Microsoft empezará a vender la Xbox One sin el Kinect por 400 dólares, eliminando la principal crítica a la nueva consola: su alto precio debido a la "olbigatoriedad" del sensor que, honestamente, no se usa tanto como a la compañía le gustaría. Así pues, finalmente, entra en razón y da su brazo a torcer.

Microsoft golpea encima de la mesa ante las fuertes ventas de su rival
Hace apenas 3 meses, en Febrero, el jefe de Marketing de Xbox UK, Harvey Eagle, comentaba que no había ningún plan para sacar la consola sin el famoso accesorio. Este pack estará disponible a partir del 9 de junio, el mismo día de la conferencia de Microsoft en el E3. A partir de Otoño se podrá adquirir el sensor de manera individual.

La compañía de Redmond ha anunciado una serie de medidas para contrarrestar las fuertes ventas de PS4. Entre ellas se puede destacar que los usuarios que no sean Gold podrán disfrutar de apps como Netflix o HBO Go. Microsoft quiere aumentar la base de usuarios con este nuevo precio y recompensar a los usuarios Gold de Xbox 360 con un título extra en Junio: “Super Street Fighter IV: Arcade Edition”. Asimismo el programa Games with Gold se estranará en la nueva consola también a partir de este mes con dos juegos “Max: The Curse of Brotherhood” y “Halo: Spartan Assault