Las similitudes y diferencias entre los componentes de las nuevas remesas de iPhone y iPad siempre han seguido una relación difícil de predecir. Cuando parecía que Apple había adaptado el patrón de igualar hardware entre iPad y iPhone, saca el iPad Air 2: un dispositivo con un rendimiento notablemente más alto que el iPhone.

El iPad Air 2 tiene en su interior un SoC con un rendimiento más cercano al mundo del portátil que del smartphone y un chip gráfico que pulveriza los registros del anterior iPad unido al nuevo framework Metal. Sin embargo el sistema operativo sigue inalterado, siendo un calco del que podemos usar en el iPhone. El patrón que esperábamos de similitud entre el iPad Air y el iPhone se fue al garete.

El nuevo iPad Air 2 no es la renovación que esperábamos (mismo tamaño, misma CPU, mejora sólo en GPU), es un rediseño total de todos los aspectos de la tablet. Además, aquí viene lo más sorprendente, se sitúa en el podio de la potencia en iOS. Es el dispositivo con más desempeño de la gama, acompañado de una pantalla que no tiene nada que envidiar a la del iPhone (la pantalla del iPad no era laminada hasta ahora y se notaba mucho el cristal) y un peso y grosor muy bajos. Es sin duda la sorpresa del año bajo mi criterio.

El cambio en la CPU del A8x es la mayor novedad. No solo se incrementa la potencia gráfica (algo habitual en los iPad) sino que se ha aumentado la potencia en rendimiento multicore significativamente al añadir un núcleo al procesador. El iPad Air 2 es el primer dispositivo tricore de Apple, además pese a tener un núcleo más la velocidad de reloj ha sido aumentada por lo que también rendirá un poco mejor en tareas de un solo proceso.

El rendimiento se ha multiplicado en un 150% debido a la inclusión de un nuevo núcleo, sobre pasando el desempeño de los portátiles menos capacitados en CPU.

Como observamos en las gráficas, la diferencia entre los SoC AX de Apple y las CPU Intel destinadas a portátiles cada vez es menor. Y en la actualidad el desempeño del iPad Air 2 es superior al de los portátiles de hace apenas 3 años, como el Macbook Air, solo que la tablet tiene una pantalla infinitamente superior, pesa mucho menos y es indudablemente más fácil de transportar.

Esta mejora unido a los 2GB de RAM mejoran el rendimiento en todos los aspectos en comparación a la gama de iPhone actuales. Esto deja una pregunta clara en el aire: ¿Por qué se aumenta tanto la capacidad de desempeño si el sistema operativo es idéntico? ¿Quiere Appe destinar el iPad de mayor tamaño a la creación de contenido y delegar el Mini al consumo de contenido?

Espero cambios el próximo año, las tablets ya no están limitadas por su hardware y perfectamente pueden ejecutar un sistema operativo de escritorio a la perfección. Apple tiene un nuevo reto y no tiene que ver ya en el hardware. Es sistema operativo móvil no basta para el hard tan potente del que dispone el iPad Air 2 y seguramente empecemos a ver cambios y mejoras en unos cuantos meses. De momento ya ha aparecido presentada por la misma Apple una aplicación Desktop-Class como lo es Pixelmator. Una aplicación que necesita de un hardware potente ya que es una adaptación de una app de escritorio y no una reinvención total.

La mejora en la cámara podría denotar este cambio de filosofía también, ya que en el terreno creativo y profesional uno de los mejores usos del iPad en movilidad podría ser la edición y tratamiento de fotos.

A8X

Gracias al teardown que han hecho en iFixt, podemos ver con exactitud y no sólo por el benchmark qué incorpora en su interior el iPad Air 2. Cosas que me gustaría destacar:

  • 2 x 1GB de RAM (naranja): esto me ha sorprendido mucho, el iPad Air incorpora 2 chips de memoria volátil Elpida/Micron Technology F8164A3MD 8 Gb (1 GB de RAM). Existen chips de 2GB de RAM, he incluso de 3GB, por lo que me ha sorprendido la decisión, pero ha de tener un porqué. Tal vez el iPhone 6 sólo tiene 1GB de RAM por este motivo, por el uso de chips de 1GB y la no cabida de otro chip en la placa actual del iPhone. No excuso a Apple por no incluir 2GB de RAM en el iPhone, en absoluto, es una hipótesis que deduzco al ver la PCB del iPad Air 2.

  • Chip NFC: otra gran sorpresa. El iPad Air 2, pese a no incorporar entre sus funciones Apple Pay, dispone de un chip NFC idéntico al de los iPhone (NXP 65V10). Parece obvio que Apple liberará su uso a los desarrolladores el próximo año y de ahí la inclusión. Son hipótesis, pero no encuentro otra explicación.

Batería

La última sorpresa no es tan agradable, aunque era de esperar y no debe preocuparse por ello nadie. La batería del iPad Air 2 tiene menos capacidad. Pasa de los 8827mAh a los 7340mAh que tiene en la actualidad. Esto tiene una lectura clara, Apple mantiene las 10 horas de duración, pero gracias a la mejora en consumo que otorgan los 20nm en el A8X puede permitirse reducir la capacidad de la batería y así conseguir el delgado y manejable cuerpo que tiene el iPad Air.

Lo bueno es que 6mm es el sweetspot entre delgadez y batería. Reducir aún más no es tan necesario, por lo que en las nuevas iteraciones creo que Apple se centrará en otros aspectos en sus iPhone y iPad. Creo que 10 horas de batería son más que suficientes para una tablet, así que mientras se mantenga la duración de siempre está bien reducir grosor.

Un apunte, la cámara pese a ser una iSight de 8MP NO es una cámara idéntica a la del iPhone 6, es de menor calidad, y es por eso que han podido incrustarla en los 6.1mm del iPad Air 2 a diferencia de lo que pasa en los iPhone.

Futuro incierto para el iPad

Apple ha sacado lo mejor que tiene en su iPad. Es más delgado, la pantalla está a la altura de la de los iPhone — las mejores LCD del mercado móvil —, la cámara es mejor y el hardware tiene un rendimiento hasta ahora nunca visto en los dispositivos iOS. Pero... ¿Qué hay del software? actualmente un iPad tiene el hardware de un portátil con el software de un smartphone.

En las primeras versiones el sistema operativo y las aplicaciones habían de ser diseñadas acordes al limitado hardware que las movía, pero, en apenas 4 años, el limite ha empezado a estar en las aplicaciones y el sistema operativo que ha quedado estancado a las posibilidades de un smartphone con pantalla grande.

Los usuarios queremos más, necesitamos más. Me encanta ver mejoras en hardware, pero esa potencia no sirve de nada con un sistema operativo que no lo aprovecha. iOS 8 es un muy buen camino, y es un muy buen sistema operativo. Pero el iPad necesita algo más que el iPhone, se puede aprovechar mejor esta pantalla y esta potencia tan grande.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.