entrada es bajo, es decir, no tardas demasiado en aprender a jugar y, en general, creo que tiene un aire menos competitivo que otros títulos. Esto no es ni bueno ni malo, es simplemente diferente a lo que ya existía. Ni todos los juegos deberían pretender convertirse en deporte profesional ni todos pueden llegar a ese punto, pero no significa que dejen de ser entretenidos o que puedan construir una comunidad importante de seguidores a su alrededor. Lo que importa es que ofrezcan algo distinto, y esta primera premisa ya la cumple HotS. Si queréis comprobar cómo de divertido y emocionante puede ser, mirad esta selección de partidas:

Partidas rápidas y llenas de acción desde el primer minuto

Acción en cápsulas de 20 minutos

Si eres familiar con el funcionamiento de los MOBA, enseguida entenderás Heroes of the Storm: dos equipos de cinco jugadores en un escenario lleno de minions, diferentes caminos que seguir, murallas y torres que derribar y un núcleo que derrotar para ganar la partida. Te suena, ¿no? La diferencia con otros títulos de este género es que todo se ha condensado de tal manera que la acción es la verdadera protagonista. No hay ítems, no hay oro para comprar cosas dentro del combate. Se trata de vencer al rival en equipo y utilizando una rama de habilidades/talentos que debes escoger bien al subir de nivel porque no puedes volver atrás y elegir otro diferente.

Hay diferentes modos de juego: Entrenamiento, Versus IA (contra la máquina), Partida Rápida (contra otros jugadores), Liga de Héroes (contra otros jugadores, te juegas el rango), Liga de Equipos (necesitas tener un equipo propio), Personalizada (eliges el escenario y si quieres rivales IA o no).

Cada jugador va ganando oro por cada partida jugada, aunque la fuente principal de ingresos son las misiones diarias y subir de nivel a tus personajes. El oro sirve para adquirir exclusivamente nuevos héroes, que también puedes comprar con dinero real. El resto de añadidos (aspectos de personaje, monturas, packs de estimulación para conseguir más experiencia, etc.), solo se pueden comprar por ahora con dinero real.

Para desequilibrar la partida hacia un jugador u otro, hay diversos elementos que se pueden utilizar. Los campamentos de mercenarios, por ejemplo. Aparte de los minions que genera automáticamente cada equipo y que se dirigen solos a destruir el núcleo del contrario, eliminando todo lo que encuentren a su paso, están los mercenarios. Hay tres tipos por ahora: los gigantes de asedio, los caballeros y los jefes (sólo disponibles en algunos mapas). Todos ellos tienen un cometido particular que justifica que quieras incluirlos en tu bando. Si te lo piensas dos veces, pierdes Así, los gigantes de asedio son expertos en derribar murallas y torres. Los caballeros son soldados bastante duros que eliminarán sin problemas a los minions enemigos y los jefes son enormes moles que arrasan todo lo que pisan. ¿Qué hay que hacer para que se unan a ti? Vencerles en combate y conquistar su lugar durante unos segundos (es frecuente que derrotes a unos mercenarios y venga el equipo rival a robártelos). Algunos campeones como Azmodán tienen la opción de sobornar a estos mercenarios para que se hagan nuestros aliados automáticamente.

Si los caballeros ya plantean alguna dificultad para vencerlos, los jefes necesitarán, al menos en los primeros niveles, a todo el equipo para derrotarlos. La recompensa es muy dulce (un gólem que hará pedazos las murallas enseguida y un peligro para el núcleo rival), pero el riesgo de la operación es algo elevado, sobre todo porque es un tiempo que los otros jugadores pueden aprovechar para minar tus defensas o para atacarte por sorpresa y quedarse en último momento con el jefe que tú has derrotado.

Hay otros desequilibradores que comentaremos a continuación, pero lo diferenciador de HotS es que todo se concentra en partidas de 20 minutos. Si supera esa cifra es porque está siendo una partida épica. En cualquier caso, la acción está garantizada desde el primer momento.

