El hype no perdona. Este y anteriores años hemos visto infinidad de videojuegos llegando al mercado luego de meses o inclusos de una campaña publicitaria impecable, tráilers increíbles y ocasionando así una infinita emoción en el público, pero en el 90% de los casos, todo fue diferente. El juego no cumplió las expectativas, y sin necesidad de ser malo, se le trata de "fracaso".

Este, para muchos, es el caso de juegos como Titanfall o Watch_Dogs, más que todo en el segundo caso, que realmente no cumplió las expectativas, pero de igual manera me molesta que lo traten de fracaso, es un juego divertidísimo que no cumplió con lo que los tráilers parecían prometer, pero malo no es, dista de serlo. Durante más de 35 horas me vi sentado frente al TV con el mando en mano, hackeando Chicago.

Destiny, para muchos (y me incluyo) tiene todo para ser el juego del año. El GTA V o The Last of Us de 2014, que fueron los dos mejores videojuegos de 2013. ¿Ha cumplido las expectativas o el hype ha sido demasiado para la realidad?

Destiny no es perfecto, pero revoluciona

Lo primero que debo afirmar con toda la certeza del mundo es que Destiny no es un juego sencillo de explicar. Es un planteamiento diferente, y único si se quiere. Tratar de llamar a Destiny "un FPS" es una idea ridícula, al igual que pensar que juega en la misma liga de Borderlands, Halo o Call of Duty.

Destiny debe ser considerado primero como un MMO, antes que como un FPSNo, por alguna razón lo nuevo de Bungie no termina de ser considerado un MMO, incluso cuando sus responsables no paran de llamarlo de esa manera. Destiny es un MMO, más que un FPS o un RPG, es un MMO, funciona como un MMO, y lo más importante, es el primer MMO de su tipo en consolas.

Durante décadas hemos considerado al gaming en PC y en consolas como dos mundos aparte, y aunque en los últimos años, y especialmente con las nuevas consolas Xbox One y PS4, la distancia se hace más corta, no ha sido sino Destiny el primer videojuego en hacer un MMO perfecto tanto para PC, como para consolas, con una interfaz impecable y tan sencilla de manejar que no creíamos posible sin un ratón y teclado.

Y si es un MMO, debe juzgarse como MMO.

Destiny no es un videojuego que se pueda aprovechar, ni siquiera entender, en las primeras 15 o 20 horas de juego, una cantidad de tiempo suficiente para pasarte al menos 2 entregas de la saga Uncharted. Cuando vas a la Torre, te das cuenta que las mejores armas, armaduras y equipos, requieren un nivel mínimo de 20, y la campaña se termina en aproximadamente nivel 18. ¿Qué te da a entender eso?

Lo mejor de Destiny viene después de la campañaLa campaña en su totalidad es casi solamente una gran excusa o tutorial para lo mejor del juego, el llamado endgame. Strikes, Raids y más misiones, eventos temporales, partidas especiales y y muchísimo loot por recolectar, eso es Destiny. ¿A qué te recuerda? A un MMO.

Hasta ahora no existía un videojuego que simulara de esta forma un MMO tradicional como World of Warcraft o algo por el estilo, en un FPS, mucho menos en consolas. Y a mi no me gustan los MMO, ninguno, no he probado el primero que me atrape. Hasta ahora, porque Destiny me atrapó.

¿En qué falla Destiny?

El principal fallo de Destiny, lo encontramos en su trama. A mi me gusta su historia, eso del Traveller (Viajero) de la galaxia que lucha contra una Oscuridad y un montón de enemigos llamados Fallen, Hive, Cabal y Vex, para salvar a la humanidad, se hace divertida, pero no es nada de profunda, y al estar mayormente narrada por RoboTyrion (Ghost) mientras juegas sin casi escenas de vídeo (al mejor estilo de un MMO), hace que casi no prestemos atención en muchas ocasiones.

La trama es floja, y un tanto genérica (y recuerda un poco a la de Mass Effect), lo que no quiere decir que sea mala. Pero las ambientaciones, los personajes y las actuaciones de voz son tan impecables que, genérica o no, se siente real, y eso es lo que importa.

La trama de Destiny es un tanto floja, pero aún así, se puede sentir "real"Por otro lado, podríamos decir que Destiny falla fuera del multijugador, dado que no es lo mismo jugar en solitario que jugar en cooperativo. Normalmente, me dedico a hacer las misiones más sencillas para subir de nivel (como algunos Bounties) solo, pero cuando es hora de jugar un strike, una misión de la historia, algunos Bounties difíciles o evento temporal, cuando es hora de darle al PvP o repetir alguna buena misión en una mayor dificultad, siempre lo hago en compañía, normalmente con un buen amigo.

Jugar Destiny en solitario no es jamás tan divertido como jugarlo con un amigo, y aunque en muchas misiones hay match-making, en algunos casos Bungie quiere que salgamos a hacer amigos para jugar. Las Raids, serán misiones para 6 jugadores que deben comunicarse bien, y sin un sistema de chat alternativo a la voz o los 4 gestos básicos (al estilo MMO), será imposible hacer estas misiones a menos que sean con 5 conocidos. Eso, a mi edad, es un reto.

¿Podríamos considerar el hecho de que Destiny de disfrute más en compañía de amigos o extraños, que en solitario? No, porque el juego está hecho para esto.

Un antes y un después

Destiny no es perfecto, pero lo que hace, lo hace genial. Esa es la primera frase que menciono cuando me preguntan por Destiny. ¿Tiene fallos? Algunos, sí. Pero luego de encontrarme 8 horas seguidas jugando, y solo detenerme porque el sueño no me deja más, me doy cuenta de lo genial que es este videojuego.

No puedes decir que algo es malo sino lo disfrutas, no puedes decir que un MMO es malo después de apenas 15 horas jugando, no puedes decir que Destiny está falto de contenido o variedad cuando semana a semana añadirán más misiones y eventos especiales. No me cansaré de repetirlo, es un MMO, trátalo como tal, júzgalo como tal.

Destiny nos demuestra que un MMO es posible en consolas, que al igual que Diablo III, lo mejor está después del endgame, y que considerarlo simplemente un FPS es no tener idea de lo que se habla.

Este es un antes y un después en los videojuegos, porque gracias a Destiny, muchos se atreverán a hacer algo distinto, algo que antes no se creía posible en consolas, en PC, o en cualquier plataforma. Bungie quiso ser diferente, lo logró, y ahora somos muchos, muchísimos, los enganchados a su nueva obra maestra.