airbag

Imagina un airbag que pueda cubrir toda la superficie lateral de una furgoneta o de un pequeño autobús. Imagina un airbag de cortina que permita proteger como nunca antes habíamos visto hasta cinco filas de pasajeros. Imagina que la seguridad en el transporte de pasajeros, una gran olvidada, cambia por completo gracias a Ford y a TRW. Esto, al menos, es lo que pretenden los responsables de un proyecto cuyo fin es que veamos menos muertos por accidentes graves.

Superando retos y abriendo camino a airbags mucho más grandes

Una de las mayores complicaciones a la hora de diseñar un airbag es la homogeneidad a la hora de hincharse. Si un airbag tardase más en llenar de aire una zona del mismo sería un verdadero problema que comprometería la seguridad y la eficacia de este dispositivo. Y éste es un gran problema para los investigadores que están estudiando cómo proteger mejor a los ocupantes en caso de accidente.

Un airbag convencional tiene una capacidad de aire en su interior de unos 40 litros.

El tiempo que tarda un airbag en estar completamente inflado se mide en milisegundos, y cuanto más reducido sea este periodo mejor, mayor será la seguridad. Crear una bolsa de aire que multiplique por 4, 5 o incluso 6 veces el tamaño convencional de un airbag supone un gran reto de inflado. Más que diseñar una bolsa especial, el trabajo de campo se encontraba en desarrollar un sistema de inflado que iguale en características al de los airbags más pequeños.

Ser grande no podía ser un problema, sino una virtud. Unos 4,6 metros de largo por 0,9 metros de alto son suficientes para cubrir todo el lateral de una Ford Transit con capacidad para 15 personas en sus cinco filas de asientos. El volumen de este nuevo airbag multiplica por tres el de los actuales cubicando hasta 120 litros de aire en su interior. El tejido empleado en la construcción de este nuevo airbag es el poliéster.

Este airbag de cortina está construido como una sola pieza y será de serie en el nuevo Transit.

Gracias a dos infladores, colocados en los extremos, este nuevo airbag de cortina es capaz de inflarse en cuestión de milisegundos tras el envío de la orden desde la centralita. Además, después de haberse inflado este airbag se mantiene inflado durante unos segundos. Estos infladores están programados con un patrón desarrollado para gestionar la dirección del despliegue del airbag así como el grosor de la bolsa a través de toda su longitud.

La función de este enorme airbag de cortina no es otra que mejorar la protección de los ocupantes en la cabeza y en el cuello en caso de impactos laterales e incluso en vuelcos.

Un autobús convencional en España tiene entre 15 y 19 filas de asientos, con esta idea Ford y TRW conseguirían, por ejemplo, que con 4 o 5 airbags por cada lado un autobús mejorase su seguridad y que sus pasajeros viajasen mucho más seguros en caso de accidente.

Tras el airbag colocado en la guantera y éste, Ford se posiciona como uno de los fabricantes que más están apostando por la seguridad mediante la innovación tecnológica en dispositivos clásicos como los airbags.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.