El cine y la música siempre se han llevado bien. De hecho, desde antes de que el cine fuera sonoro, la música ya estaba condenada a entenderse con este nuevo arte, sirviendo de transfondo para todas aquellas escenas en movimiento que la gente miraba perpleja y escéptica al principio. Tanto es así que muchas veces ha sido la música el principal motivo para rodar una película, que no entendamos algunas películas sin sus respectivas bandas sonoras o que, simplemente, la película haya sido un musical. Pero el cine además, ha servido en ocasiones para saciar las inquietudes de muchos amantes de la música: ya sea contando la historia de grupos (y generaciones enteras) o sirviendo como una extensión de la creatividad de algunos músicos. Prueba de ello, estas cuatro películas sobre música perfectas para los amantes de las buenas bandas sonoras.

24 Hours Party People

La década de los 80 cambió para siempre la historia de la música británica y 24 Hours Party People es, quizás, la mejor película para documentar todo lo que se gestó en el Manchester de los 80. Siguiendo la estela de Tony Wilson, este falso documental nos muestra de la historia de grupos como Joy Division o los Happy Mondays, además de centrarse en una de las discotecas más míticas de aquellos años (Hacienda). Una de las mejores películas sobre música del Reino Unido y clave para entender la importancia de aquel Manchester y su música.

Part Of The Weekend Never Dies

Todos hemos visto a niños pijos tomando droga y adhiriéndose de manera ferviente a alguna corriente de música electrónica pero Part Of The Weekend es mucho más. Además de contar con la aparición de algunos de los grandes de la electrónica, es el acompañamiento de 2manydjs (miembros de Soulwax) por una gira mundial. ¿Qué la convierte en una pieza digna de visionar? Su impecable montaje, que lleva los mashups de los djs al terreno fotográfico. Impresionante.

Control

Como mencionaba anteriormente, la historia de la música británica está ligada al Manchester de los 80 y el grupo de referencia, el que lo empezó todo, fue Joy Division. Control recorre la historia del grupo, centrándose especialmente en la figura del líder de la banda -Ian Curtis- y su dramático final. Para mí, la mejor película de música que se ha hecho en la historia del cine, una joya que debe ser visionada para comprender la importancia del grupo de Curtis y su imprenta en la música británica.

Trainspotting

Si bien Trainspotting no es una película sobre música, la banda sonora que acompaña cada uno de los planos de esta película es el himno constante de una generación perdida, atrapada y afectada por el drama del SIDA y la sobredosis. Una joya imprescindible para todo aquel que quiera ver algunas de las mejores canciones que ha dado el Reino Unido y quiera descubrir una Escocia muy diferente a la de las guías turísticas.