Hoy se ha presentado, muchos rumores después, el Samsung Galaxy Alpha. Ese "Alpha" de su nombre es toda una declaración de intenciones. Este terminal es un ensayo de Samsung para empezar a hacer cosas realmente distintas a las que nos tienen acostumbrados. Empecemos por el principio.

En los últimos años, sobre todo tras el Samsung Galaxy S III y S4, así como Note II y Note 3, Samsung había asumido que su estrategia para la gama alta se centraba en especificaciones punteras sobre el papel y precios a la baja combinados con un marketing salvaje para dar salida a casi todo su stock. ¿Alguien hubiera imaginado que el terminal más caro de Samsung en agosto de 2014 iba a tener una pantalla 720p de 4.7 pulgadas, 1.860 mAh de autonomía, una cámara 4 megapíxeles por debajo de la del anterior Galaxy S y cuerpo metálico? Yo desde luego no.

Parecía impensable ver un terminal de Samsung con este diseño y especificaciones.Samsung, por primera vez, ha intentado saltar la verja de la gama premium. Y gama alta no implica necesariamente gama premium. Ninguno de los anteriores Galaxy S o Note tenían el halo premium que sí tienen los iPhone (salvo el 5c) o el HTC One y One M8, por ejemplo. Faltaba diseño, faltaba algo que no fuese plástico en el cuerpo, estuviese mejor o peor disimulado.

El "Alpha" de su nombre revela el ensayo que supone hacer algunos movimientos históricos para un smartphone de Samsung. Por ejemplo, ¿dónde está el slot microSD?
No lo hay. Y eso que Samsung siempre ha tenido en su bandera dar "libertad al usuario" para aumentar la memoria con esta vía y poder reemplazar su batería en cualquier momento. ¿Dónde está el típico marco horrible de policarbonato que imita al plástico? Tampoco, ahora hay metal (ok, sólo en los bordes). ¿Y lo de dar un paso atrás en resolución de pantalla? ¿Por qué la cámara es de "sólo" 12 megapíxeles y no de 16 o 20? No estamos acostumbrados a que Samsung vaya hacia atrás, al revés. De hecho, la presentación del Galaxy S5 ya fue sorprendente. Nadie esperaba ver otra cosa que no fuesen 3 GB de RAM y pantalla 1440p.

Samsung, por primera vez, quiere ser premium.Samsung, a menos de un mes de la previsible presentación de nuevo(s) iPhone(s), ha anunciado el que espera que sea su verdadero anti-iPhone. Hablar de "iPhone killer" en 2014 es ridículo. No es este el caso. Samsung nunca ha tenido un producto en forma de verdadera respuesta al iPhone. Simplemente ha tenido otro tipo de producto. Aunque también fuese un smartphone de más de 600 dólares, no era lo mismo. Los de Cupertino salían de la keynote con la casaca impecable mientras los surcoreanos jadeaban el trabajo sucio con una sonrisa.

Ahora Samsung apunta al diseño, al estilo, a lo premium, a la zona gourmet en lugar de al estante de eternas rebajas y promociones para acabar con el stock. Incluso el vídeo promocional apunta a ese segmento al que hasta ahora nunca habían apuntado.

Lo curioso es que al Galaxy Alpha, a un Samsung, vaya, a estas alturas, le están lloviendo palos por ser "caro para lo que es", lo cual me da la misma sensación que si a Jack el Destripador le hicieran un juicio sumarísimo por una torta que le dio una vez a un sobrino suyo.

En 2011 Samsung presentó el Galaxy Note y muchos nos reímos pensando que una pantalla de 5.3 pulgadas era una locura. Tres años después nadie se ríe de aquello. Quizás el Alpha sea el principio de una nueva gama premium pensada para el sector del lujo y el estilo que ahora está copado por Apple. No hay más que ver las imágenes promocionales que ha distribuido Samsung. Ahí va una galería:

Samsung, para bien o para mal, ha conseguido ser el rey indiscutible en ventas de smartphones. Los últimos resultados financieros de Samsung son el único nubarrón en ese día de playa que es este principio de década en cuanto a cuotas de mercado. Ha acaparado la gama baja, ha vendido como (casi) nadie en gama alta, ha colocado propuestas de todas las formas en la gama media, y tiene al único terminal del mercado cuya expectación se equipara a la del iPhone de turno. Pero le falta algo. Le falta ser un verdadero top.

Ahora, con una pantalla de principios y una batería de circunstancias, Samsung se batirá el cobre con esa Apple que tras unas cuantas turbulencias está en plena forma. Ahora la surcoreana sí tiene un producto que puede considerarse de lujo, al menos por la forma en que lo está vendiendo. Veremos si aguanta el chaparrón de septiembre cuando Apple deje de tener, seguramente, un smartphone de sólo 4 pulgadas. Eso debería dar más miedo a algunos que los rumores de un iPhone 5c por 400 dólares hace justo un año.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.