La Agencia Espacial Europea ha publicado hoy una bonita fotografía de la región conocida como Hephaestus Fossae, llamada así en honor al dios griego del fuego. Esta zona está repleta de impactos de asteroides y cometas, que dejan "auténticas cicatrices" en la superficie del planeta rojo.

La imagen fue tomada en 2009 por una cámara de alta resolución de la misión Mars Express. No es la primera vez que esta sonda captura las cicatrices de Marte. Hace solo unos meses, publicábamos en ALT1040 las fotografías de las fallas tridimensionales que se encuentran en Hebes Chasma.

Rastrear en el pasado geológico de Marte

En aquel caso, las imágenes de la Mars Express nos ayudaban a entender el pasado geológico de esta región marciana. Sin embargo, las "cicatrices" que encontramos en la superficie no solo sirven para conocer la historia del propio planeta rojo. Su estudio puede ayudarnos a conocer un poco más la relación entre "objetos externos", como asteroides y cometas, que pudieron golpear a Marte en el pasado.Solo mil cráteres tienen nombre propio en Marte, pero existen cientos más en su superficie

En particular, la fotografía publicada por la ESA muestra una serie de canales y depresiones de la región del Hephaestus Fossae. Su existencia se une a la larga lista de cráteres del planeta rojo. Aunque hay centenares de miles de cráteres en Marte, solo un millar tienen el "privilegio" de contar con un nombre específico.

Hephaestus Fossae, sin embargo, no es considerado como un cráter como tal, sino más bien como una importante hondonada donde en el pasado impactó un cuerpo rocoso. Esta región se extiende durante cerca de 600 kilómetros en el flanco oeste del Elysium Mons, un importante volcán de la Elysium Planitia, en el hemisferio oriental marciano.

Orografía de Marte: los recuerdos de un impacto

La imagen que ha dado a conocer hoy la ESA tiene unos particulares tonos pardos, verdes y azules. ¿A qué se deben? Esta fotografía, en realidad, está falsamente coloreada, para indicar en qué zonas el suelo está hundido como consecuencia del impacto del asteroide.

Las regiones en verde y amarillo son las que presentan una altitud moderada, y por contra, las que tienen mayor profundidad son de color violeta y azul. Estas últimas zonas pueden llegar a hundirse bajo el terreno unos 4 kilómetros. Alrededor de la gran fosa se pueden apreciar también otros pequeños cráteres, resultantes de impactos menos intensos.Los canales se originaron tras el deshielo que provocó el impacto del asteroide

Otra de las peculiaridades que podemos observar son las "corrientes" que parecen "fluir" sobre la superficie. Como comentábamos antes, la imagen del presente nos ayuda a indagar en lo que ocurrió en realidad en el pasado. ¿Qué pasó entonces en Hephaestus Fossae? Muy probablemente, el impacto del asteroide fue de tal magnitud que provocó que las temperaturas aumentaran de manera súbita.

Esto tendría que haber descongelado las capas de hielo bajo la superficie marciana, además de provocar corrientes de tierra y polvo. Esta mezcla fluyó desde el lugar del golpe, hasta formar los canales que observamos en la fotografía, a pesar de que a día de hoy estén completamente secos.

¿Cómo se puede explicar que los canales solo fluyan de la fosa más grande, y no de los cráteres más pequeños? Según los científicos de la ESA, el impacto solo fue lo suficientemente importante en el cráter mayor, de forma que pudo aumentar tanto las temperaturas como para descongelar el hielo que existía en el subsuelo. Esta situación no se repitió en los cráteres con menor diámetro.

La imagen de Hephaestus Fossae, por tanto, nos sirve para entender que no existen dos impactos iguales. Cada uno deja una cicatriz diferente en los planetas. No golpean de la misma manera cometas que asteroides, y no siempre lo hacen con la misma velocidad o contra la misma superficie. Explorar por tanto las huellas que dejan en la superficie nos ayuda a entender un poco más la historia geológica de cada planeta, incluido Marte.