El telescopio Hubble ha estado siguiendo en los últimos meses a un misterioso asteroide, conocido como P/2013 R3. Su trabajo en la observación de objetos como este continuará hasta 2018, fecha en la que será sustituido por el telescopio James Webb.

Desde finales de 2013, el Hubble comenzó a captar imágenes de este misterioso asteroide que, misteriosamente, se ha desintegrado (posiblemente por un cambio de su aceleración provocado por la luz solar). Las fotografías tomadas por el Hubble no indican que el asteroide colisionara con ningún otro cuerpo rocoso.

En base a las observaciones del Hubble, podemos decir que el asteroide P/2013 R3 se desintegró en una decena de fragmentos. Estos trozos, sin embargo, no eran demasiado pequeños, pues el radio del mayor medía cerca de 180 metros. Cada fragmento además contaba con una cola de polvo importante, como podemos ver en las imágenes.