Durante el primer año desde su presentación en 2012, vimos a una Google muy enfocada en potenciar el interés del público en Google Glass, sus famosas y peculiares "gafas inteligentes" que querían llevar el concepto wearable a otro nivel, a uno que se alejaba más y más de la tecnología invisible, hasta colocar una pantalla directamente sobre tu rostro, fija y con la que podías acceder información en cualquier momento, solo mirando hacia arriba (y quitando tu atención de cualquier otra tarea).

Sí, en los primeros 12 o 18 meses todo mundo en el ecosistema de la tecnología hablaba de Glass (ya sea para bien o para mal), pero este año 2014 las Google Glass han pasado casi desapercibidas por completo, incluso por sus responsables en Google, quienes ni siquiera las mencionaron (o llevaron) durante las conferencias principales en la Google I/O 2014.

Está claro que el interés general en Google Glass ha decaído, quizás incluso para Google, y para dar más leña al fuego de esta teoría tenemos que la compañía cerrará las Google Glass Basecamps, cuatro "tiendas" en el mundo que sirven de lugar para los usuarios de Glass reunirse, recibir soporte técnico, nuevos conocimientos y por supuesto, recoger sus gafas cuando las hayan comprado.

Sobre el cierre de las Google Glass Basecamps podemos hablar de dos teoría. La primera, la que mencionan oficialmente desde Google. Al expandirse la forma en la que comercializan Google Glass y dan soporte técnico (online o vía telefónica), estas "tiendas" son cada vez menos visitadas y han perdido su propósito, más aún si tomamos en cuenta que allí no venden las gafas, solo te las puedes probar y encargarlas mediante la web. La segunda, esto es otra muestra más de cómo ha caído el interés general en Glass.

Yo estoy de acuerdo con la primera teoría, pero va de la mano con la segunda, y es que sea como sea es cierto que Google Glass cada vez hace menos ruido en la web, en el mundo tecnológico. incluso para Google, que si hoy en día habla de wearables menciona es a Android Wear, y no a Glass.

Imágenes vía: Business Insider.