Nintendo desde siempre se ha caracterizado por emocionarnos con sus productos. Aún recuerdo cuando hace ya una década presentó la Wii, y nos dejó boquiabiertos después de ese anuncio en el que veíamos a personas de todas las edades jugando, juntos, moviéndose de una forma que nunca que nunca antes habíamos visto. Ese anuncio cumplió su efecto, y es que los anuncios y comerciales de Nintendo siempre han sido geniales.

Hace exactamente 25 años salía uno de los comerciales, por así decirlos, más importantes en la historia de Nintendo. Se trataba de una película, una película completa que rondaba alrededor de un videojuego de Nintendo, una consola, y un accesorio de lo más peculiar, el Power Glove.

thewizard

The Wizard es esta película, y está cumpliendo su 25 aniversario de haber salido. La verdad, la película no es genial ni maravillosa, pero sí que nos hace soñar y nos complace a todos los que en alguna vez nos hemos catalogado de gamers, a los amantes de los videojuegos. The Wizard es una película de culto para todo el que disfrute de tener un mando de control en la mano, y sino lo has hecho, deberías verla.

Esta película se basa en la historia de un niño con problemas y traumas que se originaron con la muerte de su hermana, pero que tiene un talento increíble para los videojuegos, superando a cualquier rival en las máquinas arcade y, claro, en los juegos de la NES de Nintendo, incluyendo el espectacular Super Mario Bros 3.

Así, Jimmy es convencido de participar en un torneo espectacular de videojuegos llamado Video Armageddon y de ganarlo no solo se llevaría los 50 mil dólares del premio, sino que también demostraría que no es un niño problemas, que puede superar sus traumas y que es el mejor jugador del mundo.

The Wizard es una obra maestra que si llegaste a vivir esta época recordarás con mucha nostalgia, esas competencias en las salas de arcades por lograr la puntuación más alta, ser el mejor entre tus amigos. Sea como sea, es una película de culto para gamers, y al estar cumpliendo 25 años es una gran ocasión para verla de nuevo, o por primera vez.