Los piratas son ellos (sobre el canon AEDE y la última bala desesperada)

Mañana martes 22 de julio se aprobaría en España el canon AEDE, la última estocada a la libertad de expresión en la red y al sentido común por parte de un gobierno arcaico, anticultural, que aún no entiende el avance tecnológico, se opone a la democratización de la información y sólo actúa en favor de otro lobby, el de los medios de comunicación tradicionales. Medios que han visto cómo en los últimos años han perdido terreno en favor de medios digitales y nuevas plataformas que hasta no hace mucho ni siquiera existían. Las publicaciones en formato blog, YouTube, los agregadores sociales...

El monopolio de la comunicación masiva por parte de periódicos y cadenas de televisión murió para siempre, y el canon AEDE es un intento inútil de revivirlo. Idea que surge de la connivencia entre Gobierno y grandes grupos de medios, los primeros interesados en sacar esta medida adelante y dar el tiro de gracia a empresas con muchos menos recursos y protección. Como aquella infame editorial de El Mundo en febrero de este año, "Un primer paso esperanzador contra la desprotección de los periódicos".

"[... ] Google News y otras plataformas similares vienen parasitando a la prensa desde hace años. [...]"

Google se encargó de responder a través del blog de Google España dando algunos datos interesantes, como que en 2013, sólo con AdSense, Google repartió 9.000 millones de dólares entre sus socios editores, o que Google generó tráfico a estos mismos editores de noticias hasta alcanzar los 10.000 millones de visitas.

"La nueva norma pretende defender a los diarios frente a la absoluta impunidad con que los agregadores de noticias se vienen enriqueciendo a costa del trabajo ajeno."

Los agregadores no roban el contenido, no plagian sin enlazar, ni siquiera plagian enlazando, únicamente se aporta junto al título y la URL una pequeña entradilla (caso de Menéame, la plataforma de este tipo más popular en España, aunque Twitter y Facebook también pueden contar como tales) a través de la cual se accede al contenido completo. Es decir, generan tráfico hacia las publicaciones originales sin que el medio destino haya invertido ni un euro en publicidad ni promoción.

Y de hecho, los únicos que se enriquecen a costa del trabajo ajeno son los medios generalistas con plataformas propias de vídeo que suben contenidos de YouTube a sus servidores, insertando su propia publicidad y en ocasiones su propia cortinilla. Y para colmo, ya casi a modo de burla, citan como fuente a "YouTube". O cuando roban imágenes de Twitter sin pedir permiso a su autor y o bien no citan siquiera, o bien citan a "Twitter", como ocurrió con Expansión usando un vídeo de Marques Brownlee (MKBHD) o con Eric G. Madroñal y La Razón apropiándose de una foto suya:

El canon AEDE es la última y desesperada bala del Gobierno por poner una alfombra roja a los grandes grupos de medios y controlar la información que de ellos publican, justo lo opuesto a lo que plantea la red y las plataformas que como mínimo no están intoxicadas por el dinero público y los intereses políticos. Por ejemplo, las publicaciones de pequeños grupos, los blogs y los agregadores sociales como Menéame.

"Es incuestionable pues la buena voluntad del Gobierno de generar un marco adecuado para acabar con la desprotección de los periódicos".

Es incuestionable que las ventas de los periódicos en papel han bajado, los ingresos por publicidad también, sus versiones digitales no alcanzan para cubrir gastos (prueba de ello son las olas de despidos que ha habido y sigue habiendo en los medios tradicionales, mientras que en los grupos de medios digitales como mínimo no existe ese ritmo de destrucción de empleo), hay demasiados favores que devolver y en este caso favores que pedir para, desde ya mismo, continuar devolviéndolos.

"La intención del Gobierno es en todo caso loable y el objetivo que persigue justo, además de necesario para la recuperación de un sector clave en democracia."

Para no irme de El Mundo: ¿el mismo sector que defendió tras la llamada personal de Aznar en 2004 que los atentados del 11-M fueron cosa de ETA? ¿El mismo sector duro que llega a estos niveles de manipulación? ¿Un sector compuesto por perros de presa al servicio del Gobierno?

¿Qué podemos hacer? Por supuesto, dejar clara nuestra postura contraria a este ataque a la libertad de expresión, al derecho de cita, y a lo que es más importante y está en última instancia: un ataque al sentido común. Mientras, utilizar fuentes de información alternativas. En Menéame existe un boicot a todos los socios de AEDE desde hace meses, y ha dado sus frutos en forma de tráfico perdido de forma salvaje (y el que vendrá).

El próximo gran paso natural sería el de Google dejando de indexar a todos estos medios y vetándoles AdSense. En ese caso, la sangría de tráfico e ingresos sería brutal. En el mencionado comunicado de Google España se dejó un recado interesante: "vale la pena mencionar que recibimos muchas más solicitudes de inclusión en Google Noticias que de exclusión". No les necesitan. Nosotros tampoco. No así, al menos. Pero la crueldad e hipocresía servilista que han demostrado no se podrá olvidar nunca. Es completamente imposible frenar la innovación y no adaptarse a ella se paga y pagará caro, incluso con el Gobierno como aliado.

Más de: CANON AEDE
hazte socio

Recomendados