Cuando hablamos de superhéroes en la actualidad hablamos casi en exclusiva de Marvel. Sus películas copan los puestos más altos de recaudación de estos últimos años, y cada vez las historias de superhéroes llegan a más público. Algo inimaginable años antes de la creación bajo el lapicero de Jack Kirby de verdaderos iconos culturales como The Fantastic Four, The Avengers, X-Men o Thor.

Antes de la llegada de Stan Lee y Jack Kirby, los cómics de superhéroes pasaban por su peor momento, llegando casi a extinguirse...

La crisis del cómic tras la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial marcó la casi extinción de los superhéroes en los cómics, siendo sustituidos por historias de terror, y novela negra con dibujos y argumentos muy explícitos. Este tipo de cómics comenzaron a preocupar a los padres de Norteamérica que veían en ellos una mala influencia para las inocentes mentes de sus hijos.

CMAdv_24_Cro
La situación llega a agravarse aún más. En 1954 y como respuesta a la creciente preocupación de los padres, el Dr. Fredric Wertham presentó su famoso libro La Seducción del Inocente, que hablaba del nefasto ejemplo e impacto que tenían los cómic en las actitudes de los jóvenes norteamericanos y los tildaba de ser directamente responsables de la criminalidad juvenil.

El libro centraba sus críticas al género de horror, pero también al superheroico con disparatados argumentos como que Batman y Robin era una pareja implícitamente homosexual, o que Wonder Woman era lesbiana por demostrar una fuerza e independencia fuera de lo común para una mujer "normal".

El libro fue un éxito de ventas y el Senado de los Estados Unidos llegó a atacar a los cómics para mostrar a la ciudadanía estadounidense que estaban tomando medidas contra la delincuencia juvenil. La industria del cómic se vio obligada a formar la Comics Code Authority para regular el contenido de las obras publicadas.

Seduction_of_the_Innocent_UK
Quedaban totalmente prohibidas las escenas sexuales, aunque fuesen sugestivas, las escenas de violencia excesiva así como la falta de respeto a las autoridades. El código no era ley, era una normal que se hizo popular, pero que afectó a la mayoría de títulos al estar prohibidas hasta las palabras "crimen" y "horror" en los títulos.

Bajo este desolador panorama, comienza la que es, para muchos, la mejor época del cómic de superhéroes: la edad de plata.

Año 1956, DC Comics decide relanzar uno de sus más famosos superhéroes: Flash, bajo la tutela de Julius Schwartz, se convirtió en la colección precursora de muchos títulos de la casa del género de superhéroes que se vieron redefinidos con nuevos orígenes, poderes e identidades influenciados por la ciencia ficción. Green Lantern o Hawkman fueron otros de los protagonistas destacados que disfrutaron de tal renacimiento y nuevas temáticas e inspiraciones.

Stan Lee y Jack Kirby, los dos autores que cambiaron el cómic para siempre

kirbyff

Nos situamos en la Manhattan de hace medio siglo. La maltrecha editorial Marvel, que por ser no era ni llamada oficialmente así en aquel entonces, había tenido que despedir a casi todos sus dibujantes y colaboradores. Al frente del cañón se mantenía Stanley Martin Lieber un, en aquel entonces jovial escritor, que trabajaba bajo el apodo de Stan Lee, ya que no usaba su verdadero nombre al guionizar cómics porque estaba considerado de bajeza literaria y lo pensaba usar cuando se pasase a las novelas.

Fue entonces cuando Martin Goodman, disputó un partido de golf con Jack Liebowitz, editor de la gran editorial rival, DC Comics, que en los últimos años estaba cosechando un gran éxito con las renovaciones de sus cómics de superhéroes. "Hemos juntado a nuestros personajes más famosos en un grupo y nos estamos forrando" le dijo riéndose Liebowitz a Goodman.

Fantastic_Four_48

Martin decidió que tenía que robarles la idea, hacer eso mismo. Pero había un grave problema: DC tenía a Batman, Superman, la Mujer Maravilla y Linterna Verde. Marvel no tenía ningún superhéroe. Bajo esta encrucijada por que Marvel sobreviviera, Martin Goodman, mandó crear a Stan Lee un cómic de un grupo de superhéroes.

Así fue como Stan Lee y el dibujante Jack Kirby crearon uno de los cómics más famosos de la historia: The Fantastic Four #1.

The Fantastic Four parecían una mera copia del grupo creado por el mismo Jack Kirby para la DC en 1954, The Challengers of the Unknown. Pero el inconmensurable éxito de este nuevo grupo radicaba en las grandes diferencias con estos y con el resto de superhéroes vistos hasta la fecha.

