John Carmack, una de las figuras y desarrolladores más importantes en la historia de la industria de los videjuegos, está siendo acusado por su antiguo empleador, ZeniMax Media, de haber llevado sin permiso tecnología que es propiedad intelectual de ZeniMax, a Oculus VR, empresa donde se desenvuelve desde mediados de 2013 como responsable de tecnología (CTO).

Según ZeniMax, Carmack habría enviado software de su propiedad al creador de las Rift cuando aún estaban en desarrolloZeniMax Media es la empresa madre de id Software, compañía desarrolladora que fundó John Carmack y donde trabajó por unos 20 años. Los voceros de la compañía aseguran que ya han enviado una notificación a Oculus VR, como reportan en Polygon, reclamando sus derechos legales sobre "tecnología que fue vital en el desarrollo de las gafas de realidad virtual Oculus Rift", y que sin ella, aseguran, no serían iguales.

Los antecedentes de este caso se remontaría hasta 2012 cuando un joven Palmer Luckey (fundador de Oculus VR, que creó las famosas gafas de realidad virtual en la cochera de su casa) se encontraba investigando y desarrollando su primer prototipo, que al ponerse en contacto con Carmack le envió y ZeniMax asegura que Carmack le facilitó software desarrollado por id el cual fue parte de la columna vertebral de este prototipo que luego llegó a Kickstarter y logró acumular más de 2.4 millones de dólares en financiamiento colectivo.

El pasado mes de noviembre, John Carmack renunció a id Software para dedicarse de lleno a Oculus VR y la realidad virtual que tanto le apasiona; de hecho, ya se encuentra desarrollando juegos e incluso una tienda de cómics virtual.

Por supuesto el nombre de Facebook no ha dejado de sonar en estas acusaciones y reclamos que podrían llegar a tribunales. Y es que la reciente compra de Oculus VR por Facebook podría haber sido el detonador de los reclamos de ZeniMax, que ahora buscaría compensación por el uso (¿indebido?) de su tecnología, en la creación de una compañía que ahora vale 2 mil millones de dólares.

Por ahora estas no son más que acusaciones, pero muy fuertes, que podrían resultar en largas batallas en tribunales y, de ser ciertas y realmente Palmer Luckey haber recibido tecnología de id Software para crear las Rift, una tajada de la transacción de compra por Facebook iría a parar a las arcas de ZeniMax Media.

En cuanto a las declaraciones de Carmack, en su perfil oficial de Twitter lo deja claro:

Ningún trabajo que he hecho ha sido patentado. ZeniMax es dueño del código que escribí, pero no son dueños de la realidad virtual.

Oculus [Rift] no usa ninguna línea de código que haya escrito mientras trabajaba bajo contrato con ZeniMax.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.