Más escenarios, más divertido

Mientras que en Dota o LoL se juega casi en exclusiva en un único campo de batalla (Summoner's Rift en el caso de LoL), Heroes of the Storm cuenta, por ahora, con siete mapas distintos y juegas en todos ellos (es aleatorio en cada partida de todos los modos, salvo en Personalizado). La idea de Blizzard es ir incorporando más con el paso del tiempo y, aunque parezca un detalle menor, le da mucho más dinamismo al juego.

Aparte de que cada escenario tiene un aspecto y animaciones distintas, cada uno cuenta con un gran elemento desequilibrador, una especie de misión principal para acelerar tu victoria sobre el equipo contrario. Por ejemplo, en Condado del Dragón tendremos que conquistar dos templos, uno al norte y otro al sur del mapa, para desbloquear a un dragón gigante que un jugador puede manejar para sembrar el caos en el territorio enemigo. En Bahía de Almanegra tendremos que recolectar monedas de cofres y minions para entregárselas a un pirata que bombardeará desde su barco las defensas enemigas. En Minas Encantadas tendremos que bajar al subsuelo para vencer a esqueletos, recoger sus calaveras y derrotar a un jefe final para conseguir un gólem más fuerte que el del rival (más fuerte significa más duro de vencer y, por tanto, más problemas para el otro equipo).

Por supuesto, cada escenario tiene sus líneas de ataque (lo habitual es que sean tres), por lo que una correcta distribución de héroes por cada una es fundamental, y hay puntos de vigilancia para conseguir tener mayor rango de visión ante un posible ataque del equipo enemigo.

¿Qué tal los personajes?

Como en todo MOBA, hay diferentes clases de personajes. Tenemos los tanks (bautizados aquí como guerreros), los healers (de apoyo) y los dps (asesinos), pero, además, se incluye una clase más: los especialistas. Creo que son todo un acierto porque introducen variables de juego muy divertidas. El combo que puedes conseguir con Nazeebo, uno de estos especialistas, y su habilidad para encerrar a un héroe enemigo y aprovechar para derrotarlo con un asesino es tan solo uno de los muchos disponibles. Por supuesto, puedes optar por algo más tradicional como la fórmula de un tank acompañado de un healer y un dps que aparezca por sorpresa para causar estragos.

El factor clave aquí es que los campeones provienen del universo Blizzard. Puedes manejar a Diablo o Tyrael (ambos tanks), a Kerrigan o Raynor (asesinos), a Li Li o Malfurion (de apoyo) o a Abathur o Sylvanas (especialistas). Para una franquicia con tanto fandom como Blizzard es un punto muy importante que, de repente, puedas manejar a los héroes que llevas conociendo tantos años por diferentes juegos. Y, lo mejor, las habilidades que tienen respetan muy bien el personaje al que representan. No es lo mismo el oscuro y cruel Zeratul, que asesina sigilosamente, que el rockero guerrero E.T.C, que derrota a base de guitarrazos y riffs potentes.

Uno de los puntos más criticados del juego es que hay pocos personajes. Actualmente hay 37 héroes disponibles, cada uno con sus habilidades, variaciones de aspecto y monturas diferentes (aquí es donde Blizzard puede rentabilizar el juego porque hay determinados aspectos y monturas que solo se pueden conseguir pasando por caja). Aunque como jugador no me parezcan pocos, Blizzard irá lanzando más progresivamente. Por el número de casillas disponibles a la hora de elegir héroe, diría que el objetivo es llegar a 55 en total. Sin embargo, creo que lo relevante es que todos los personajes están logrados y aportan algo al juego. Cada uno tendrá sus favoritos y es cierto que quizá haya alguno algo más desequilibrado que el resto (para bien y para mal), pero Blizzard está haciendo un buen trabajo en este aspecto.

