Además de haber sido lanzada de manera muy tardía y de haber alcanzado la madurez demasiado tarde, el principal problema de Windows Phone, desde ahora Windows a secas, han sido **las aplicaciones de terceros**. Vivimos en una realidad digital de la que, en cierto modo somos dependientes, y si en alguna plataforma no se encuentran los servicios de los que dependemos, existe un problema. Que se lo digan a Firefox OS con WhatsApp. En ese sentido, los grandes desarrolladores (Microsoft, Dropbox, Spotify, Twitter), suelen llevar sus servicios a todas las plataformas, para aumentar su base de usuarios. En el caso de Google, ya no ocurre lo mismo con Windows Phone.

Google ha abandonado deliberadamente a Windows Phone

**Google siempre fue la empresa multiplataforma por excelencia**. Sincronizar nuestro correo, calendarios y contactos con ellos era un auténtico placer tecnológico, y gracias a eso, cambiar entre sistemas operativos móviles era una experiencia bastante invisible desde el punto de vista de la sincronozación de datos. Pero lanzó Android, y más adelante empezó a cerrar sus servicios, retirando el soporte a Exchange en iOS y en Windows Phone, con lo que se decía adiós al push en contactos, calendarios y mail. Sin embargo, en iOS nunca ha sido un agravio, ya que **Google ha lanzado prácticamente todas sus aplicaciones tanto para iPhone como para iPad**, y a día de hoy sólo echo de menos Google Keep.

Sin embargo, el pobre trato y desprecio de Google hacia Windows Phone es enorme. Tanto, que, actualmente, **ninguna de las grandes aplicaciones de Google tiene versión en Windows Phone**, y las alternativas que existen, son, salvo los clientes de Youtube, bastante malas si los comparamos con las disponibles en iOS y en Android. Siempre se ha dicho que es por la base de usuarios, que a Google le resulta insuficiente para gastar recursos en ello. Pero el problema es **que ellos no quieren que Windows Phone crezca**, ya que como decía SomospostPC, Google tiene, o más bien tenía, miedo de Windows Phone, porque con aplicaciones y precios ajustados, era la única plataforma que podría haberle hecho sombra en cuota de mercado. Con el paso del tiempo su crecimiento nos indica que **no hay motivos para que teman**, pero siguen ahí.

El último hecho que muestra hasta qué punto todo esto es real es lo que respecta a la compra de tecnologías de Softcard por parte de Google, un servicio de pagos online con el que quiero competir con Apple Pay y que tiene aplicación para Windows Phone. Sin embargo, como apuntan desde Windows Central, **Softcard ha anunciado que el soporte para la aplicación de Windows Phone terminará**. Lo peor de todo es eso, que la aplicacioón ya existía, no era nada en lo que hubiera que invertir desde cero y ahora se paralice. Microsoft tiene la aplicación Cartera, pero con ella no se pueden efectuar pagos como haríamos con Google Wallet o Apple Pay.

Quizá se podría justificar que tras adquirir algo, es normal que Google se centre en sus plataformas, pero no es lo que ocurrió con Sparrow, que ha llegado a iOS "convertida" en Inbox, o Snapseed, que también sigue en la App Store.