Parece que uno de las personas más innovadoras e importantes de la actualidad también tiene sus límites respecto a precisamente, la innovación. Elon Musk, el que ha sido co-fundador de PayPal, SpaceX y actualmente está a la cabeza de Tesla Motors, no le gusta mucho la inteligencia artificial, o al menos, las aplicaciones que pueda tener en el futuro, puesto que Musk dejó claro vía varios mensajes de Twitter que tenemos que ser muy cuidadosos con la Inteligencia Artificial, y agregó que son "potencialmente más peligrosa que las armas nucleares."

Resulta muy extraño, e incluso dañino para el sector, que una de las personas detrás de proyectos como SpaceX estén tan en contra de la inteligencia artificial, puesto que se trata de una tendencia hacia las que las grandes empresas está poco a poco evolucionando, al menos en el futuro.

El problema es que Musk pone casi al mismo nivel los sistemas de IA, que de momento está muy lejos de convertirse en Terminator, de las armas nucleares, y lo peor es que precisamente lo haga una persona del nivel de Elon Musk. Y resulta que lo hace en un momento en el que el mismo espera que los próximos modelos de Tesla (dentro de dos o tres años) puedan conducirse solos.

Y no estoy seguro que las IA sean un peligro potencial, y desde luego sus aplicaciones (bastante limitadas hasta ahora) están suponiendo llegar a lugares y situaciones que hasta ahora solo estaban presentes en la ciencia ficción. Si el futuro pasa por coches y aviones inteligentes, también pasa por la Inteligencia Artificial, y que desde luego las palabras de Elon Musk pueden hacer mucho daño. Y ya no hablemos a las aplicaciones médicas de Inteligencia Artificial.

Las declaraciones de Elon Musk llegan en un momento en el que Google está invirtiendo parte de su presupuesto de I+D en empresas como Boston Dynamic y DeepMind y con Watson, el superordenador de IBM con capacidades para coger el teléfono y continuar con la conversación. ¿Tenemos que temer a la Inteligencia Artificial?