Luego del evento queda la gran experiencia de asistir al Campus Party México 2014, también queda que el siguiente año volverá a la Ciudad de Zapopan debido al éxito de esta edición. La buena noticia es que en 2015 la capacidad será de 15 mil campuseros. La mala noticia es para las demás ciudades de la República que desean que el evento llegue a ellas. La centralización de los eventos masivos es, tristemente, una realidad en México.

Ahora bien, luego de largas jornadas de actividades ¿qué queda del Campus Party, qué aprendimos? Varias cosas por fortuna.

Beakman es un genio

20140625_193508

La conferencia que más disfruté por las muchas cosas que despertó fue la de Beakman en la que los asistentes pudimos disfrutar a este personaje de nuestra niñez que explicó fenómenos de la ciencia en vivo. Su humor es genial, inteligente, espontáneo. Lo demostró aún más después de Beakman, cuando apareció como Paul Zaloom y habló de cómo fue que El mundo de Beakman, su programa, fue posible. Lo explicó con una genial presentación, donde reía de todos y sobre todo de sí mismo.

Si antes apreciaba este programa con el que entendía los conceptos de ciencia más complejos de una forma tan divertida, ahora que tuve la fortuna de asistir a su conferencia magistral lo valoro aún más. Le tengo más cariño porque hay veces que la vida junta genialidad con más genialidad y nos da regalos tan grandes como el programa de Beakman.

Efectos visuales y efectos especiales, ambos son un arte

Es cierto que hay una discusión profunda en este sentido, sin embargo ambas son verdaderamente geniales. Para poder llegar a esta conclusión pensé mucho en lo visto en 3 conferencias durante el Campus Party, la primera fue la conferencia magistral de Grant Imahara, este genial ingeniero que es conocido por su trabajo en Mythbusters. Gant explicó cómo es que llegó a tener a hacer lo que hacía en ese programa de televisión que ponía a prueba los mitos urbanos más descabellados, y que generalmente todo terminaba en explosiones.

Grant Imahara, Jaime Jasso y Daniel Shmid hablaron sobre su trabajo y cómo llegaron a trabajar en superproducciones en el cine con su arte

Contó sobre su formación personal y los pasos que él considera necesarios para conseguir el trabajo de los sueños en el ámbito que se desee. Así, también pudimos ver los demás trabajos que ha realizado y vaya cantidad de películas en las que ha participado con su arte. Ha formado parte de las películas como Star Wars, Jurassic Park, The Matrix.

Luego vienen las dos conferencias de lado de los efectos visuales. La conferencia magistral de Jaime Jasso trajo a los asistentes la experiencia de este mexicano que forma parte del equipo de Industrial Light and Magic. Daniel Smichd, que también trabaja en la misma empresa dio una conferencia un día después y habló en tono muy personal sobre su carrera en los efectos visuales. El arte de ambos es increíble, la forma en que han conseguido alcanzar esos puestos de ensueño no son fáciles y sin embargo lo han hecho muy bien. Ambos hablaron de la pasión y profesionalismo que hay que imprimir en la labor que hagamos, sea cual sea.

Así pues, me queda muy claro que el lado humano de los efectos visuales y efectos especiales son lo importante en ellos, el arte en ambos es uno que lleva detrás mucha pasión y dedicación.

Ser emprendedor es una locura

20140627_190825

Otro gran tema en las conferencias del Campus Party fueron las startups. Es un tanto cansado, en algunas ocasiones, el concepto del emprendedor. A veces me da la imagen de un tipo tremendamente entusiasta y tan positivo que frustra. Pero no. Hubo grandes conferencias en las que estoy segura más de uno se entusiasmó en ponerle intención y un buen camino a una idea o servicio que imaginó aunque parezca una locura.

El valor de una empresa es cómo se hacen las cosas y no qué se hace

Eduardo Arcos, fundador y CEO de Hipertextual estuvo en el Campus y habló de sus grandes fails durante su carrera y agradecí el tono de su charla porque sé que el lugar donde se aprende es en los fracasos, por dolorosos que sean. También me pareció una gran experiencia por conocer como se ha formado esta empresa a la que pertenezco. Pero antes que se me acuse de adulación puedo agregar que aprendí que el valor de una empresa es cómo se hacen las cosas y no qué se hace. Me queda claro que es el punto diferenciador de cualquier startup.

También tuvimos la fortuna de escuchar la conferencia magistral de Marc Randolph, este gran señor dio una charla de esas que con el tiempo se van revelando más y más detalles. Habló de cómo las oportunidades se pueden encontrar en el dolor. Eso que causa problemas, eso que quisiéramos que fuera mejor, justo ahí está la idea ganadora para una startup ganadora.

Marc explicó que él es conocido por ser el fundador de Netflix pero que para él este servicio es su sexta startup. Es una verdadera leyenda de Sylicon Valley y fue un gran placer asistir a su conferencia, donde explicó también cómo gestionar las ideas y como llevar una a cabo. Sin duda los emprendedores asistentes a éstas y las demás conferencias en este tema habrán encontrado ejemplos, tips, argumentos y muchas ganas de seguir adelante con su idea loca.

Existe el sexismo en el Campus Party

Sí, tenía que llegar a este tema aunque se haya hablado del tema. Lo sorprendente no es ya los dos hechos que desataron la controversia. Si no las reacciones de muchos campuseros en las redes y en las opiniones que escuché en el Campus que pensaban que la controversia era una exageración y que habían sido hechos "normales".

Que hechos como los ocurridos en el Campus Party existan no significa que sean "normales"

Lo “normal” no es normal. Hay que ponerse a pensar más allá de lo que hemos visto constantemente. Precisamente un evento como este surge de no hacer más de lo mismo, sino integrar temas que se hablaban en medios especializados o no se hablaban en uno solo lugar. Lo “normal” ha sido que las mujeres no tuvieran inclusión en los temas de tecnología, por muchas razones sociales y tradicionales, no porque sea normal. Lo “normal” es que las mujeres sean usadas como imagen sexualizandas de marcas, pero no es normal. Y así podría seguir dando ejemplos.

El sentido de tocar este punto es que lo escandaloso no es el vestido de la chica, ni al conferencista que creyó que eso sería una graciosa forma de llegar a más jóvenes, sino que se piense que es normal. Y me quedo con la idea que fue muy bueno que sucedieron ambos hechos para que los organizadores cuiden mucho este punto en la siguiente entrega, también que gracias a ellos pudimos ver como si fuera un termómetro cuánto falta para llegar a una cultura de género sana. Obviamente falta mucho, porque no es normal.

Es genial que a la postre de todo estas controversias el Iron Geek lo ganara una chica, Jazmín Hernández Zepeda originaria de Culiacán, Sinaloa, de 26 años. La dinámica consistía en acumular puntos que se daban según la participación de los concursantes en las actividades del Campus Party. Ganó Jazmín y esto cierra muy bien el tema.

El próximo año, ¡más y mejor!