Aunque nos pueda sonar lejana la fecha del 8 de abril, apenas quedan 36 días para el fin de soporte de Windows XP. Tras más de 12 años de servicio, Microsoft dejará de prestar soporte a Windows XP; a efectos prácticos, el fin de soporte implica que se dejarán de ofrecer actualizaciones y parches y, por tanto, debemos tomarlo como el fin de Windows XP. A pesar de lo cercana de esta fecha de fin de soporte de XP, este sistema operativo sigue siendo el segundo sistema operativo más utilizado; un hecho extremadamente llamativo si tenemos en cuenta el énfasis que está haciendo Microsoft en que migremos hacia Windows 8.

El 8 de abril finaliza el soporte de Windows XP, un sistema operativo que aún es el segundo más utilizado.

¿Migrar o no migrar? Esta es la gran pregunta que se hacen muchos usuarios y empresas que, a día de hoy, siguen usando equipos con Windows XP. En mi opinión, el fin de soporte de Windows XP es un asunto muy serio y debemos dedicar algo de tiempo a pensar qué vamos a hacer a partir del 8 de abril si es que, a día de hoy, aún seguimos usando este longevo (y ya obsoleto) sistema operativo. Empresas y operadoras de sistemas críticos viven en una especie de contrarreloj de planes de migración y soluciones de contingencia para prepararse para el 8 de abril; una situación que, quizás, a nivel de usuario se viva con algo menos de intensidad pero que tampoco deberíamos ignorar.

Con la idea de clarificar un poco las cosas y, al menos, ayudar a los usuarios de Windows XP a plantearse las opciones a seguir, vamos a dedicar unos minutos a analizar qué significa el fin de soporte de Windows XP y qué decisiones debemos tomar.

Sistema operativo uso - Fin de soporte de Windows XP

¿Qué implica el fin de soporte de XP?

Al inicio hemos comentado qué significa, en resumidas cuentas, el fin de soporte de XP. Microsoft suele poner fecha de caducidad a sus sistemas operativos; mantener de manera indefinida un producto es algo inviable y, con el tiempo, es normal descatalogar un producto para dar paso a productos nuevos.

El fin de soporte de XP abre la puerta a que los proveedores de software hagan lo mismo con sus productos y dejen de soportar versiones para este S.O.

Windows XP ha sido un sistema operativo muy longevo; tanto es así que casi se nos hace imposible que vaya a desaparecer pero negar la realidad no nos servirá de mucho. Microsoft dejará de dar soporte de ofrecer actualizaciones y parches, retirará de la descarga Microsoft Security Essentials para XP y, poco a poco, los proveedores de aplicaciones hagan algo similar con sus productos (Google Chrome dejará de estar disponible para Windows XP en 2015). Así que, a partir del 8 de abril, Windows XP entrará en una especie de "caída en barrena" que nos irá dejando sin aplicaciones, actualizaciones y parches; se quedará muerto y sin software.

Evidentemente, con lo arraigado que está XP entre los usuarios, migrar no es algo inmediato y Microsoft es consciente de ello; aún así, el fin de soporte de XP lleva anunciándose desde hace mucho tiempo, quizás demasiado como para haber hecho planes de migración o habernos planteado qué hacer.

fin de soporte de Windows XP
Caco Oportot en Flickr

¿Migrar o no migrar? Esa es la cuestión

Sabiendo que, a partir del 8 de abril, los proveedores de software irán dejando de lado Windows XP; creo que es importante que nos planteemos una solución. Todos los usuarios de Windows XP deberían plantearse, como mínimo, 3 preguntas:

  • ¿Debo migrar hacia otro sistema operativo o permanezco en Windows XP?
  • ¿Hasta cuándo podría permanecer en Windows XP?
  • ¿Qué sistema operativo podría usar para sustituir a Windows XP?

Si bien es cierto que el 8 de abril está marcado como el fin de soporte de XP, Microsoft nos brinda un poco de margen y no cerrará del todo el mundo de XP. El pasado mes de enero, los chicos de Redmond anunciaron que, hasta el 14 de julio de 2015, Microsoft seguiría lanzando parches antimalware para Windows XP; dicho de otra forma, aunque no lanzarán actualizaciones, sí que lanzarán las herramientas de eliminación de malware durante un tiempo adicional para dejar algo de margen a los usuarios para la migración.

Honestamente, creo que "no migrar" no es una opción válida a seguir; sin embargo, no tenemos por qué migrar aceleradamente antes del 8 de abril , tenemos algo de margen para hacer las cosas bien. Por mucho que Microsoft nos ofrezca estas herramientas antimalware o busquemos un buen antivirus, Windows XP es un sistema operativo obsoleto y, por tanto, presentará bugs que no se van a corregir y que, por tanto, pueden ser una amenaza para nuestra seguridad.

No migrar no es una opción; sin embargo, tampoco es obligatorio migrar antes del 8 de abril.

En resumen, si bien es cierto que no tenemos por qué abandonar Windows XP antes del 8 de abril, en mi opinión, no deberíamos tomar el "no migrar" como una opción. Podemos hacer una migración ordenada pero permanecer en XP de manera indefinida presenta 2 grandes riesgos: quedarnos sin actualizaciones para nuestras aplicaciones (los proveedores, en cascada, irán abandonando XP) y vulnerabilidades sin corregir como puerta de entrada a malware.

