Aún recuerdo con mucha nostalgia y anhelo aquellos días hace más de 15 años en los que me reunía con mis mejores amigos (y los no tan mejores también) en mi casa a jugar partidas de juegos tan épicos como Super Mario Kart 64, las primeras entregas de Mario Party, partidas brutales de Perfect Dark y al mítico GoldenEye 007 64 cuyo vídeo donde lo juega el verdadero James Bond me inspiró para escribir estas líneas.

La maravillosa era de Nintendo 64Era una época maravillosa, reuniones de amigos que se planificaban con días de antelación, tu traías la Coca-Cola, tu los Tostitos, y yo ponía la casa, y el padre o la madre del cuarto miembro se encargaba de buscar y llevar a los chicos. Jugábamos partidas de hasta 4 jugadores en títulos de acción como GoldenEye 007 a pantalla dividida, lo que por si no lo sabes quiere decir que la misma pantalla de la tele se picaba en cuatro partes iguales, y no había manera de evitar que los otros vieran en qué lugar te encontrabas. Es decir, no habían campers. Era todo muy perfecto para durar.

Y esta era pasó. Con el auge de nuevas tecnologías el multijugador local quedó desplazado por el multijugador en línea. La comodidad, la facilidad y lo distinto pero en algunas formas mejor del juego online hicieron cada vez más distantes esas partidas de sofá, hasta que con la generación de PlayStation 3 y Xbox 360 quedaron prácticamente olvidadas por completo.

¿Cómo fue desplazado el multijugador local?

Todo comenzó con una fantástica consola llamada Xbox, y la ambición de Microsoft de crear una buena plataforma en línea para sus videojuegos. Con la primera Xbox y más adelante con la Xbox 360, títulos como Halo 2 y su mítico multijugador competitivo hicieron muy populares las partidas en línea, a tal punto que ya no era necesario reunirse en casa de alguno de los muchachos para disfrutar de una buena guerra de disparos virtuales, ni estábamos limitados solo a 4 jugadores o pasar el control.

Evidentemente, el multijugador en línea tenía muchos años existiendo en PC, pero seamos sinceros, en ese entonces el PC era casi otro mundo. Habían juegos fascinantes, sí, pero no me imagino a cuatro personas compartiendo un pequeño monitor de 15" de esos grandotes de finales de los 90 para jugar al GoldenEye o una copia de Mario Kart. Es en esta época (y sobre todo en esta generación) que el PC y las consolas se parecen mucho más.

Por ello, con Xbox Live comenzó el inicio del "fin" del multijugador local, y más adelante con títulos como la saga Call of Duty a partir del primer Modern Warfare, las partidas en línea se hicieron tan populares en consola, que muchos preferían sencillamente quedarse en ropa interior y franelilla en casa, jugando en línea con sus amigos virtuales, que todo lo que suponía organizar una partida.

Así, entre partidas con amigos y extraños, entre gritos con headsets al grito de "Damn you, Camper!" y con el auge de Xbox Live y PlayStation Network, nos olvidamos del multijugador local, incluso cuando hubo buenos títulos que tanto se disfrutaban de esta forma, como la saga Gears of War.

Bendita Nintendo

Realmente, la última consola que de verdad potenció el multijugador local fue la Nintendo Wii. La empresa japonesa supo hacer las cosas demasiado bien con su consola, implementando un tipo de control tan sencillo que podía ser aprovechado por niños, adolescentes, adultos y hasta abuelos. Todos podían jugar a una Wii, y los títulos se prestaban para ello.

A diferencia de la Game Cube, una consola que pasó casi sin efecto en la industria de los videojuegos (aunque yo sí que quise la mía), la Nintendo Wii no solo ofrecía un montón de juegos geniales para disfrutar en compañía y en local, sino que también un mando para todos. Entre Wii Sports, Mario Kart, Mario Party, Super Smash Bros y más, muchos nos reunimos infinidad de veces con amigos para disfrutar de divertidas noches (y a esta edad, ya no solo con Coca-Cola).

Lamentablemente, con el nacimiento de la Wii U las cosas cambiaron, y esta consola parece querer repetir la historia de la Game Cube. Pero la realidad es que las cosas están cambiando, y el multijugador local está reviviendo.

Las partidas de sofá están regresando

Por muchos años, muchos nos hemos dedicado a jugar a títulos casuales en el móvil, o a títulos single-player o multiplayer pero en solitario, en casa, incluso con un headset en la cabeza escuchando gritos de desespero y celebración de personas en todo el mundo, no es lo mismo.

Pero ahora, con esta nueva generación de consolas la cosa está cambiando. Muchos desarrolladores están empeñados en revivir el multijugador local, y las propuestas son fascinantes.

Por un lado, vemos como Mario Kart 8 es un título genial, hecho para disfrutar en compañía (ya sea en local o en línea), Nintendo demuestra de nuevo que son maestros en el juego local con amigos, como lo hacen desde la era del 64.

Nintendo vuelve con fuerza al multijugador local, pero también se suman los indiesTambién vemos títulos de grandes desarrolladores como Diablo III y Borderlands que son fascinantes para jugar con un amigo a tu lado, pero últimamente se une otro nuevo factor a la tendencia, el factor sorpresa, y donde hay tanto talento: los juegos indie.

Juegos como Broforce, Towerfall y muchos más que están debutando en PlayStation 4 y PC piden a gritos que los juegues con uno o más compañeros a tu lado; la experiencia es distinta, es muy divertida y en especial para los más nostálgicos, quienes vivimos la era de oro del multijugador local en consolas, será un gran placer.

Así que puede que el juego competitivo o cooperativo en local haya tomado un descanso por algunos años, y algunos hasta lo daban por muerto; puede que Destiny, uno de los juegos más esperados de esta generación, no tenga juego a pantalla dividida, pero el juego de sofá está reviviendo, y veremos a muchísimos más desarrolladores unirse a la tendencia, y a Nintendo lanzar más y más juegos afirmando que son los mejores en la materia.

El juego en línea es muy divertido, pero nada como reunir a un grupo de amigos en casa y darle un rato a los mandos.