El cuarteto carecía de identidades secretas, uniformes rimbombantes ni cuerpos desproporcionados, además un monstruo y bastante feo, The Thing, estaba de su lado y formaba parte del grupo de los "buenos".

"Una gran poder conlleva una gran responsabilidad"

Pero el cambio más importante no estaba en la forma ni en la apariencia. Era mucho más profundo. Los superhéroes, antes que héroes de disfraces y poderes sin igual eran personas como tú y como yo, con sus inquietudes y defectos, con sus debilidades y virtudes. Eran superhéroes caracterizados por una humanidad y una cercanía hasta aquel entonces nunca vista: tenían grandes poderes, pero también grandes responsabilidades y problemas.

Stan Lee y Jack Kirby comienzan a hacer historia con la creación de Fantastic Four, y todos los cimientos del Universo Marvel que ha llegado casi intacto a nuestros días. Dos genios sin igual dando lo mejor que tenían en sus mentes, una conjunción perfecta e irrepetible, un cóctel de aventura, de ciencia ficción, de mitología, de lo épico, del amor y sobre todo, una imaginación desbordante, capaz de hacer alucinar a sus lectores tras más de 50 años.

venhadores

Los X-Men, The Avengers o Thor son ejemplos de la creación de estos auténticos genios. Y es aquí, donde comienza la discordia. ¿Jack Kirby o Stan Lee? ¿Quién era el responsable de tales genialidades, hoy en día iconos de la cultura occidental?

stan_kirby1

Según la versión de Stan Lee, cuando recibió la orden de crear este nuevo grupo, su ánimo tocaba fondo y las ganas de seguir trabajando en la industria del cómic eran casi nulas. Muchos años escribiendo cómics sin ser relevante, tan sólo acompañado de sus propios fracasos. En ese momento, Joannie, su mujer, le dijo: "hazlos como a ti te gustaría que fueran, imprégnalos de tus ideas. Nada malo ocurrirá, ¿Qué será lo peor, que te despidan de un trabajo que tú mismo quieres abandonar? De ahí surgió Mr. Fantástico, La Cosa, La antorcha humana y La Mujer Invisible. Uno de los cuartetos más famosos de la historia del cómic.

La versión de Kirby es, cómo no, radicalmente diferente. Según Kirby, Stan Lee estaba sentado y llorando como un niño mientras se llevaban los muebles de la oficina mientras él intentaba detenerlos, prometiendo a Stan Lee y los demás cambiar el rumbo de la compañía si aguantaban unos meses. Así lo relata Mark Evanier en la biografía del dibujante.

¿Por qué Lee y no Kirby?

Jack-Kirby-draws-Thor-and-Loki

Stan Lee y Jack Kirby, pese a congeniar de una forma sublime en las páginas que firmaban, eran bastante diferentes en lo personal.

Stan era muy alegre, lleno de pasión, con un lenguaje educado y rimbombante. Jack era pequeño y siempre iba acompañado de su puro. Sólo compartían un gran talento y el desconocimiento del impacto que iba a tener su obra.

48

Jack fue soldado en la segunda Guerra Mundial y tras varios años de penurias, lo único que quería del éxito que estaba cosechando, era tener dinero para alimentar a su familia y pagar las facturas. Los dos genios tenían una relación cordial en la apariencia y pese a que el clima en Marvel no era el idóneo lograron crear a Thor, Hulk, X-Men, Galactus, Dr. Doom y un sinfín de personajes carismáticos y producto de uno de los mayores dúos de las creatividad contemporánea. Fueron sin lugar a dudas los mayores artífices de la Edad de Plata del cómic norteamericano, de la Era Marvel.

El éxito adoptó un rol muy diferente en sus vidas. Stan, pese a ser el más joven del dúo, decidió e hizo todo lo posible por ser la cara de Marvel Comics, llegando a ser el mejor relaciones públicas de Marvel y de su propia persona. Llegó a ponerse peluquín y a popularizar frases de cosecha propia en los medios del cómic. ¿Qué aficionado no ha leído alguna vez los ya míticos "excelsior" o "nuff said"?

Sus pulsos en los medios contra la censura y su búsqueda del apoyo juvenil le catapultaron a la fama sobrepasando los límites que hasta ahora habían impuesto un medio minoritario como lo era el cómic.

