El día miércoles 16 de julio del año 1969 a horas de mediodía despegó, desde el complejo Cabo Kennedy del estado de la Florida en los Estados Unidos, el cohete Saturno V llevando a bordo a tres hombres que harían historia, tres astronautas que irían en una misión de ida y vuelta a nuestro único satélite natural, la Luna, en medio de la llamada carrera espacial que vivían los Estados Unidos y la entonces Unión Soviética.

Apolo 11 fue el nombre de esta misión, cuyo nombre oficial era AS-506, y llevaba a bordo a tres de los nombres más escuchados desde entonces no solo en el mundo de la astronomía y aeronáutica, sino en cualquier ámbito, dado que fueron los protagonistas de uno de los hitos más importantes de la humanidad.

Neil Armstrong, comandante de la misión, Edwin "Buzz" Aldrin, encargado de pilotar el módulo lunar, y Michael Collins, piloto del módulo de mando. Estos hombres de entre 38 y 39 años hicieron una misión de 8 días cuyo mayor momento se vivió el 21 de julio del año 1969, cuando Armstrong colocaba el primer pie de un ser humano en superficie lunar.

Armstrong, Collins y Aldrin - Foto de: NASA
Armstrong, Collins y Aldrin - Foto de: NASA

Hasta ese lunes 21 de julio, hace 45 años, nadie realmente sabía si era o no posible que el hombre llegara a la Luna. Sin duda tanto la nasa como el gobierno del entonces presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, tenían grandes ambiciones al respecto, este último sobre todo por el tema político, "ganarle a los rusos", en medio de la época más tensa entre esos dos países.

Saturno V (Wikimedia)
Saturno V (Wikimedia)

Y es que realmente el viaje a la Luna fue más un capricho que otra cosa, aunque un capricho que resultó en una de las hazañas más grandes de la humanidad. Sí, se demostró que el hombre puede ir y venir a la Luna, y se recolectaron casi 22 kilogramos de rocas lunares y muestras para análisis, pero más allá de eso, no hubo ningún otro logro científico o descubrimiento en cuanto a materia lunar.

Durante décadas la ambición del ser humano en cuanto a ir al espacio era enorme y potente. Lo hemos presenciado en infinidad de libros y películas de ciencia-ficción, que ese 20 de julio hace cuatro décadas y media pasó a ser mucho más que ficción, e incluso la historia asegura que los Nazis también tenían interés en la materia. Todos, buenos y malos, querían ir al espacio. Armstrong y Aldrin, fueron los primeros en lograrlo.

La misión duró un poco más de 195 horas (8 días), de las cuales 21 horas y 36 minutos se encontró el módulo en la superficie lunar y de ellas, apenas durante 2 horas y media se realizaron actividades extravehiculares, o lo que es lo mismo, caminaron sobre la Luna, y se vivieron algunos de los momentos más históricos de nuestra especie.

Un pequeño paso para un hombre

Durante 45 años mucho ha cambiado para nosotros, pero curiosamente, aunque los visionarios de la ciencia-ficción se cansaron de imaginar estaciones lunares y colonias espaciales, desde hace 42 años el hombre no ha regresado a la Luna. Sin embargo, eso no ha detenido el crecimiento de las investigaciones espaciales, y nuevos logros, siempre teniendo presentes como inspiración y como héroes a los miembros del Apolo 11.

Varias generaciones han pasado y todavía cualquiera siente la emoción al escucharse la frase más épica de esta hazaña, la frase que quedó grabada en la historia, la frase que dijo Armstrong cuando descendía por las escaleras de "Águila" (apodo del módulo lunar), y retransmitía a través de una cámara de televisión a todo el mundo mientras salía a superficie lunar:

Esto es un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad

Foto de: NASA
Foto de: NASA

Un total de seis misiones tripuladas llegaron a la Luna, por lo que han sido doce hombres los únicos en la historia de la humanidad que han logrado dar pasos sobre la superficie de nuestro satélite, dado que siempre llegaban de dos en dos, mientras un tercer miembro de la tripulación se quedaba en el módulo de comando.

Pero nunca serán olvidado los nombres de Neil Armstrong y Buzz Aldrind, los primeros en conquistar la Luna, y dar inicio a una nueva era de la exploración espacial, que aunque ha estado de cierta forma paralizada" por 42 años, tiene la ambición de llevarnos a Marte en algún momento dentro de las próximas dos décadas, así no sea nada más de la mano de la NASA.