Imagina que viajas al pasado, 13.800 millones de años atrás. Se acaba de producir el Big Bang, la conocida "gran explosión", origen de todo lo que conocemos, de todo lo que somos. Aquel estallido es el punto inicial del desarrollo posterior del Universo tal y como lo conocemos.

En aquellos primeros segundos, el cosmos comenzó a expandirse exponencialmente, siguiendo la teoría de la inflación cósmica, propuesta por Alan Guth en 1981 y actualizada con las ideas de Andrei Linde, Andreas Albrecht y Paul Steinhardt.

La imagen que vemos supone la primera evidencia de que la teoría de la inflación cósmica es real. Los resultados han sido logrados gracias al trabajo del telescopio BICEP2, situado en el Polo Sur, que nos ha permitido ver muy cerca cuáles podrían haber sido los primeros instantes tras el Big Bang.

De confirmarse todos los datos obtenidos hoy, se abriría un nuevo capítulo en la historia de la astronomía y la física. Estas conclusiones sobre los instantes posteriores al Big Bang permitirían por primera vez conectar conceptos relacionados con la mecánica cuántica y la relatividad general.

La fotografía captada por los científicos del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics permite confirmar que la inflación cósmica fue real, y además, fue un proceso muy poderoso. Este descubrimiento, sin duda, ofrece nuevas pistas sobre los primeros instantes ocurridos tras el Big Bang y continúa respondiendo a preguntas tan metafísicas como por ejemplo "¿de dónde venimos?" o "¿por qué existimos?"

Como colofón, la Universidad de Stanford ha publicado un vídeo en el que muestran cómo Andrei Linde, profesor que propuso la teoría de la inflación cósmica, recibe la noticia de que los datos experimentales le dan la razón años después de su trabajo. Un vídeo emocionante que resume un verdadero hito histórico para la física:

👇 Más en Hipertextual