Este fin de semana Citroën ha aprovechado para presentar a la prensa el nuevo Citroën C4 Cactus en Ámsterdam y hemos tenido la oportunidad de probarlo. El nuevo C4 Cactus es un coche diferente, un modelo que se sale de lo que estamos acostumbrados a ver por las calles y que genera sentimientos enfrentados, pero positivos al fin y al cabo.

Lógicamente, lo primero que llama la atención de este coches es su arriesgada estética exterior y algunos elementos de la misma que hasta ahora no habíamos visto en ningún otro modelo de la marca, como las almohadillas laterales -que Citroën ha bautizado con el nombre de Airbumps-, algo que puede desplazar la balanza en los dos sentidos a la hora de decidir la compra. Diferente es la palabra con la que se podría catalogar al C4 Cactus y que desde luego es su principal carta de presentación.

Amplia variedad de colores y combinaciones, tanto de los acabados interiores y exteriores, junto con una precio muy ajustado, una gama de motores para todos los gustos, peso y consumo reducidos y varios detalles tecnológicos muy interesantes son sus principales características. Pero, ¿cómo es a la hora de la verdad el nuevo C4 Cactus en términos de diseño y tecnología?

Diseño, acabados y Airbumps

Diseño, es la principal características del Citroën C4 Cactus. Desde su amplia variedad de colores y combinaciones hasta el diseño general del vehículo es lo que más llama la atención. De hecho, en la rueda de prensa preliminar de Citroën y a hicieron bastante hincapié en el diseño como motor de emociones. El nuevo Citröen C4 Cactus está disponible en una amplia gama de colores, tanto de la pintura exterior como de combinaciones de los elementos de protección y acabados interiores, que pese a que estos últimos no son de alta gama, cumplen de forma bastante correcta dentro de gama y sector de mercado donde se engloba el C4 Cactus.

Airbumps es la tecnología de Citroën para proteger el exterior del C4 Cactus disponible en varios colores Uno de los elementos más reseñabes son sin duda las protecciones laterales, delanteras y traseras del Cactus a las que Citroën ha llamado Airbumps, que no son más que protecciones de poliuretano de distintos colores y acolchadas con una base de aire que añaden una protección extra frente a golpes y arañazos comunes y suponen un cambio interesante en términos de diseño; y aunque a primera vista parece que no acaban de encajar, tras darle un par de vueltas añaden bastante personalidad por ser algo único en el mercado, convirtiéndose en un elemento más del coche bastante interesante para su protección.

Lógicamente, esta protección no va a hacer nada contra un golpe fuerte, pero si que va proteger la carrocería frente a pequeños golpes y arañazos. Lo más interesante de todo es que se trata de elementos de protección que pueden cambiarse fácilmente por 100 euros cada uno, mucho más barato que reparar los arañazos o repintar el vehículo, por lo que se convierten en una característica muy interesante que de momento solo está disponible en este modelo y que podremos combinar con el resto de carrocería en colores beige/duna, chocolate y gris.

Acabados muy interesantes con diferentes combinaciones de colorEl resto de acabados de este Citroën son bastante competentes. Desde los asientos, disponibles en tela o con combinaciones de piel, hasta el diseño de los interiores, donde abunda el plástico pero de buena construcción, hacen del C4 Cactus un vehículo muy correcto y competente si los comparamos con otro modelos similares -al menos los del mismo segmento-. El interior es muy amplio, de hecho sorprende cuando te subes por primera vez; pero una de las características que más me ha llamado la atención es el techo panorámico que aporta muchísima iluminación al coche y aumenta su sensación de amplitud.

Tanto el cuadro de mandos, como el volante mutifunción -disponible de serie en todos los modelos de la gama- completan un interior enfocado a la tecnología al servicio del conductor, con espejos eléctricos, sistema multifunción para el control multimedia y control de crucero con limitador de velocidad, que funciona francamente bien y de forma bastante intuitiva, para que no tengamos que quitar los ojos de la carretera.

Tecnología: Multicity Connect

Uno de los puntos que pusimos bajo la lupa de ALT1040 fue el apartado tecnológico del nuevo C4 Cactus. Tal como ya habían confirmado, el sistema de este modelo parte del Multicity Connect de Citroën que ya vimos en el Grand C4 Picasso y C4 Picasso, por lo que esperábamos pocos cambios en ese sentido.

En general, el sistema tecnológico del C4 Cactus está gobernado por una enorme pantalla central de 7" pulgadas donde se localizan la mayoría de funciones del Multicity, acompañando a esta se encuentran otra pantalla tipo LED con el velocímetro, el indicador de velocidad y el aviso de cambio de velocidad, en la que Citroën se ha olvidado de incluir el cuenta revoluciones, que pese a llevar aviso de cambio, se hecha en falta. Le acompañan una entrada de audio auxiliar, uno o dos USB para conectar el movil en función del modelo y la cámara trasera y sensor de aparcamiento, también opcional.

Multicity Connect es muy interesante, pero se echa en falta mayor agilidad del sistemaLa pantalla central de 7 pulgadas es el auténtico centro de mando del equipamiento tecnológico del vehículo, a la que se suma el Multicity Connect, un dispositivo USB para dotar de conectividad al coche y que aporta conexión a internet a las aplicaciones de sistema a través de un suscripción 3G. En el modelo que nosotros pudimos probar se trata de un modem USB de Qualcomm.

El sistema de entrenamiento del C4 Cactus ofrece una serie de aplicaciones muy interesantes enfocadas a la conducción: Coyote para avisos de radares e imprevistos en la calzada, Copilot como sistema de Mapas GPS -bastante completo-, guía Michelín, Trip Advisor, Facebook, Tiempo, MyCitroën... aplicaciones al fin y al cabo enfocadas a su uso dentro del vehículo, a la conducción y a la planificación de viajes. En este sentido, nada que objetar.

Pero el sistema de Citroën tiene un pequeño problema: es lento, muy lento, tanto para interactuar con la pantalla -del tipo resistiva- como para cambiar entre aplicaciones; lentitud que parece que se soluciona momentáneamente al desconectar el sistema Multicity Connect, por lo que suponemos que se trata de software sin depurar, que Citroën podrá mejorar en futuras actualizaciones del software. El resto, lo complementan algunos botones capacitivos con accesos directos a las funciones más interesantes del sistema en el marco de la pantalla.

A pesar de contar con conectividad 3G y un amplio catálogo de aplicaciones, uno de los puntos fuertes que más destacan del sistema de Citroën es sin duda su apartado multimedia. Con dos USBs disponibles para conectar nuestro terminal y 16GB de memoria disponible, Citroën ha convertido a los vehículos que usan su sistema en verdaderos centros multimedias, toda la música, el teléfono o los contactos están disponibles como por arte de mágia para reproducir desde el coche, sin necesidad de interacción por parte del usuario, lo que lo convierte en un gran punto a tener en cuenta, y más en el segmento de mercado al que va enfocado.

¿Hay margen de mejora en el apartado tecnológico del nuevo Cactus? Sí, pero dentro de su precio incluye opciones muy interesantes que lo convierten en un coche muy completo incluso sin echar de menos los extras que ofrece la casa. Extras que por otro lado complementan un apartado tecnológico, ya de por si bastante notable, como el park assist o la cámara y sensores de aparcamiento traseros, opcionales.

El nuevo Citroën C4 Cactus tiene un precio variable en función las distintos motores, acabado y extras que parte desde los 14 750,00 €, y ya está disponible en España en los concesionarios oficiales Citroën. Y vistas sus características y su diseño, no será extraño verlo bastante a menudo por nuestras calles.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.