Nuance ha anunciado en esta edición del CES la versión mobile de Dragon Drive, una aplicación que nace con el objetivo de ofrecer a los fabricantes una alternativa a CarPlay y Android Auto. Cuando se anunció la llegada de estas dos compañías al terreno del motor, los fabricantes ya nos avisaron que no iban a discriminar y que harían sus coches compatibles con estas plataformas, algo que pasa por perder algo vital: la experiencia de usuario de la marca del coche y cederla a una compañía de tecnología.

Como paso previo, algunos fabricantes han permitido clonar la pantalla de los smartphone en su sistema multimedia, una solución lógica y que ha gustado mucho a los clientes, pero se puede ir un paso más allá, o al menos así lo piensa Nuance.

Dragon Drive recibió el Premio Innovación en esta edición del CES.

Para los responsables, "Con los problemas actuales de CarPlay de Apple y de Android Auto de Google muchos fabricantes de vehículos están buscando nuevas maneras de ofrecer una integración fácil del smartphone y utilizarlo para procesar datos en el vehículo al tiempo que se retiene el control de la experiencia del usuario". Y aquí es justo donde ataca Dragon Drive. Ofrecen a los fabricantes vender sistemas multimedia compatibles con smartphones pero sin que pierdan la experiencia del usuario y esto acrecentado con alguna aplicación más.

Por ejemplo, se pone en producción Dragon Drive Daily Update, un servicio de asistente virtual optimizado para sistemas de información y de entretenimiento que ofrece a los conductores su propia “actualización” exclusiva cuando acceden al vehículo. De esta forma se puede personalizar la información que recibimos como el tráfico en tiempo real, el calendario o una selección de titulares de noticias. Esta información la recibe el conductor sin tener que perder la atención de la conducción gracias a la conversión de texto a voz, un sistema que prometen ser muy eficaz.