Hace unos meses pude sentarme durante un día en el nuevo Lexus IS300h con motivo de su presentación nacional en Madrid, una prueba que tuvo como objetivo demostrarnos que el hecho de ser un modelo híbrido no significa que estemos ante un vehículo aburrido y enfocado exclusivamente a consumir poco. No, pude comprobar que puede ser divertido pero me faltó poder tenerlo unos días para comprobar lo que nos aseguraron los responsables de Lexus: es la mejor berlina híbrida por menos de 36.000 euros para flotas pero también para particulares.En ALT1040 ya te he hablado de la importancia de los vehículos híbridos para un fabricante como Lexus, que ha decidido abandonar sus modelos alimentados con diesel para centrarse en la gasolina y sobre todo, en los híbridos. Ya tienen un coche de estas características en todos los segmentos en los que está presente: compactos con el CT200h, berlinas con los IS300h, GS300h, GS450h y LS600h y 600hL y todoterrenos con el RX450h.

Pero hablemos de lo que significa el IS para Lexus. La primera generación llegó en 1999 con un corazón alimentado exclusivamente de gasolina, era una época en la que el diesel era muy importante pero la marca de lujo de Toyota inició su comercialización de esta peculiar manera. Para la segunda generación, siete años después, se adoptó el diésel y el 75% de las ventas cosechadas por este modelo fueron a parar al modelo alimentado con gasóleo.

Por ello, que hayan cambiado, otra vez, toda su filosofía para apostar por convencer al cliente de la típica berlina alemana con un motor diésel de dos litros que deben cambiar de mentalidad, que en un sector que vira hacia lo eléctrico el paso lógico es la hibridación, y ahí en Lexus son los que dirigen al mercado. Ningún fabricante premium tiene tantos modelos híbridos en su catálogo.

Diseño

La rompedora estética del Lexus IS300h no es una novedad, ya se ven muchas unidades circulando por nuestras carreteras, y es que la combinación de unos faros muy afilados con unos focos LED para la iluminación diurna con la forma de logo de Lexus y unos pasos de rueda a conjunto con la enorme parrilla delantera han conseguido enamorar a más de un usuario, entre ellos a mi.

En la zaga las líneas afiladas se mantienen y parece que los diseñadores se han basado en un cómic manga para su diseño, algo que han realizado también para el diseño de las ópticas traseras y el remate inferior del paragolpes. Lo más importante de esta nueva línea de diseño es que consigue que el Lexus IS300h tenga personalidad, empaque y sea capaz de dar un golpe de aire fresco a las típicas líneas estéticas de las berlinas alemanas.

En el interior puede suceder todo lo contrario o lo mismo, en función del acabado que escojamos. Si optamos por el F-Sport obtenemos la radicalidad que puede ofrecer el LFA, interior de vanguardia, cuadro de instrumentos totalmente digital y tapicerías llamativas, pero si aceptamos al acabado Hybrid Drive o Plus entre nosotros estaremos ante un modelo con una estética clásica, que se limita a derrochar elegancia y calidad por todos sus poros. Nuestra unidad era de estas últimas.

Pero el componente tecnológico no debemos olvidarnos y es que el Lexus IS300h puede deleitarnos con bastantes delicatessens incluso en el equipamiento de serie:

Climatizador bizona Cuatro modos de conducción: EV, eco, normal y Sport, si escogemos el modelo F-Sport tendremos uno más: Sport + ASC, un modo para virtualizar el sonido del motor dándole más cilindros y cubicaje Faros Bixenon Equipo de música con pantalla de 7 pulgadas, seis altavoces y dos puertos USB Alarma * Mando de control tipo ratón

Nuestra unidad equipaba, entre otros extras, el sistema de sonido Mark Levinson, una auténtica delicia para los oídos, y el sistema de navegación con el sistema Google Street View.

Mecánica

El Lexus IS300h se caracteriza por equipar un motor de combustión alimentado por gasolina de 2.5 litros de cubicaje y 181 CV de potencia de ciclo Atkinson con otro eléctrico capaz de desarrollar hasta 143 caballos, aunque la potencia total del conjunto es de 223. El único pero es la caja de cambios empleada, CVT, que prioriza el confort y suavidad por encima de las prestaciones. Digo pero porque puede ser más que suficiente para muchos usuarios pero saber que hay 223 CV y que va a ser complicado sacarles rendimiento puede que eche a muchos para atrás.

En cualquier caso, el objetivo de Lexus es ofrecer un vehículo cómodo y confortable y lo han conseguido. El ruido es insignificante y es que el trabajo para aislar el coche ha sido muy exhaustivo. Además, el cambio entre el motor eléctrico y el térmico es muy suave y solo se aprecia una pequeña vibración cuando se pasa de un motor a otro.

Pese a que sobre la báscula presume de 1.700 kilogramos la agilidad no se ve mermada y el hecho de ser un modelo con tracción posterior y un reparto de pesos perfecto (50-50) consiguen que meter el coche en una curva cerrada no sea un problema, que no notemos que sea torpe pese a su tamaño y además, que el control de tracción permita deslizar, si queremos, ligeramente la trasera.

