Los mapas de Apple son, sin contar Ping, uno los productos de la Apple moderna más criticados. De hecho, incluso para la propia compañía la poca calidad de sus mapas en un momento inicial supuso un antes y un después: despidos, reestructuraciones de la división de mapas y sobre todo, compras. Esta situación ha cambiado desde que en 2012 la aplicación de mapas de Apple sustituyese a los mapas de Google como app por defecto de navegación en iOS y, posteriormente, su implantación en el Mac.

Pero como decía, esta situación ha cambiado. Pese no estar a la altura de la competencia en algunos aspectos, no se puede decir que Apple no haya puesto empeño en mejorar sus mapas. En este sentido, el fin de semana saltaba la notica de que Apple compraba Coherent Navigation una startup de navegación GPS que sin duda está destinada a seguir mejorando los mapas de Apple ¿en qué forma? con Apple nunca se sabe, pero seguro que no tiene nada que ver la ampliación de la información disponible en los mapas, pues Coherent parece una compañía que tiene más que ver con la propia tecnología detrás del posicionamiento que con el posicionamiento en sí.

"Apple compra compañías de tecnología más pequeñas de vez en cuando, y por lo general no comentamos nuestros propósitos o planes"

Coherent Navigation estaba centrada en sistemas de navegación de alta precisión, una tecnología que por lo visto era mucho más precisa que muchos de los sistemas de posicionamiento global para consumidores, y trabajaba en algunos proyectos para el Departamento de Defensa de EE.UU. según el NYT.

La calidad de los mapas de Apple ahora se mide por calidad de sus datosPero lo que realmente Apple necesita es mejorar su información cartografía, que pese a que ha evolucionado, todavía tiene muchos fallos sobre todo en pueblos pequeños Lo si es un hecho que con las sucesivas compras de empresas de mapas por parte de Apple como WiFiSlam, Embark, BroadMap, Poly9, la tan comentado C3 Technologies o HopStop y Locationary, la calidad de los mapas de Apple ha aumentado considerablemente, sobre todo en lo referente al uso de los puntos de interés y negocios geolocalizados que disponían esas empresas y que se han ido poco a poco integrando en la app de Apple:

Imagen iOS 5 vs iOS 8 Maps de Mercuri.io

El problema inicial de Apple es que no solo dejó de usar la cartografía de Google, además abandonó a la compañía del buscador como proveedor de contenido y empezó a usar sus propios datos, sabiendo que empresas como Foursquare o la propia Nokia, ya de capa caída por aquel entonces, tenían bases de datos cartográficas a la altura de lo que buscaba Apple, pero se empeñaron en crear su propio producto desde cero con ayuda de TomTom para la navegación, eso sí.

Ahora, con la implantación de la búsqueda local en Spotlight por defecto es cuando Apple necesita sin duda datos al nivel de lo que esperan los usuarios, pues con desplazar el Springboard los usuarios pueden acceder al un sin fin de POIs más allá del contenido en el dispositivo como la posibilidad de localizar lugares cercanos, algo donde encaja los datos de muchas compañías que ha comprado Apple y la precisión que se presupone a la tecnología de Coherent Navigation, pero no es suficiente. Al menos no hoy en día con la calidad de la competencia.