Markus Persson, mejor conocido simplemente como @notch, o el "gran Notch", es un desarrollador de videojuegos que se ha hecho increíblemente famoso durante los últimos 5 años, gracias a su obra maestra, Minecraft.

Este videojuego supuso una verdadera revolución en la industria, y en el mundo, haciéndose con muchos millones de fanáticos en todo el globo, y actualmente ha vendido casi 60 millones de copias. No hablamos de una franquicia, hablamos de un juego, uno, un título que apasiona y que, inspirado sencillamente en la posibilidad de "construir cualquier cosa en un mundo enorme o ilimitado" (dependiendo de dónde lo juegues), tanto niños como adultos pasan cientos de horas de sus vidas en el mundo creado por Persson.

Notch es famoso, muy famoso, un icono en la industria, el ejemplo de lo que todo desarrollador debe ser en esa supuesta "lucha contra las grandes corporaciones"; el gran problema, es que Notch no quería esta fama, y finalmente, se está deshaciendo de ella.

La noticia más grande del día en el mundo de los videojuegos es la compra de Mojang pot Microsoft. Esta empresa, fundada por Notch, es la responsable de Minecraft, así lo ha sido por casi media década, y así lo será por muchos años más. Notch, como explica en un post en su blog, está cansado de la fama, esto no es él, y por ello se despide de su obra maestra.

Solo tenemos que extraer algunas frases de su carta abierta para darnos cuenta de qué pasaba por la mente de Notch al hacer un acuerdo (millonario) con Microsoft:

Realmente, no me identifico con el término "desarrollador de videojuegos". Los hago porque es divertido y me encanta programar, no con la intención de que sean un éxito millonario. La verdad es que no quiero ser un símbolo, como muchos me identifican, no quiero ser responsable de algo tan grande que ni siquiera termino de entender. No soy un CEO, no soy un emprendedor, sencillamente soy un nerd que programa videojuegos y le gusta opinar abiertamente en Twitter.

Se que este acuerdo va en contra de muchas cosas que he dicho en público, y la verdad es que no tengo respuesta para esto. También se que muchos de ustedes me consideran un símbolo en una lucha, no lo soy, sencillamente soy una persona, soy otro más ahí a tu lado en esa misma lucha.

Los amo, los amo a todos. No puedo dejar de agradecerles por haber convertido a Minecraft en lo que hoy en día es, pero hay demasiados de ustedes, quienes aman este juego, y no puedo ser responsable de algo así, no quiero.

No es por el dinero, es por mi cordura.

Markus Persson ha recibido la notable cantidad de 2.500 millones de dólares por su juego, y la compañía responsable de este. Notch recuerda lo sucedido a Phil Fish y, siendo como es, sencillamente no quiere vivir algo similar, no quiere pagar el precio de la fama.

Personalmente, respeto la decisión de Notch, y el hecho de que vaya a dedicarse ahora en adelante a lo mismo que hacía hace años, crear pequeños juegos en eventos como el Ludum Dare que tanto le apasiona, y experimentos para la web. Dice que si llega a ver que un juego que cree se está convirtiendo en algo tan grande cómo lo que es Minecraft, lo abandonaría de inmediato. ¿Radical? Quizás, pero no todos quieren ser famosos, no todos lo "necesitan".