El 24 de abril de 1990 el transbordador Discovery era lanzado al espacio cargando una de las herramientas más importantes que ha concebido el ser humano en su historia: el telescopio Hubble. Con este satélite se daba por inaugurado el programa de grandes observatorios en los que han participado a conjunto la NASA y la ESA. Aunque su vida media estaba prevista para durar unos 10 años, el Hubble lleva girando en nuestro cielo más de 25. Gracias a él podemos observar el universo no solo en el espectro de la luz visible, que es el que usan nuestros ojos para ver, sino también en el ultravioleta y en el infrarrojo. Con el telescopio Hubble hemos conseguido ver cosas que hubieran sido imposibles. Y como somos animales eminentemente visuales, para nosotros ver es importantísimo en nuestra búsqueda de respuestas a través del universo.

25 años haciendo historia

Desde su puesta en órbita, a más de 500 km de la Tierra, el telescopio Hubble ha obtenido más de 500.000 fotografías del universo y a ayudado a más realizar más de 4.800 descubrimientos. El nombre de este telescopio se lo debemos al eminente astrónomo Edwin Hubble, uno de los padres de la astronomía observacional moderna y el primero en demostrar la expansión del universo gracias al "corrimiento al rojo" del espectro de la luz de Sirio. Haciendo honor a quién le dio nombre, el telescopio Hubble ha conseguido fotografiar y comprobar numerosas hipótesis a lo largo de estos años. Y eso a pesar de que sus comienzos fueron un tanto accidentados. Nada más ponerse a prueba su espejo primario se encontró una aberración que impedía su uso correcto. Tres años después, en la primera misión de mantenimiento, el transbordador Endeavour se encargó de las tareas de sustitución de este y otros componentes.

Aunque su vida media estaba prevista para 10 años, todavía no sabemos cuando será el fin del telescopio HubbleEl trabajo mereció la pena y el telescopio Hubble comenzó a sorprender por sus resultados. Tras otras 3 misiones de mantenimiento, en 2009 y en vistas de que el telescopio estaba dando más de sí de lo esperado, se decidió renovar parte del instrumental para aumentar aún más su potencia. Desde entonces, el telescopio Hubble sigue enviando regularmente los hallazgos que son capaces de capturar sus lentes. Con el Hubble podemos ver el universo con una resolución de 0,1 segundo de arco.

Para que nos hagamos una idea, su desviación es inferior al grosor de un cabello humano visto a una distancia de un kilómetro y medio cuando apunta a un objeto lejano. Y no solo en el espectro visible, sino, como explicábamos, también en el ultravioleta o el infrarrojo cercano. Gracias a esto, podemos observar con un detalle increíble objetos situados al otro lado del universo (bueno, más o menos). Aunque su vida estaba prevista para acabar en el 2000, ahora no sabemos realmente hasta cuando durará. Todo depende del comportamiento de varias piezas de su instrumentación. Hasta el momento han fallado varios componentes pero varios de ellos se han podido recuperar a pesar del negro pronóstico. Así que el telescopio Hubble, esperamos, seguirá con nosotros algunos años más. Como mínimo hasta la puesta en órbita del James Webb, en 2018, aunque este telescopio no es un sustituto del Hubble ya que observa el universo en un rango distinto del espectro.

Así ve el telescopio Hubble

Aprovechando el 25 aniversario, la NASA publicaba recientemente una imagen inédita de un cúmulo gigante de estrellas jóvenes que contiene algunas de las estrellas más brillantes, más calientes y más masivas que se han descubierto, conocido como Westerlund 2. En el clúster hay más 3.000 estrellas que se encuentra a más de 20.000 años luz de distancia de la Tierra, en la constelación de Carina. Éste es un cúmulo bastante difícil de observar debido al polvo estelar que lo rodea. Pero esta no es la única imagen digna de mención del telescopio Hubble, ni mucho menos. Entre ellas podemos encontrar la imagen de campo ultra profundo del Hubble, la fotografía en luz visible que más lejos ha llegado en el espacio. Si pudiéramos mirar desde el espacio con la misma agudeza visual que el telescopio, una imagen como esa es la que veríamos. Literalmente es ver el universo con nuestros propios ojos.

Otra imagen preciosa es la de la Galaxia del Sombrero, en la constelación de Virgo y a 28 millones de años luz y con un enorme agujero negro en su centro de unas mil millones de veces la masa del Sol. La preciosa nebulosa de la mariposa, situada en la constelación del escorpión, es uno de los cuerpos más complejos que se conocen, con una de las estrellas más calientes en su centro y rodeada de un intenso disco de gas y materia caliente. La SN 1006 es el remanente de una supernova ocurrida en el año 1006 (desde nuestro punto de vista) y que se considera uno de los eventos cosmológicos más brillantes jamas vistos en el cielo de la Tierra. La colección de imágenes del Hubble es impresionante y gratuita desde su página oficial. Constelaciones, acúmulos de estrellas, nebulosas, planetas, cometas... poco hay que se escape a nuestro ojo espacial, el telescopio Hubble, a quien todavía le queda mucho trabajo por hacer y muchos misterios del universo que desentrañar.

👇 Más en Hipertextual