Red Star, el sistema operativo nativo de Corea del Norte, posee ese mismo grado de distinción que otras piezas de software o entretenimiento, en donde sus puntos más llamativos se encuentran en algún punto entre la copia descarada y la adaptación regional de productos eminentemente occidentales. Desde su versión 2.0 esta plataforma basada en Linux ya había sido señalada por los medios debido a su inevitable "inspiración" visual en el Windows de Microsoft, pero ahora, para el nuevo Red Star 3.0 han decidido ir un paso más lejos, centrándose en un diseño minimalista y estético que toma muchos, demasiados, elementos prestados del OS X de Apple.

Todo está ahí, desde las ventanas con sus distintivos botones azules hasta el menú tan distintivo de la plataforma de Apple. Cada elemento de Red Star 3.0 remite inmediatamente al software de los chicos de Cupertino en un movimiento curioso, que en el mejor de los casos podría ser interpretado como un extraño homenaje y un reconocimiento indirecto a la influencia de este Sistema Operativo.

Esta copia en realidad la desarrolló el gobierno de Corea del Norte. Las principales diferencias en su apariencia, con respecto a la versión 2.0, las encontramos, obviamente, en la interfaz del escritorio, donde los guiños al Mac OS X son completas calcas. Una situación interesante es que el Red Star de Linux en realidad lleva circulando en el mercado desde hace más de una década, siendo desarrollado por el Korea Computer Center (KCC), el centro de investigación e información tecnológica del gobierno de dicha nación, en otras palabras esta copia no sólo es legal, sino que es respaldada por las propias instancias oficiales de Corea del Norte. Siguiendo la línea del régimen coreano el Sistema Operativo Red Star encierra esta versión regionalizada y personalizada de las plataformas más convencionales, contando incluso con un navegador propio, llamado Naenara, el cuál es una versión modificada del Mozilla Firefox que conecta a una intranet nacional.

La versión 3.0 de Red Star en realidad salió al mercado durante el año 2013, pero es hasta ahora que se ha asomado fuera de su país para convertirse en este objeto curioso, gracias a Will Scott, un profesor extranjero que visitó el país para impartir una cátedra en la Pyongyang University of Science and Technology (PUST), topándose en su visita con este sistema operativo.