Tenía muchas ganas de probar el nuevo exclusivo de Xbox tras su trailer preliminar, y desde luego no ha defraudado para nada. Con una estética más cerca del cómic que del fotorealismo, Sunset Overdrive es uno de los juegos más divertidos de los que llegarán a la consola de Microsoft y que en este casó lo hará con un modo cooperativo de hasta 8 jugadores el 28 de octubre del presente año.

Sunset Overdrive parte de una estética cómic para alejar al jugador de otros juegos más dramáticos a modo de como carta de prestación que desde el primer momento avisa que no va a ser parecido a lo que estamos acostumbrados, aportando grandes dosis de diversión y humor solo con su puesta en escena, con escenarios muy bien conseguidos y un diseño en los distintos elementos bastante acertado para que rápidamente identifiquemos el juego que tenemos en las manos.

Estética colorida y mucha acción son las señas de Sunset Overdrive
Lo cierto es que una vez a los mandos de Sunset Overdrive, nos recuerda irremediablemente a otra franquicia de la consola como Dead Rising, pero mucho más centrado en la acción, los movimientos y la energía cinética para ir avanzando a lo largo del juego a través de maniobras en función del contexto: si saltamos hacia una pared, el personaje hará un movimiento distinto que si lo hacemos hacia un muro o nos subimos a un raíl, todo muy correcto.

En este sentido, está muy bien conseguido, dando bastante libertad al jugador y eliminando de un plumazo la linealidad de otros títulos que hacen uso de este sistema. Sunset Overdrive utiliza la perspectiva en tercera persona y el uso de este tipo de elementos para fomentar el movimiento constante del jugador, algo que se antoja obligatorio para no ser aplastado por hordas de aliens hambrientos; siempre eso sí, contando con la posibilidad de realizar un buen número de maniobras en cada situación, algo que no es tan fácil como parece.

Y es que en Sunset Overdrive aprenderse las maniobras y las acrobacias del jugador es algo indispensable si queremos sobrevivir, ya que en sentido contrario a los pocos minutos nos encontraremos en el suelo, rodeados de Aliens que acabaran con nosotros a los pocos segundo. Exiten multitud de movimientos posibles para cada situación del juego

Esta dificultad añadida es quizás una de las principales fortalezas que el juego esconde tras su colorido y divertido diseño: no es un juego para niños ni tampoco es el típico juego mata-mata lineal, es un título a la altura de cualquier triple A que se precie y digno merecedor de la nextgen.

En nuestro caso, la prueba del juego se limitaba a modo de un solo jugador, por lo que no pudimos probar el sistema cooperativo de hasta 8 jugadores con distintivos modos de juego que prometer ser el verdadero punto de partida de Sunset Overdrive.

Un buen número de armas disponibles, muchos aliens y un sin fin de acrobacias saltos y disparos, todo ello unido a un humor muy característico y a un personaje totalmente irreverente, hacen de Sunset Overdrive uno de los títulos obligatorios de Xbox.