Después de años (si, años) de un proceso legal en el que Apple estaba acusada prácticas monopolísticas, debido al software de gestión de derechos digitales FairPlay que impedía que los usuarios cargasen contenidos de las tiendas de música rivales en los primeros iPods, el tribunal encargado del proceso no ha encontrado razones para apreciar que efectivamente Apple incumpliese la normas antimonopolio y ha sobreseido la causa con el fallo positivo del jurado a favor de Apple.

La demanda central del proceso fue presentada por primera vez contra Apple a mediados de 2005, y originalmente estaba centrada en el DRM de iTunes y la tienda de RealNetworks de la época y los esfuerzos de Apple para bloquear las canciones de la tienda y evitar que fueran transferidas a los iPod, pero con el tiempo se han ido sumando más partes a la causa, entre los que figuran usuarios de los primeros modelos de iPod, que se vieron frustrados por no poder sincronizar su música con la de otras tiendas.

En este sentido, la demanda se interpuso por la denegación de la licencia de FairPlay a otras empresas, algo que fue archivado en diciembre de 2009 después de que Apple negociara un acuerdo con las discográficas para eliminar los DRM de compras de música, uno de los principales objetivos de Jobs de Jobs que además se saldaba con una carta a los usuarios explicando los motivos.

Ahora, el jurado ha votado que el DRM de iTunes no incumple la normativa de monopolio, puesto que según la corte las sucesivas actualizaciones de firmware y software, sobre todo desde iTunes 7.0, compatibles con los modelos de iPod base de la demanda en supusieron mejoras que solventaban la situación presente con RealNetworks, a la que además se sumó la eliminación del DRM. Esto supuso, según el tribunal, que Apple no podía ser considerada responsable de limitar a la competencia pues desde ese momento los usuarios tenían alternativas.

Parecerá una cuestión menor, pero el jurado Oakland acaba de librar a la compañía del pago de casi mil millones de dólares entre multas, daños y compensaciones. Casi nada.

👇 Más en Hipertextual