Una reciente investigación de la Universidad de Cambridge ha permitido dar un paso más en la creación de órganos artificiales a partir de células madre. En este caso, su reto no se basa en usarlos como "fuente de transplantes" en medicina regenerativa, sino que los mini-hígados de laboratorios servirían en la investigación de nuevos fármacos.

Existe una gran polémica acerca del uso de animales de experimentación en el desarrollo de medicamentos. A día de hoy la biología computacional y la medicina no han logrado alternativas que puedan igualar los resultados obtenidos con modelos animales. Esta investigación, sin embargo, abre una nueva puerta al desarrollo de órganos in vitro para probar la eficacia de nuevos fármacos.Gracias a este trabajo, se podrían estudiar 100 compuestos químicos usando 50.000 animales menos

El uso de células madre se une a otras aproximaciones, como la utilización de simuladores, que tienen el mismo fin: reducir el número de ensayos con animales. A pesar de todos los esfuerzos, los modelos animales siguen siendo imprescindibles para poder investigar enfermedades tan terribles como el cáncer o el mal de Alzheimer.

En el caso del estudio británico, galardonado con el National Centre for the Replacement, Refinement and Reduction of Animals in Research (NC3Rs) 3Rs Prize, los investigadores se plantearon crear órganos artificiales en el laboratorio a partir de células madre. Debido a que el hígado es una de las dianas más importantes en la investigación y desarrollo de medicamentos, su objetivo no fue otro que impulsar la creación de "mini-hígados" mediante células madre.

Utilizando esta metodología, la Dra. Meritxell Huch explica que células madre obtenidas de un único ratón podrían utilizarse para probar 100 compuestos químicos, reduciendo así el uso de cerca de 50.000 animales. Estas impresionantes cifras han sido reconocidas en Reino Unido con este galardón, que reafirma de nuevo la importancia de las células madre en investigación.