Hay épocas del año en la que es costumbre disfrazarse. En ciertas regiones del planeta, este fin de semana comienza el Carnaval, festividad que invita a transformarte en aquello que te dicte tu imaginación y tus posibilidades. Aprovechamos para presentaros uno de los mejores disfraces que se han visto sobre la faz de la Tierra: una Game Boy Classic jugable gigante.

Para conseguirlo, han creado una carcasa a tamaño humano a la que le han integrado una pantalla, la característica cruceta y botones (en versión gigante). Todo esto manejado por una Raspberry Pi, lo cual posibilita cambiar el juego y poder disfrutar de cualquier título de la plataforma mientras vas a una fiesta de disfraces. La parte que me pareció más épica es que hicieron reproducciones de cartuchos gigantes, cambiando el juego cuando se introducen.

Hace unos meses se habían publicad algunas imágenes de la construcción de este disfraz en Reddit y ahora podemos disfrutar en un vídeo de su versión definitiva. Personalmente, me parece una genialidad y dudo que un disfraz vaya a sorprenderme como este en mucho tiempo.