Hasta ahora solo habíamos visto un trailer de la siguiente entrega de Assassin's Creed, y por sorpresa en la conferencia de la E3 de Xbox pudimos ver un gameplay completo del juego que despertó nuestras ansias de jugarlo. Ayer tuvimos la oportunidad de probar la versión preliminar en la E3 y desde luego ha desatado en nosotros la misma sensación de cuando jugamos a la primera entrega de la saga: un punto y a parte en jugabilidad, calidad gráfica e historia que lo convierten en uno de los mejores títulos de todos los presentados en la E3.

Lo primero que llama la atención de Assassin's Creed Unity nada más ponerse a los mandos es la increíble adaptación del juego a la época de la Revolución Francesa. Desde los colores al ambiente del juego están estudiado al milímetro para que el jugador sienta que efectivamente está allí, lo que supone un salto desde las ediciones anteriores que, pese a estar bastante conseguida su ambientación, no llegaba a los niveles de esta última entrega.

Se ha mejorado la jugabilidad, ahora los movimientos son más precisos
Si además, sumamos el salto gráfico que ha experimentado la franquicia con Unity, estamos ante el mejor Assassin's Creed de todos los que hemos conocido, sobre todo a nivel de detalle, con mención especial a algunos elementos como las animaciones faciales y corporales de los personajes y el extremo nivel de detalle de la ropa.

Ambientado en París, la parte en la que hemos jugado es en la zona de Notre-Dame, donde Ubisoft ha desplegado todos sus recursos para dejar al jugador con la boca abierta. El ambiente en las calles dentro del juego, o el ir y venir de personas a lo largo de las mismas, crean un inmersión en el juego mucho mayor que en ediciones anteriores, por lo que en este sentido parece que han encontrado el punto entre un nivel de detalle bastante asombroso y el desempeño del juego a la hora de desplazarnos por los escenarios, ya que contando con que se trata de una versión preliminar no nos hemos topado con lag, caída de framerates u otros elementos que rompan la experiencia de juego.

El nivel de detalle de elementos como las armas, caras y vestimenta es asombroso
Pero si hay algo que resalte además de la ya mencionada calidad gráfica del título son sin duda las mejoras en la jugabilidad. Ahora los movimientos del jugador son mucho más rápidos y precisos, evitando situaciones en las que al realizar una acción esta se desarrollaba de forma distinta a la esperada. Ahora la sensación es mucho más suave y exacta y parece que Ubisoft ha puesto mucho empeño en cuidar este apartado en apenas un año, que se dice pronto.

En Unity subir, bajar o escalar edificios es mucho más natural -dentro de lo que cabe- aumentando la experiencia del juego y evitando errores a la hora de ejecutar una acción, algo que desde luego se agradece muchísimo, sobre todo en aquellas situaciones donde el sigilo es importante.

Assassin's Creed Unity 2

Sobre este último apunte, no tuvimos la posibilidad de probar una situación de sigilo al uso, puesto que nuestras pruebas se desarrollaron en una zona abarrotada lejos de otras situaciones más solitarias, importantes en esta entrega donde podremos movernos dentro de edificios fuera de las misiones principales del juego, lo que de nuevo aumenta la sensación de ser un título muy bien ejecutado.

El sistema de combate también ha mejorado enormemente, se acabo quedar atrapados en una batalla y tener que luchar hasta el fin, ya que la inclusión de algunos elementos en estas situaciones permiten al jugador replantear su estrategia de combate para ser más efectivo. Habrá modo cooperativo, pero no hemos tenido oportunidad de probarlo, y sobre el papel se trata un elemento muy a tener en cuenta para jugar a este títulos con amigos.

Poco más se puede decir de tan solo 15 minutos de juego, pero lo cierto es que el conjunto de las mejoras incluidas en Unity hacen de este Assassin's Creed un must have -a falta de probarlo en profundidad- para todos lo amantes de la saga.