PhotonCatcher/Shutterstock

Las investigaciones en torno al incidente del vuelo GWI9525 de Germanwings ha dado un giro muy importante, pues la Fiscalía Fiscalía de Düsseldorf, con posterior confirmación del fiscal de Marsella, ha apuntado que según las investigaciones que se llevan realizando desde el martes en torno a siniestro, junto a la evidencia de la caja negra sobre las grabaciones de cabina, el copiloto se encontraba solo dentro de la cabina del avión y habría bloqueado la puerta de acceso para evitar que el piloto pudiese volver a entrar y forzar así el descenso del aparato. Esto cambia la calificación del siniestro y ha forzado a los investigadores a dejar de tratarlo como accidente:

Se puede oír al piloto [en la grabación de la caja negra] solicitar el acceso a la cabina de mando varias veces. Él se identifica a sí mismo, pero el copiloto no proporciona ninguna respuesta. Se puede oír la respiración humana en la cabina hasta el momento del impacto. - Brice Robin, fiscal de Marsella.

La mismas pesquisas también apuntan a que fue el propio copiloto el que presuntamente forzó el descenso del avión hasta que se precipitó contra las montañas alpinas. Esta serie de datos que ha revelado la actual investigación en torno al siniestro han supuesto un giro de los acontecimientos, puesto que al confirmarse esta sucesión de hechos, la investigación de los hechos sale del control de las autoridades de aviación civil en forma de accidente para pasar a convertirse en una investigación judicial, cambiando su investigación de homicidio involuntario a homicidio voluntario.

En este momento y a la luz de la investigación, la interpretación que se puede dar en este momento es que el co-piloto, a través de la abstención voluntaria, se negó a abrir la puerta de la cabina al comandante y activó el botón de descenso que generó la pérdida de altitud. - Brice Robin, fiscal de Marsella.

Por ello todo a apunta a que el copiloto, de 28 años y con más de 630 horas de vuelo, aprovechó la salida del piloto de la cabina la cesión de los mandos por esto para activar el descenso del aparato. Según los datos del siniestro, fue a las 10.47 cuando el avión comenzó su descenso y pasó de 35.000 pies a 6.900 pies en ocho minutos, precipitándose contra una región de los Alpes de difícil acceso.

Parece que el copiloto tenía la intención de "destruir deliberadamente el avión el avión." Además, las mismas fuentes de la investigación afirman que el momento en el que piloto abandonó la cabina y pasó el mando el copiloto, el piloto automático estaba activado, por lo que según la sucesión de los hechos que ambas fiscalías y compañías aéreas han confirmado, el copiloto bloqueó el acceso a la cabina, cancelando el sistema de apertura desde el exterior el repetidas ocasiones, desactivó el piloto automático y acciono el mecanismo de descenso hasta que el avión se estrello. Todo ello haciendo caso omiso a las llamadas de torre de control y de aviones cercanos que intentaron comunicarse con el aparato.

Aunque no se descarta ninguna teoría, las autoridades e investigadores ven poco probable que se trate de un acto terrorista tal como apuntaron algunas voces, pero, el ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, dijo a los periodistas en Berlín que los cuerpos policiales y de inteligencia habían comprobado los registros de los pasajeros tras la caída del avión martes y no encontraron ninguna indicación de que alguien a bordo tenía vínculos con el terrorismo, incluido el copiloto.

De momento, y mientras los equipos de rescate y los investigadores de la Gendarmería intentan recuperar la segunda caja negra que alberga los datos mecánicos del aparato en el momento del incidente, la teoría que manejan los investigadores es la de la comisión voluntaria por parte del copiloto. Esta existencia de voluntariedad, y por tanto de dolo, es la ha generado que la investigación pase a convertirse en una propia de un homicidio voluntario.

En este vídeo podemos comprobar como es el mecanismo de bloqueo de la cabina:

Ahora solo queda esperar a que las autoridades y los investigadores sigan esclareciendo los hechos en torno a este brutal incidente.