Continuidad, esa la primera palabra que se me viene a la cabeza al hablar del FIFA 15. Y no podía ser de otra forma. EA ha encontrado la fórmula perfecta de tener contentos a los fans del FIFA. Algunos retoques allí, otros cambios acá, un fórmula que le ha servido para convertirse en el mejor simulador de fútbol de todos los que ha disponibles en la consolas y PC, pero más por la falta de alternativas que por las bondades -que las hay, y muchas- del juego.Cada año, se repite ha historia con FIFA. En un primer momento, los vídeos promocionales dejan con la boca abierta... hasta que metes el disco en la consola. FIFA 15 sigue con este planteamiento; es un buen juego pero, dada la hegemonía del titulo de EA sobre el resto, no acaba de destacar, y no lo hace porque no lo necesita. Es un título que lo tiene todo para el jugador casual, pero tampoco hace alarde de ser el mejor en su clase por méritos propios.

No me mal interpretéis, estáis leyendo esta líneas de alguien al que le gustan los juegos bien hechos que se alejan de los títulos para un jugador casual, que vuelven a ofrecer una experiencia similar. El Call of Duty de los simuladores de fútbol: una fórmula que funciona pero que se acabará rompiendo de seguir así. Año a año, volvemos a tener lo mismo: EA lo empaqueta en un ligera mejora gráfica, en las físicas y nos vuelve a vender el mismo juego.

Vaya por delante que eso no es malo, pero con un deporte como el fútbol, del que han hecho su deporte favorito millones de usuarios por todo el mundo, que son compradores potenciales, esperábamos algo más para la nueva generación. Perdonamos el año pasado por ser el primero en el que el FIFA daba el salto a la nextgen, pero, en un 2014 seguir vendiendo lo mismo no es lo más inteligente. Un par de pinceladas aquí y a allá no son suficientes para un deporte del nivel del fútbol.

Desde el cambio de paradigma en ventas en el que FIFA le volvió a robar el trono al PES ha permitido a EA mantener esta situación con su título: siguen teniendo miedo a meter mano a FIFA y cambiar lo que funciona, y esta, aunque no lo parezca es precisamente la fórmula para el fracaso. Para la mediocridad disfrazada de buen fútbol.

FIFA 15 es un gran título, pero cualquiera que se siente a jugarlo tendrá la sensación de que está jugando al mismo título del año anterior. Las mejoras en las físicas son más que bienvenidas, la animación del césped y las mejoras en los modelados también, pero aquí lo que importa es el fútbol, y este sigue siendo el mismo que llevamos viendo en la generación anterior. Todo funciona igual, y por ello, estamos ante el mejor simulador de fútbol de todos los disponibles, pero el problema es que todos son mediocres, y para colmo no cuentan con licencias oficiales. Por todo lo anterior, FIFA 15 es el mejor simulador de fútbol que puedes comprar, porque no te queda otra.

Algo más realista: IA, físicas y controles ligeramente retocados

Vaya por delante que no todo es malo, y como todo en esta vida, tampoco es lo mismo que la generación anterior. Pero esa es la sensación. Las mejoras, aunque pocas, se notan mucho, y dotan de más realismo a un título que ya era todo lo realista que podía ser con lo que la desarrolladora tenía a su disposición.

En este sentido, la mejora más interesante viene de los retoques en las físicas y sobre todo en la IA de los jugadores, sobre todo de los rivales cuando empezamos un partido contra la máquina y los saltos entre niveles de dificultad se notan, y hacen más realista al juego. No obstante después de una año, y tras una primera toma de contacto en el E3 esperaba algo más en este sentido. Y más para un simulador de fútbol donde las físicas lo son todo.

Y a pesar de que como he dicho han mejorado, todavía le quedan mucho camino por recorrer. Lo cierto es que no se si se trata de bugs de la primera release del juego, pero me he encontrado con multitud de situaciones en las que hasta los propios jugadores de tu equipo hacen movimiento extraños, se chocan entre ellos o incluso se agrupan de forma absurda en el área o en centro del campo, haciendo que te quedes con cara de asombro.

