Hace unos días hablábamos de las diferencias entre las interfaces móviles de aplicaciones de algunas de las redes sociales o servicios más populares, como Facebook, Twitter o Spotify. Aquello fue un repaso a cómo las aplicaciones hacen uso del espacio en pantalla en cada plataforma, pero no entramos a analizar en profundidad en lo que a usabilidad de cara al usuario se refiere, y eso, es sobre aspectos más estéticos y subjetivos, lo más importante de una interfaz. No se trata de en qué plataforma es mejor, sino cómo los planteamientos de los diseñadores logran calar y ser intuitivos para el usuario. Hoy veremos algunos ejemplos interesantes sobre las tendencias actuales, y cómo lo más novedoso no siempre es mejor.

Comparativa de interfaces.
Comparativa de interfaces.

En el artículo anterior vimos que uno de los grandes debates estaba en ver que sistema mostraba más información de un vistazo o de una manera más ordenada. En ese sentido, es bueno repasar una de las grandes tendencias en las interfaces móviles y también del diseño web, la barra lateral desplegable. Antes de su llegada, en Android por ejemplo, imperaban desde el lanzamiento de Ice Cream Sandwich y Holo las interfaces en paneles, entre los que, o bien hacíamos scroll lateral, o bien seleccionábamos con un tap. Tras ello, se puso de moda, como decimos, la barra lateral. La ventaja que aportaba es que limpiaba la interfaz, dejando sólo el contenido, y todas las opciones escondidas. Y si bien eso se agradece en pantallas "relativamente" pequeñas como las de los smartphones, tiene consecuencias en otros sentidos. Luke Wroblewski escribe sobre diseño y ha recopilado información sobre este tema en algunas aplicaciones. Resume su conclusión en una frase: "Fuera de la vista, fuera de la mente", o lo que es lo mismo, que si cuesta ver algo a priori, la solución es peor que la que muestra todo de una vez.

Anthony Rose, fundador de Zeebox (ahora Beamly), una red social de contenidos televisivos contó a The Next Web las consecuencias de cambiar de una interfaz más clásica a una de panel lateral. En el momento de lanzar la nueva app, por aquello de la novedad, la mayoría de reseñas que llegaban a la aplicación eran de 5 estrellas. Sin embargo, Rose cuenta que ante lo poco intuitivo que resulta una interfaz sin paneles en un principio, al actualizar la app o al descargarla por primera vez, tenían que mostrar el panel abierto, o muchos usuarios se perderían. Además de eso, tras medir los tiempos de permanencia de los usuarios usando la app, descubrieron que el público empleaba la mitad de su tiempo usando la app una vez abierta, además de reducir su frecuencia diaria y semanal de apertura.

Zeebox interfaz

Algo similar ocurrió con Redbooth, una herramienta de colaboración empresarial. Tras estudiar un cambio de interfaz habiendo usado el "menú de la hamburguesa", vieron que lo mejor era implementar un panel inferior con 5 paneles. El diseño con el panel lateral añadía simpleza, pero de nuevo quitaba visibilidad y sobre todo, velocidad de acceso a funciones básicas de la aplicación. Tras lanzar la actualización en la App Store, obtuvieron unos resultados bastante interesantes. El cambio produjo que el número de sesiones se doblara, el tiempo de estas se incrementara en un 70%, y el número de usuarios diarios activos creciera un 65%. Sencillamente, el poder de lo simple.

Redbooth interfaz

El patrón se permite una y otra vez. Esconder elementos distrae al usuario, lo confunde y le hace dejar de consumir ese contenido que se pretende con los cambios. Otro ejemplo más, el de una aplicación que de tener tres paneles pasó a mostrar sólo uno y a dejar los otros dos escondidos. El resultado: un descenso drástico del uso diario.

Por último, vamos al caso de una aplicación grande, Facebook. En ella cobran especial importancia las métricas, pues se obtienen ingresos por publicidad. Tras implementar durante mucho tiempo una menu lateral con icono de hamburgesa, estuvieron testeando un panel de control inferior y comprobaron que la app les traía mejores resultados en cuando a satisfacción, ingresos, tiempo de uso y velocidad, por lo que finalmente se quedó en la aplicación.

Facebook interfaz

Viendo el caso de Facebook y de Twitter en las principales plataformas, me parece interesante recordar a los diseñadores, que ahora que hay teléfonos con una pantalla de gran tamaño, resulta muy cómodo situar los botones principales de la aplicación en la parte inferior, ya que de esa manera el usuario podrá siempre hacer uso del móvil con una mano.

Como conclusión, dejo una buena reflexión de Tal Bereznitskey, desarrollador. La solución más simple siempre gana:

Having no UI is better than having an amazing UI.
The best interface is no interface.
An app with one screen is better than an app with two screens.
A solution where code is deleted is better than a solution where code is added.
A user flow with one fork is better than one with two.
An object with no members is better than one with 2 members.
An enum with 4 options is better than 2 booleans.
A great title is better than a good title plus a great paragraph to explain it.
A 20 seconds instruction video is better than a 60 seconds one.
A short email response is better than a long email response.
Simple isn’t always easy, but it always win.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.