A todos nos gustan los clásicos. Poder jugar a los juegos que nos acompañaron en nuestra infancia se antoja uno de atractivos más interesantes estos días, pero lamentablemente por una cosa u otra seguro que nos hemos desecho de nuestra consola de la infancia favorita. Cuantas NES, Segas, etc.. se habrán perdido con el paso del tiempo, algo que podemos solucionar gracias a los emuladores. En este sentido, Lakka es una plataforma para crear tu propia consola (DIY) que nos permite crearnos nuestra propia consola-emulador para jugar a todos esos juegos que recordamos de nuestra infancia y a todos lo que en su día no pudimos jugar.

¿Y qué es Lakka? Básicamente se trata de una distribución de Linux específica para servir de emulador de videojuegos para las plataformas clásicas más populares: Sega MasterSystem, NES, Sega MegaDrive, GameBoy, Super Nintendo, PlayStation, GameBoy Color... y enfocada a ser utilizada de forma independiente fuera de nuestro ordenador principal y conectada a la televisión, razón por la que es compatible y se recomienda su uso en sistema del tipo SBC como Raspberry Pi.

Lakka se basa en RetroArch, pero simplifica su uso y es compatible con más hardware, que va desde CuBox-i, HummingBoard, Banana Pi, Cubieboard 2 y Cubietruck pasando por el PC normal y corriente de siempre. Además, es relativamente fácil de configurar y usar, puesto que solo hay que descargarlo desde su web y instalarlo en una tarjeta SD, añadir las roms, conectar el mando y listo.

Raspberry Pi B. Raspberry Pi School.

Y digo conectar el mando porque es totalmente compatible con el control de la Xbox 360 y PS3, aunque al estar en manos de la comunidad, llegará la compatibilidad para muchos más controles. Lakka es código libre y está alojado en GitHub, por lo que aceptan todo tipo de contribuciones externas con el fin de enriquecer y hacer más grande el proyecto. Por solo 35 dólares que cuesta un Raspberry Pi 2 podremos crear nuestra propia consola.

Si quiere crear tu propia consola (DIY) solo tienes que comprar o aprovechar tu propio Raspberry Pi 2 o similar, descargar Lakka y seguir las instrucciones en la web de Lakka. En unos minutos tendrás disponible todas los juegos de tu infancia en la tele.