Desde Oculus VR, padres y desarrolladores de las gafas de realidad virtual que nacieron en Kickstarter, y que cuyo auge y popularidad demuestra que se preparan a revolucionar la industria de los videojuegos, han anunciado que ya no es posible comprar unas Oculus Rift de forma oficial, al menos por ahora, dado que se ha agotado la primera versión.

Ante nada debemos recordar que las gafas que han sido vendidas en realidad, técnicamente, no es un "producto comercial"; es un kit de desarrollo. De hecho, el primer modelo del kit de desarrollo, y durante el CES 2014 vimos presentada una nueva versión con sensores de movimiento y una pantalla de mejor resolución.

Del primer kit de desarrollo se hicieron 60.000 unidades, y todas ya han sido vendidas (a 300 dólares cada una), por lo que Oculus VR ha recibido ingresos de 18 millones de dólares hasta la fecha solo con la versión de desarrollo, más lo que logró recolectar en Kickstarter, reafirmando que esta empresa dará mucho de qué hablar en los próximos años, especialmente dado que John Carmack está trabajando en títulos que aprovechen al máximo la realidad virtual.

Se rumora que una de las razones por las que se agotó este primer modelo de desarrollo es porque uno de los materiales utilizados para su producción ya no es tan sencillo de obtener, sin embargo, la nueva versión llamada Crystal Cove está en pleno desarrollo, y en algún momento comenzará su producción en masa, y venta a los desarrolladores (a quienes está dirigido principalmente), y todo público.

En lo personal lo que suponen las Oculus Rift me fascina, es una nueva tecnología de realidad virtual que finalmente está bien hecha y adaptada a los videojuegos, y que por supuesto podrá ser aprovechada para mucho más que juegos.

Estoy seguro de que Oculus VR nos prepara algunos anuncios sorpresa para la E3, quizás el lanzamiento de su nueva versión de desarrollo, quizás mostrarnos el modelo final comercial. No lo sé, pero Oculus Rift es un nombre que escucharemos muchísimo más en el futuro.