Equilibrio de partidas y jugadores

Es importante que el juego te motive y te dé alicientes para que siga siendo divertido, sobre todo porque, cuando ya has jugado a todos los escenarios y probado a un buen número de personajes, un buen matchmaking es fundamental para que sigas viciado o lo dejes apartado para siempre. Como en todo MOBA, la asignación de partidas se basa en el sistema de puntuación Elo (MMR), es decir, el juego te atribuye un nivel, que no puedes conocer, y dependiendo de ese nivel, te emparejará con unos jugadores u otros. Aparte del nivel de jugador que tengas y aparte del nivel de personaje que tengas, cada victoria y cada derrota cuentan. Si vences a un jugador con más Elo que tú, ganarás posiciones. Si pierdes contra uno peor posicionado que tú, bajarás en el ránking.

En este punto creo que es donde aún tiene que mejorar HotS. Es muy frustrante ver a jugadores de nivel 40 emparejados con principiantes de nivel 5 que no pueden hacer más que contemplar como el equipo contrario les pasa por encima. Como no hay un botón de rendirse ni puedes abandonar la partida, es algo humillante cuando los equipos no están igualados. Como digo, aquí deberían tomarse medidas para no perder a jugadores por el camino, sobre todo a los que ya tienen cierto nivel (y que, por tanto, han invertido más horas jugando). Por supuesto, esto es casi obligatorio en el modo Liga de Héroes, donde te juegas tu rango con otros compañeros que pueden ser o no de un nivel parecido al tuyo.

Aspectos técnicos y jugabilidad

Los requisitos recomendados no son descabellados (4 GB de Ram, Intel Core i5 y tarjeta gráfica a partir de la GTX 650 de NVIDIA en caso de PC) y el resultado que devuelve el juego es satisfactorio. Empezando por el aspecto visual, simple y llanamente no encontrarás ningún otro MOBA con unos gráficos mejores. Incluso configurándolo en modo gráfico medio vence a otros títulos del género. Las texturas están bien cuidadas, las animaciones son muy sutiles y naturales y la paleta de colores está bien elegida para cada escenario y personaje.

Al ser un juego gratuito y online, hay algo indispensable como la conexión a Internet. Aquí sigue habiendo problemas de lag heredados de la fase beta que tienen que ver, sobre todo, con la distancia de los servidores de Blizzard respecto a donde está el jugador. Muchos usuarios con conexiones de alta velocidad y bien configurados (puertos, firewall, etc.) se quejan en los foros de que sufren 'lag sparks' o microcortes que empañan la jugabilidad. Tengamos en cuenta que un lapso de 1 segundo puede hacer que seas el vencedor o el vencido y el lag se convierte en un gran problema. En mi propia experiencia he sufrido también los microcortes, pero también he jugado partidas enteras sin ningún tipo de problema. Sea como fuere, es un punto que siempre se debe mejorar para que haya pocas incidencias.

En cuanto a jugabilidad, puesto que la mecánica es bastante sencilla no necesitas un mouse ni un teclado pro. Puedes ser competitivo sin necesidad de un ratón multibotón aunque, lógicamente, quien sea capaz de ejecutar los comandos más rápido tendrá ventaja. Los personajes responden de manera instantánea a las órdenes (por muy veloz que seas dándolas) y, en general, el sistema de juego es intuitivo, está bien planteado y orientado a que solo te tengas que preocupar de jugar sin mirar qué botón estás pulsando.

Conclusión

Si te gustan los MOBA, Heroes of the Storm será para ti un juego en el que la sencillez no será causa de aburrimiento, sino que probablemente acabes encontrándole el punto y disfrutando de la acción constante que tiene. Si nunca jugaste a un MOBA, servirá de plataforma perfecta para iniciarte. Sea cual sea tu caso, será una opción segura de entretenimiento tanto si juegas solo como si formas un equipo con cuatro amigos más.

Pros

  • Acción constante
  • Diferentes campos de batalla
  • Personajes logrados y del mundo Blizzard
  • Los mejores gráficos en un MOBA

Contras

  • Sistema de asignación de partidas mejorable
  • Problemas puntuales de lag