Los relojes inteligentes o smartwatch son la sensación del momento. Si durante el MWC 2014 vimos nacer algunos como el Samsung Gear 2 y recientemente conocimos ese atractivo Moto 360, ninguno ha tenido hasta ahora más impacto en el público que el Pebble, y hoy demuestra que su impacto va más allá de una simple sensación, Pebble vende muchísimos, como su director ejecutivo, Eric Migicovsky, se lo ha asegurado a CNN.

Pebble ha demostrado que hay interés de relojes inteligentes en el mercado"Pebble ya ha vendido más de 400 mil unidades de su samrtwatch", pero lo que no aclara Migicovsky es si esta cantidad incluye las ventas de su reciente modelo en acero inoxidable, el Pebble Steel, o las 85 mil reservas que recibió cuando apenas se trataba de una campaña de Kickstarter.

Porque sí, más allá de que Pebble haya demostrado que a la gente sí le interesan los relojes inteligentes, pero bien hechos, me parece más importante el hecho de que es prueba de cómo una startup puede ser líder en un sector donde también participan empresas tan grandes como Samsung.

Kickstarter como trampolín al éxito

Los números de Kickstarter hablan por sí solos; ya han sido más de mil millones de dólares los que han sido invertidos en campañas a través de esta plataforma, mediante financiamiento colectivo o por goteo. Y aunque hasta la fecha solo unos pocos nombres han sonado con mucha fuerza, esos nombres son sinónimo de innovación y éxito.

Pebble

Pebble, Oculus Rift y OUYA son algunos de estos nombres, cada uno suponiendo un antes y un después en su mercado. Las gafas Oculus Rift han tenido tanto éxito que ahora la industria del videojuego realmente toma en cuenta a la realidad virtual (incluso Sony); OUYA puede que no haya sido tan exitosa en ventas después de nacer, pero mientras su campaña en Kickstarter llamó la atención de todos, y no fue sino después de su presentación que comenzaron a aparecer un montón de nuevas consolas Android.

Pebble, en su caso en particular, nos demostró que sí hay un lugar para los relojes inteligentes en el mercado, especialmente si sabes atender necesidades o usos específicos que realmente se agradecen.

Pebble lo hizo bien, y su éxito es más que merecido.