En el apartado de la frenada es donde notaremos que estamos ante un modelo híbrido, pero tan solo nos llevará unos días acostumbrarnos al tacto artificial del pedal del freno. Como en casi todos los modelos híbridos y eléctricos no tenemos una bomba de freno como tal y de ello se encarga un sistema electrónico. Solo es acostumbrarse a este nuevo tacto.

¿Cuando se puede ahorrar con el Lexus IS300h?

El comprador de un vehículo híbrido valora poderosamente el ahorro que puede llegar a experimentar con respecto a un vehículo tradicional, ya no solo en materia de consumo de combustible. Entre las bondades de los modelos híbridos como el Lexus IS300h destacan el ahorro en frenos y en neumáticos, gracias en parte, al reparto de pesos 50-50 y al propio funcionamiento del motor eléctrico, que permite frenar el coche ligeramente sin emplear los frenos y recargando parcialmente las baterías.

Hablar de un ahorro de unos 1.500 euros en concepto de mantenimiento durante los cinco primeros años de vida del coche puede sonar insuficiente para justificar su compra a nivel particular, pero imagina que eres el responsable de flotas de una compañía que tiene que renovar su parqué. Ese ahorro multiplicado por los 10-15 coches que puede llegar a adquirir, a lo que se le suma el descuento que realiza la marca para este tipo de operaciones, convierte al Lexus IS300h en una seria alternativa para los ejecutivos que buscan una berlina seria, de calidad y que transmita una imagen de conciencia ecológica y ahorro en estos tiempos de recortes.

El ahorro no solo es monetario sino ecológico. Las emisiones CO2 de esta berlina son de 99 gramos por cada kilómetro recorrido, un BMW Serie 3 dos litros diésel equivalente emite 119 gramos de CO2 con casi 40 caballos menos de potencia (aunque existe una variante EfficientDynamics que emite 109 aunque su potencia se reduce hasta los 163 CV), un Audi A4 2,0 TDI con 177 CV (50 menos que el Lexus) emite 120 gramos de CO2 y un Mercedes Clase C con 170 CV emite 103 gramos. En todos estos modelos llama la atención que con potencias muy inferiores al Lexus emiten más CO2 por cada kilómetro recorrido.

Hablemos del consumo real

El fabricante homologa un dato en ciclo mixto de 4,3 litros cada 100 kilómetros, una cifra muy difícil de conseguir. En la toma de contacto ya mencionada conseguimos una cifra de 6,5 litros en un trayecto que combinaba montaña, ciudad y autovía, muy completo pero quise poner a prueba en mi recorrido de verificación de consumos hasta que punto se podía trabajar en conseguir lo que promete Lexus.

Este trayecto incluye mucha autopista y ciudad tratando de simular el recorrido que puede realizar el usuario de una berlina híbrida. Vivir a las afueras de una gran ciudad, a unos 35 kilómetros de su centro de trabajo, y que entra en la ciudad esporádicamente porque en su zona de residencia tiene todas las comodidades posibles. Este trayecto se compone de un 80% de autovía y un 20% de ciudad, baja velocidad, badenes...

Para un vehículo híbrido este tipo de pruebas son más que interesantes porque salen de la norma de homologación de consumos y es donde se ve hasta que punto estamos ante un vehículo ecológico. En la primera prueba conseguí un consumo medio según el ordenador de abordo de 6,1 litros y real de 6,33 pero en un segundo intento y con algo más de tráfico por lo que la velocidad media fue ligeramente inferior, pude rebajar este dato hasta los 5,25 litros de consumo real. ¿Cómo?

Porque a una velocidad de 100 km/h el motor eléctrico no entra en acción mientras que si tenemos algún tramo en el que vemos como nuestra velocidad se reduce drásticamente conseguimos activar el propulsor eléctrico durante un máximo de 3 kilómetros, que iremos recargando con la energía de la frenada y el empleo del motor térmico.

Conclusión

En la primera toma de contacto mencionaba que necesitaba tener este vehículo unos días para saber si merece la pena, para saber si es tan bueno como me pareció. Bien, lo es. Es posiblemente la mejor berlina híbrida de menos de 36.000 euros, y es que el modelo de acceso es más que suficiente para la gran mayoría de usuarios.

Por tamaño, espacio interior y maletero (450 litros) se convierte en una berlina casi perfecta para aquellos usuarios que, aunque ampliemos el número de miembros de la familia, no creemos en el concepto de monovolúmen ni en el de SUV para desplazarse. Somos fieles creyentes de la hibridación como paso hasta el vehículo eléctrico asequible y útil y combinarlo con una berlina como el Lexus IS300h no hace más que quiera buscar justificaciones para comprarlo.

Pros

  • Precio Concepto ecológico * Calidad

Contras

  • * Tacto algo artificial de los frenos

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.