Stan Lee era el protagonista del éxito de Marvel mientras Kirby quedaba en la sombraPara Kirby todo esto estaba carente de sentido. Era su trabajo y no le daba mayor importancia que la de plasmar las ideas de su mente en el papel, con el único objetivo de proveer a su familia de una vida digna. Era sin duda el mejor dibujante de la época, y el encargado de resucitar las colecciones con un futuro incierto. Su trazo tosco y su pasión por la mitología puede no atraer al lector neófito, pero para los que hemos crecido leyendo a Jack Kirby aunque sea muchos años más tarde no hay ni habrá nadie como él.

Una narrativa increíble, esa capacidad de hacer que los dibujos hablen por sí solos como nadie ha logrado repetir. Ese trazo agresivo y esos expresivos rostros. El lápiz de Kirby fue la punta de lanza de Marvel Comics en esa época, su imaginación y estilo eran el complemento perfecto para las historias que Stan Lee quería contar.

A medida que pasaban los meses y los años su diferencias se agravaban: las discusiones creativas eran el pan de cada día, y a Jack le carcomían los pensamientos de que su labor no era tan reconocida como la de su compañero Stan Lee, cuando él sentía que era el máximo responsable del éxito de la historietas.

Y es que, a mediados de los 60, Marvel tocaba bajo la batuta de Stan Lee. Él contaba las ideas que tenía y daba directrices a sus dibujantes para que dibujaran las páginas, las cuales una vez finalizadas llegaban a sus manos para escribir los diálogos. Stan Lee participaba y creaba cada vez más series, y cedía más protagonismo argumental a sus dibujantes, sobre todo a Jack Kirby.

scan0033

Tras la salida de Ditko, otro de los grandes, por disputas con Stan Lee, este pidió a Jack que se fuera con él, pero no lo hizo pese a las discrepancias constantes que tenía con Stan. La cosa cambió cuando Martin Goodman vendió la compañía por "menos de lo que vale el Hombre Hormiga", según las palabras de Jack. Él y su familia cada vez aguantaban menos el reconocimiento casi en exclusiva de la prensa que estaba adquiriendo Stan Lee, aclamado ya como un ídolo, el "gran creador".

El problema no era exclusivo de la prensa, puertas para adentro la cosa era similar. Los nuevos dueños de Marvel Comics no parecía que valorasen mucho el trabajo de Jack Kirby, así que abandonó Marvel.

El ocaso de Jack en DC Comics

kirby-2001-5

Jack Kirby abandona Marvel Comics en el 1970. Además de los motivos económicos que tuviera, Jack quería reconocimiento. No sólo dibujaba las ideas de Stan, eran también suyas, en muchas ocasiones más suyas que de él. Jack quería lo que él creía merecer. Su entrada en DC Comics era lo más parecido a que Messi fichase por el Real Madrid. Todo un "boom" en los medios especializados.

Sin pena ni gloria en DC ComicsPero esa nueva aventura nunca llegó a cuajar bien. Jack propuso nuevas temáticas y personajes, pero caían en el olvido. Era autor en argumento y dibujo, pero le pedían redibujar caras, y la obra en la que más trabajó, Cuarto Mundo, fue un fracaso en ventas, pese a que en la actualidad sea una obra casi de culto. Su narrativa, sus imágenes a doble cara, la esencia Kirby estaba intacta, pero no era lo mismo... tal vez faltaba Stan Lee, aunque le doliera.

Tras este paso sin pena ni gloria volvió a Marvel con total libertad, siendo el único responsable de sus obras: guión dibujo etc. pero la calidad de las mismas era cuestionable y no obtuvo la beneficencia de público y crítica. Tras esto volvió otra vez a DC. En estos años estuvo más pendiente de lograr el reconocimiento de Marvel que de producir obras de calidad. Llegó a decir que los personajes eran sólo suyos, e incluso que Spiderman también lo era. Personaje que nunca llegó a dibujar al nivel que lo dibujó Ditko primero y Romita después. Se volvió loco, seguramente mal aconsejado por la gente que tenía cerca.

jack-kirby

En los años 80 pasó años intentando que los productores de cine hiciesen películas de superhéroes sin éxito alguno, algo muy curioso en la actualidad donde las películas de Marvel copan todos los rankings de películas más taquilleras. En la actualidad es Stan Lee el que aparece en los cameos y es idolatrado. A veces importa más el cómo que el hecho en sí.

Kirby falleció el 6 de febrero de 1994. Pese a que su relación con Stan Lee, este acudió al entierro. Actualmente, sus hijos mantienen disputas legales por los derechos de los personajes de Marvel.

Y lo más importante, tal vez para Marvel no lo fuese, ni para el público en general, pero muchos aficionados siguen creyendo, entre los que yo me incluyo, que Jack Kirby siempre fue y siempre será el rey del cómic.