Titanfall era una de las grandes promesas de la E3 2013 para esta "nueva generación" que ya deberíamos dejar de llamarla así de una vez por todas. Este título nace como producto de un estudio totalmente nuevo, llamado Respawn Entertainment y cuyos fundadores son los padres de Call of Duty y Modern Warfare. Titanfall prometía tener todo para luchar con el invicto Call of Duty en el mundo de los FPS de acción, ¿cumplirá su promesa?

Titanfall no es un Call of Duty más, y eso es una gran noticiaPues lo primero que debo dejar claro es que Titanfall no es Call of Duty, ni Battlefield. Confieso que luego de todo el hype o emoción por el juego que parecía ser EL título definitivo para Xbox One, simplemente imaginé me encontraría con un FPS de ciencia ficción más. Una especie de Halo o algo así, con robots gigantes. Qué equivocado estaba.

La promesa de Titanfall es cumplida... pero a su manera. Sí, tiene todo para competir con un Call of Duty y su increíble liderazgo, en un género que ya muchos consideramos estancado (al menos en consolas, que para PC hay genialidades como el nuevo Loadout o Team Fortress que siempre serán buenos); pero es la forma en la que Titanfall ofrece su jugabilidad lo que lo hace único, espectacular, y muy divertido.

titanfall batalla

Durante los últimos días me encontré probando la beta en PC, y aunque gráficamente no luce nada especial o "next-gen" (espero que sea porque se trata de una beta), esta situación la viví repetidamente:

Sales de tu nave al campo de batalla, te diriges a una de las zonas controladas por el enemigo, no caminando, sino saltando sobre las paredes. Luchas y usas tus distintas armas por un par de minutos hasta que puedes convocar por primera vez tu Titán, que cae a algunos metros sobre ti y vas eliminando enemigos mientras te diriges a él, a diestra y siniestra, y saltas sobre él para que luego su enorme mano te tome y te lleve a la cabina de piloto, y sigues en combate pero esta vez dentro de un armazón de hierro.

Luego, te enfrentas cara a cara a uno o dos titanes enemigos, mientras otros pilotos te atacan con su armamento pesado, y esquivas una y otra vez las balas enemigas, mientras disparas para que a continuación, si no fuiste lo suficientemente bueno, tu Titán esté a punto de ser destruido, pero te lanzas en un ataque kamikaze hacia el titán enemigo y luego expulsas el asiento de piloto, lo que activará el modo de autodestrucción que hará un gran daño al otro titán y mientras que tu, como piloto, caes del aire y le disparas ráfagas y más ráfagas de balas con tu rifle anti-titán hasta que logras destruirlo y, finalmente, pones pie en tierra y sigues el combate.

Sencillamente fascinante, no hay otra forma de describirlo.

Equilibrio en combate

Más allá de la maravillosa jugabilidad de Titanfall, que me hizo sonreír y llevarme las manos a la cabeza en varias ocasiones, me percaté de cómo el juego, al menos en sus partidas de multijugador (que es lo que he probado), mantiene un equilibrio perfecto para jugadores expertos y no tan expertos.

titanfall mecha

Si no eres el más experimentado jugador de FPS que se compró su copia de Call of Duty Ghosts o Black Ops II, y no más al entrar a una partida no han pasado dos segundos cuando estás muerto; o no haces más que huir de una inevitable muerte, no hay nada de qué avergonzarse, yo también pasé por eso en su momento. La diferencia con Titanfall es que el sistema de combate en multijugador incorpora la cantidad de jugadores y bots (sí, ¡bots!) justa para mantener equilibrio entre todos los jugadores, incluyendo los más novatos.

Ahora, entiendo que esto no será una noticia muy agradable para los más puristas jugadores de FPS desde las épocas de Counter-Strike 1.6, pero es lo especial de Titanfall, lo que lo hace diferente. No son partidas tan rápidas y mortales como en Call of Duty, ni los mapas te obligan a recorrer enormes distancias para poder encontrarte con un enemigo como en Battlefield. Equilibrio, como dije, es la palabra correcta para describir esto.

Así, cualquiera puede entretenerse sin frustraciones en una partida, bien sea defendiendo un punto o atacando al enemigo haciendo uso de las distintas habilidades y armas, cada una con su truco que debe ser perfeccionado. De nada sirve pensar que la "Smart Gun" te ayudará o te hará el trabajo fácil, si no consideras el sigilo, dado que encontrarte cara a cara con un enemigo es la muerte segura.

titanfall beta

También el hecho de que sea posible caminar por las paredes le da al juego otro punto de vista. En los FPS siempre estamos atentos de nuestro alrededor, lado a lado; en Titanfall, debemos estar atentos verticalmente también, sino queremos que nos ataque un enemigo por sorpresa o, peor aún, nos caiga encima un titán que entregan a algún piloto enemigo (me sucedió... dos veces).

Decenas de armas, diferentes tipos de titanes para tener una estrategia más acertada o personalizada en el combate, y un tipo de multijugador único, diferente a lo que hay ahora (algo que era tan necesario); eso ofrece Titafall, y me gusta creer que tiene todo el potencial para plantarle cara al mercado FPS de la actualidad.

El buque de guerra de Xbox One

Se me hace extraña la idea de que Respawn Entertainment vaya a lanzar Titanfall para Xbox 360, PC ... y Xbox One. Este título opta por la exclusividad para todo lo relacionado a Microsoft, sí, pero es un game changer en cuanto a la consola de sobremesa de la casa.

titanfall piloto pared

Hoy en día ni PS4 ni Xbox One tienen un catálogo fuerte de videojuegos, hacen falta la llegada de títulos como Watch Dogs o Destiny, que son de los más esperados. Pero la exclusividad es el arma clave de cada plataforma, y Titanfall es justamente lo que Xbox One necesita para brillar. En PS4 no hay un juego similar, hacerlo exclusivo fue muy inteligente, y aunque la nueva PlayStation tiene (o mejor dicho, tendrá) sus juegos atractivos y llamativos, la creación de Respawn es de los que marcan la diferencia.

Estoy muy seguro de que Titanfall será un nombre que sonará mucho en la mente de quien esté decidiendo qué nueva consola comprar.

Y sí, parece que el título cumplirá su promesa. El 11 de marzo cuando salga al mercado tendremos nuestra obligatoria reseña a fondo, para dar el veredicto final. Mientras tanto, el hype es más fuerte que nunca.