De todas formas, a partir el 8 de marzo, Microsoft lanzará una actualización para recordarnos que XP nos dice adiós y, desde ese día, veremos un mensaje en pantalla recordándonos la fecha del fin de soporte (un friendly reminder para que no olvidemos que tenemos que pensar qué vamos a hacer).

windows-xp

Migrar a otra versión de Windows

Evidentemente, para Microsoft lo más natural es que migremos hacia otra versión de Windows (preferentemente, para ellos, Windows 8). Aunque Microsoft se plantease que el fin de soporte de XP iba a aumentar la tasa de adopción de Windows 8, la realidad es bastante distinta. Windows 7 se ha convertido en el destinatario de gran parte de los usuarios procedentes de XP pero, lógicamente, la elección de un sistema operativo u otro dependerá de muchos factores.

Si atendemos al soporte de Microsoft, las fechas planificadas de fin de soporte son las siguientes:

  • Windows Vista: fin de soporte extendido el 11 de abril de 2017
  • Windows 7: fin de soporte extendido el 14 de enero de 2020
  • Windows 8: fin de soporte extendido el 10 de enero de 2023

Windows Vista es, bajo mi punto de vista, una plataforma a olvidar; de hecho, gracias al horror de Windows Vista se consolidó aún más la planta de Windows XP y se convirtió en "el sistema operativo estable" del que las empresas no querían moverse. Por tanto, las mejores opciones a tener en cuenta, dentro de los productos de Microsoft, son Windows 7 y Windows 8; la elección de un sistema operativo u otro dependerá, en gran medida, de los requisitos técnicos de nuestro equipo.

Si queremos migrar a Windows 7, nuestro PC debería cumplir con las siguientes características mínimas (según las recomendaciones de Microsoft que, desde mi punto de vista, se quedan cortas):

  • 1 GB de memoria RAM para instalar la versión de 32 bits / 2 GB de memoria RAM en la versión de 64 bits
  • Procesador con una frecuencia mínima de 1 GHz

Si queremos migrar a Windows 8, nuestro PC debería cumplir con las siguientes características mínimas:

  • 1 GB de memoria RAM para instalar la versión de 32 bits / 2 GB de memoria RAM en la versión de 64 bits
  • Procesador con una frecuencia mínima de 1 GHz

Si el hardware de nuestro equipo da la talla o podemos ampliarlo, podríamos migrar hacia Windows 7 o Windows 8.

Aunque Microsoft recomiende esta especificaciones, la realidad es que se quedan muy cortas para ofrecer una experiencia de uso agradable para el usuario. Particularmente, creo que necesitaríamos el doble de memoria RAM para no desesperarnos y terminar lanzando nuestro PC por la ventana.

El fin de XP también puede ser una oportunidad para cambiar nuestro PC o invertir en algunas ampliaciones que nos permitan instalar Windows 7 o Windows 8 sin una merma en la experiencia de uso o en nuestra productividad pero, lógicamente, es algo que depende del presupuesto con el que contemos cada uno.

Lo que sí es importante que tengamos en cuenta es que no es posible actualizar, directamente, desde XP a Windows 8; solamente vamos poder salvaguardar nuestros favoritos y archivos personales. Precisamente, para facilitar la salvaguarda de nuestra información personal, Microsoft va a lanzar una herramienta para transferir nuestros datos desde XP a un equipo con Windows 7 o Windows 8.

Elementary OS - Fin de soporte de XP
Sylvain Naudin en Flickr

Migrar a otra plataforma

El fin de soporte de Windows XP también podemos verlo como una especie de "oportunidad para el cambio". Puede ser un buen momento para saltar hacia otro ecosistema; podríamos cambiar de PC hacia Mac y abrazar el mundo de OS X o, por el contrario, abrazar el mundo del software libre y apostar por Linux.

Si nuestro hardware se queda corto para actualizar a otra versión de Windows, podríamos migrar a Linux.

No me parece algo descabellado saltar a Linux desde Windows XP; si no tenemos presupuesto para cambiar de PC o ampliar el que tenemos, podríamos recurrir a alguna distribución Linux ligera que nos permita instalar un sistema operativo plenamente funcional y con soporte en un equipo de hardware limitado.

Si alguien piensa que el salto a Linux es demasiado abrupto, distribuciones como Elementary OS, Linux Mint o Ubuntu nos facilitan mucho el entorno de trabajo y, de hecho, migrar a software libre se ha convertido en una de las opciones que han tenido en cuenta muchas empresas y gobiernos con la llegada del fin de soporte de Windows XP.

Como podemos comprobar, los usuarios que aún utilizan Windows XP tienen bastante en lo que pensar en estos días. El fin de soporte de XP no es el fin del mundo pero, honestamente, tampoco es algo a ignorar. Opciones tenemos bastantes sobre la mesa, solamente tenemos que apostar por aquella que mejor se adapte a nuestro presupuesto y, sobre todo, nuestras necesidades.