Por fin, tras un día de espera hemos visto despegar a la Orion en la misión Exploration Flight Test 1. Ayer, tras varios incidentes que retrasaron el lanzamiento finalmente **la misión canceló la operación debido a un problema con las válvulas**. Pero ya no hay vuelta atrás, Orion está ya de camino en su misión.

No es raro cancelar un lanzamiento. El protocolo es muy estricto y la situación ha de ser sencillamente perfecta para evitar un accidente catastrófico. Por eso mismo ayer la misión Exploration Flight Test 1 tuvo que cancelarse al darse algunos problemas técnicos con las válvulas. Horas antes comenzaban algunos **problemas meramente anecdóticos y que no desanimaron en ningún momento** a los dirigentes de la misión. Ahora, ya en vuelo, la cápsula procederá a sufrir las diversas pruebas para las que se diseñó esta misión.

## Exploration Flight Test 1

Esta primera prueba de exploración, como os contamos ayer, tiene como finalidad comprobar los parámetros y el proceso de salida y re-entrada de la Orion y su módulo de traslado o MPCV. Esta cápsula es solo parte de la nave completa que llevará a los tripulantes a Marte y que está diseñada para **albergar a 4 astronautas durante 21 días**. Por ello se someterá a condiciones extremas pero posibles. Como recordaréis el viaje no es tripulado.

La cápsula Orion preparada para su lanzamiento. Fuente: NASA.

En su misión, la Orion orbita alrededor de nuestro planeta a una **altura máxima de 5.800 Km** y re-entrará en la atmósfera a unos 32.000 Km por hora, poniendo a prueba su escudo térmico y el resto de sistemas. Ahora solo nos queda esperar a ver cómo discurre la misión y qué datos se obtienen durante su despliegue. Especialmente interesante será precisamente el momento de re-entrada, una fase crítica de la misión ya que es cuando la cápsula se encuentra sometida a una situación más hostil.

## Orion y la cápsula tripulada

El MPCV de la Orion ha ha sufrido varias reformas desde que formara parte de la antigua Constellation y supone actualmente uno de los diseños tecnológicos más punteros del mundo. Orion está preparada para albergar a los tripulantes, que **en un comienzo eran 6**, durante los meses que dura el viaje hasta un planeta como Marte y luego desacoplarese para permitir que un equipo entre de nuevo en la atmósfera o incluso que acometice en un asteroide, una opción pensada para el futuro.

Una vez que ya está en orbita, Orion re-entrará en nuestra atmósfera **tras 4 horas y media de misión**, por lo que podríamos tener los resultados en apenas una semana desde su lanzamiento. Es más, probablemente ya tengamos los primeros datos mucho antes. Si todo va bien la cápsula de Orion volverá a entrar sin problemas a pesar de poner la nave a prueba en muchas cuestiones técnicas, aportando así infinidad de información útil. En el peor, algún fallo ocurrirá y la cápsula se desintegrará en el proceso de descenso. Si esto es así los científicos deberán replantearse muchos apartados técnicos de la Orion. Así que finalmente, y tras un par de días moviditos, por fin hemos comenzado a dar nuestros primeros pasos hacia Marte, estando un poco más cerca del planeta rojo.