NIAID (Flickr)

Nuevo éxito en la lucha contra la infección por VIH. Tras conocer el primer caso en el que una niña seguía libre de virus tras nacer infectada y ser tratada inmediatamente, un segundo bebé reabre las esperanzas de lograr una terapia exitosa frente al ataque de este maligno virus.

Este segundo niño fue tratado de manera similar a la terapia recibida por la niña curada, solo que entre ambas aproximaciones terapéuticas media casi un año de diferencia. Después de que hayan pasado 23 meses desde que recibió inicialmente su tratamiento, no queda ni rastro del VIH en su organismo, lo que sugiere que resulta imprescindible atacar la infección lo más rápido posible.

Aunque los médicos han confirmado que no han hallado restos virales en el organismo del niño, este sigue bajo estricto tratamiento, para así evitar la reaparición del VIH. En palabras de Anthony Fauci, el responsable del U.S. National Institute of Allergy and Infectious Diseases, los resultados dados a conocer demuestran que "no existe carga viral del VIH, aunque no confirman que el niño esté completamente curado".

Tras estos dos casos de éxito contra el VIH, han sido más los médicos que han optado por estas vías de tratamiento de recién nacidos infectados con el virus en Canadá y Sudáfrica. Además, los resultados conseguidos han permitido acelerar el inicio de un ensayo clínico que tratará de probar en un mayor número de bebés si el tratamiento realmente funciona y los resultados son estadísticamente significativos.