El balón por otro lado, ha experimentado un cambio asombroso. Ahora es preciso, y tanto los pases como los tiros o balones aéreos muestran mayor realismo que en los títulos anteriores. La forma de botar, su trayectoria, o los arcos del mismo son buenos en cualquier situación, es de elogiar el trabajo que ha hecho EA en este apartado. Parece que se han acabado los movimientos erráticos o las trayectorias imposibles para el balón, pero siguen estado presentes para los jugadores.

Las mejoras en las físicas del balón son muy buenas comparadas con el FIFA 14 y anteriores

También se ha mejorado, como digo, la IA del sistema. En FIFA 14 no era extraño ver cómo, independientemente del marcador, el equipo rival mantenía su forma de juego. Ahora es más realista, bajando al área cuando el marcador es más abultado para su parte o siendo más agresivo en situaciones de derrota. Esto sin duda es un punto a favor, que aumenta el realismo del juego de forma increíble si lo comparamos con el titulo anterior. Además se han añadido dos nuevos modos de juego durante el partido: todos a defensa o todos al ataque, por lo que ahora es muy importante replantear la estrategia de juego para cada partido.

Aunque el sistema de control sigue siendo el mismo, ahora se nota más preciso, haciendo que a la hora de interactuar con nuestros jugadores sus movimientos sean más realista. Pases, tiros, remates, todo se ha mejorado para que en función de la situación, se de el mejor resultado posible. Se acabaron los goles desde el centro del campo en la dificultad más alta con el peor equipo, al menos para mí.

¿La mejora más interesante respecto a la IA y controles? Los porteros. A pesar de ser la figura menos ‘interactiva’ del juego, su comportamiento ahora es infinitamente mejor que en las generaciones anteriores. Son como el resto de jugadores, muestran mejores emociones, y su posición dentro del terreno de juego y sus jugadas son mucho más precisas. Además, el FIFA 15 ha roto con las situaciones de peligro imposible de los porteros en el 1v1, haciendo que su respuesta hacia esta peligrosidad de jugada sea más real: salen, tiene pánico, son indecisos, paran de forma sorpresiva.. mucho más realista sin duda.

Gráficos, insuficientes para la nextgen

Este es uno de los aspectos que más se siguen echando de menos. Cada año, cada E3 y cada presentación de FIFA, EA nos enseña un modelados que dejan con la boca abierta, pero que se siguen quedando a medio camino si los comparamos contra otros de los simuladores de la casa como Madden NFL, o contra otros los de la competencia como NBA 2K15.

El apartado gráfico sigue siendo a todas luces, insuficiente. Y más para un juego de la nextgen.

A pesar de que se trata de un simulador deportivo donde lo que importa es la sensación de que sea realista y preciso, esperábamos algo más para un juego de la nueva generación donde el derroche en gráficos en más que puntual y se limita a los partidos. No hay que modelar grandes espacios, si no que todo lo que vemos está controlado, y no nos salimos de ahí. Por eso, a pesar de tratarse de un salto respecto a la generación anterior sigue sin ser suficiente y genera, de nuevo, dos situaciones contradictorias: mientras que el modelado de los estadios es espectacular a todas luces, el de su ambientación gráfica es mala.

Vale que se haya mejorado mucho el sonido ambiente -aunque este no sea un apartado gráfico- pero la sensación respecto a la ambientación del estado, en lo que se refiere a la grada, sigue siendo de dibujo animado: modelados que se repiten constantemente y rompen la ambientación del juego.

Eso sí, es resto de elemento son geniales y funcionan muy bien: jugadores entrenando en el banquillo, las cámaras de TV o fotoperiodistas, el césped que se levanta a pleno juego con jugadas o entradas agresivas…

No obstante, hay algo que no me ha descolocado un poco de este apartado el juego. EA, con la intención de hacer más realista el FIFA 15 añadiendo toques de retransmisión televisiva más acentuados que en ediciones anteriores, que rompen constantemente el ritmo del juego a través de repeticiones e interrupciones constantes. En los primeros partidos, esto es una característica mas que notable, pero se acaba haciendo pesada con el paso de los días, sobre todo si llevas muchos partidos seguidos.

