En un encuentro privado junto a periodistas en el marco del MWC 2015, pudimos conversar con Rick Osterloh, presidente y COO de Motorola, así como con Adrienne Hayes, responsable de marketing de la compañía. Con la segunda generación del Moto E recién presentada, era el momento adecuado de preguntar sobre la estrategia de producto y sobre las implicaciones que tendría la compra de Motorola por parte de Lenovo.

En primer lugar, tanto Rick como Adrienne dejaron claro que las marcas Lenovo y Motorola seguirán existiendo de manera independiente y, de hecho, cada empresa seguirá funcionando de la forma más autónoma posible. La intención después de la compra es que cada compañía saque provecho a lo mejor de la otra. Así, Motorola, por ejemplo, se está beneficiando del poder de venta y penetración de Lenovo en China. La cadena de distribución o la atención al cliente de Lenovo también son varios puntos de los que Motorola tomará partido. Por su parte, Lenovo conseguirá entrar en mercados donde Motorola todavía sigue teniendo peso como marca, como Latinoamérica.

Apuesta por precios bajos

Creemos que la tendencia actual del mercado mobile está yendo en una dirección negativa para el consumidor. Los precios de los smartphones no dejan de subir y consideramos que debería suceder al contrario. Los smartphones deberían ser cada vez más baratos, no más caros. (Rick Osterloh, presidente y COO de Motorola)

Cuando le preguntamos sobre los próximos productos que deberíamos esperar de Motorola y sobre si veremos algún terminal tope de gama, Rick no dudó en contestar lo que indicamos justo aquí arriba. Considera que los precios de los smartphones son demasiado caros y apuesta por seguir manteniendo los precios bajos, algo que se ejemplifica con productos como el Moto G o Moto E, ambos por debajo de los 200 euros/dólares y con unas prestaciones y experencia de usuario bastante interesantes.

Hay que tener en cuenta que la filosofía de Motorola es democratizar lo máximo posible el uso del smartphone, y por eso tiene sentido que se centren en la gama media y baja. Justo por esta misma razón, Rick dijo que ve poco probable que Motorola llegue a comercializar un tope de gama que compita con titantes como el Samsung Galaxy S6 o el iPhone 6, especialmente por el precio.

Wearables y software

Nuevos wearables a finales de 2015 Rick nos adelantó que no deberíamos esperar muchas sorpresas en el portfolio de Motorola, pero nos dejó caer que se centrarán en mejorar el software de sus actuales productos y, ya a finales de año, llegarán más wearables. ¿Seguirán con Android Wear? Totalmente. Osterloh dijo que están encantados con su rendimiento y añadió que, por eso mismo, no ven sentido en adaptar o desarrollar un sistema operativo propio (como ha hecho LG con su Urbane, por ejemplo).