smartwatch

El smartwatch ya ha llegado, todas las principales compañías tecnológicas involucradas en la tecnología móvil tiene en su catálogo, al menos, un smartwatch, y los fabricantes de vehículos, conocedores de la importancia de la tecnología, están viendo un filón para hacernos ver al coche como algo más que un coche, como un gadget.

El smartwatch para controlar en remoto ciertos aspectos del coche

El uso más común que vamos a darle al smartwatch es el del control del coche, de su estado. Podremos, si tenemos un coche eléctrico o enchufable, controlar, entre otros, el estado de su recarga, la temperatura de las baterías, programar la carga para hacerla en horario nocturno... Sino es eléctrico estos sistemas nos permitirán enviar una ruta al navegador, o podremos recibir, como una vibración del smartwatch, alteraciones del tráfico.

Todo esto unido al control del estado del vehículo, no solo en materia de revisiones periódicas, sino conocer si hemos cerrado las ventanillas o las puertas e incluso memorizar dónde aparcamos nuestro vehículo.

El smartwatch mientras conducimos

Casi todos, por no hablar de todos, los vehículos que incorporan Bluetooth para la función de manos libres, incorporan volante con mandos, pero el smartwatch supondría una pequeña evolución. Si recibimos una llamada podríamos contestarla directamente desde el reloj, lo mismo sucede con los mensajes o las notificaciones.

También es muy útil en vehículo que no tienen un sistema multimedia muy avanzado, puesto que podremos ver las indicaciones del GPS del smartphone en la muñeca, la canción que estamos reproduciendo... Todo ello desviando muy poco la mirada de la carretera.

La normativa aún no se ha pronunciado contra el uso del smartwatch mientras conducimos

En muchos países está multado el uso de los teléfonos móviles mientras se conduce por las distracciones que puede suponer desviar la atención de la carretera para mirar un mensaje, un correo electrónico o simplemente cambiar la canción. Habrá que esperar a futuros acontecimientos para ver si se regula y cómo se regula su uso.