Ultimate Team, dejando los cromos de lado, muy bueno

De todos los modos de juego, he querido destacar este por dos motivos contradictorios: el primero es que es muy bueno y se notan sus mejoras respecto del título anterior, el otro es que le falta mucho camino por recorrer de la parte de EA. De hecho, no es raro el día que no tiene problemas de conectividad absurdos que hacen que estés un buen rato esperando para poder conectarte.

Eso sí, ha mejorado bastante, y pese a seguir siendo igual en esencia, se han cambiando enormemente el tiempo y las cesiones de jugadores, que ahora están limitadas a unos pocos partidos, sobre todo para los más importantes del panorama internacional. Eso sí, esta forma de utilizar los cromos y la monedas al azar para que te toquen jugadores buenos no me acaba de convencer, rompe la magia del juego y hace que te sientas frustado más de una vez. Sinceramente, preferiría el sistema de cambio por monedas anterior, y sin duda, el tipo de cambio en el juego que se esperaría en otro apartado más importante.

El sistema de cromos funciona según ganemos partidos, bien contra la máquina, bien contra otros jugadores, podremos obtener monedas que luego podremos cambiar por cromos o adquirir objetos, y todo esto a su vez, en consumibles, bien para el club, bien para el equipo. Estos cromos, la moneda del Ultimate Team, funciona bien, pero me sigue pareciendo una forma algo burda de compensar el sistema de pagos dentro del juego. Además, si lo más interesante es hacerlo lo más real posible, haciendo que el jugador busque siempre cromos similares para que resulten en buenos equipos, acaba siendo, como he dicho, algo frustrante.

Eso sí, lo que desde luego no me acaba de convencer es que no exista un mercado entre jugadores, es decir, la posibilidad de cambiar cromos o monedas con otros usuarios para acercarlo a la experiencia real. Veremos el año que viene.

Conclusión

FIFA 15 puede considerarse como un evolución muy ligera del título del año anterior que mi compañero Javier Lacort reseñó magistralmente, y al que perdonábamos por ser el primero de la nueva generación. Pero en este caso, volvemos a estar ante lo mismo pero con unas pocas mejoras y pinceladas gráficas suficientes para justificar su precio, pero desde luego no para elogiar a un juego de nueva generación con complejo de la anterior.

Es el mejor simulador de fútbol que hay disponible, y precisamente, ese es el motivo por el que tiene la nota que tiene, pero la fórmula de EA con los FIFA empieza a quedarse corta. No pueden empaquetar una y otra vez el mismo juego con pequeños cambios, puesto que los jugadores de la nueva generación se merecen más, y tanto simuladores deportivos de la propia EA, como de la competencia lo demuestran, por lo que la compañía necesita urgentemente poner a punto a franquicia: quitar las telarañas al FIFA y llevar el juego a donde se merece, desde los gráficos hasta la jugabilidad, que sigue la misma, con algunas variaciones hace casi 5 años.

FIFA 15 es el mejor juego de fútbol de los disponibles, pero podría ser sobresaliente si EA le diese el impulso que se merece. Espero que el año que viene llegue a excelencia a la plataforma de una vez por todas.

Pros

  • Es el único simulador de fútbol competente y con licencias.
  • Las físicas, sobre todo el balón, han ganado en precisión y calidad.
  • Los jugadores ahora muestran mejor las emociones.
  • Los modelados de los estadios y la ambientación sonora.
  • El portero ahora hace su función.

Contras

  • Modelados de jugadores muy pobres para la nextgen.
  • Sistema de Ultimate Team mediante cromos y monedas.
  • Paco Gonzalez y Manolo Lama en la versión española.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.