Poco a poco, las Google Glass se van introduciendo cada vez más en la sociedad, ocasionando algunas escenas "curiosas". Hemos tenido el placer de hablar con Cecilia Abadie, uruguaya residente en Estados Unidos, y que se ha convertido en la primera persona multada por llevar este dispositivo mientras conducía.

Hace unos días os hablábamos del caso de un chico estadounidense que estaba viendo una película en el cine con sus Google Glass apagadas (las cuales lleva siempre con sus gafas de prescripción médica). Minutos más tarde, irrumpía en la sala el FBI y, posteriormente, lo dejaban libre tras comprobar el contenido de la memoria interna y ver que no se había grabado nada.

Al igual que en el caso de Cecilia, vemos como este gadget puede generar una cierta psicosis. La comodidad que proporcionan las Google Glass, en muchas ocasiones, podría traer problemas a sus usuarios, causados por la "invisibilidad operacional" que propone.

El "día G" (de Glass)

google glass

Cecilia nos cuenta que ella llevaba utilizando ininterrumpidamente las Google Glass desde mayo del año pasado. Iba conduciendo por San Diego, California, y de repente un policía le da el alto, supuestamente, por exceso de velocidad. Lo que le sorprendió es que el agente sabía perfectamente de que producto se trataba, poniéndole una multa por "manejar con un monitor visible para el conductor".

Podía haberlo dejado ahí: pagar la multa y olvidarlo. Pero, como "pionera" de este producto sintió la necesidad de luchar por sus derechos y la utilidad real de este tipo de dispositivos. Ganó. Un juez la declaró inocente al no poder comprobarse que las estaba utilizando mientras conducía (además, está permitido para navegación).


Las intenciones de Google chocan con un muro de desconfianza
Lo curioso de esta historia es lo "decidido" que estaba el policía en que Cecilia estaba haciendo "algo malo". Vemos como las intenciones de Google chocan de frente con un muro de desconfianza. Toda tecnología innovadora necesita un período de adaptación y educación, encontrando su verdadera utilidad y la manera de legislarla correctamente.

Que haya sido absuelta no significa que "siente un precedente" en la justicia estadounidense, así que podrían volver a pararla y multarla por el mismo motivo. Este es uno de los puntos que Google tiene que trabajar más, consiguiendo que las instituciones vean a este producto como algo una "herramienta" que puede ayudar al ser humano y no convertir a sus usuarios en unos frikis a los que hay que señalar o multar. De todos modos, Abadie cree que con la "conocimiento actual", no la van a volver a parar por este tema, ya que sólo ocasionaría "gastos al Estado".

¿Puedo hacerme una foto contigo?

google glass

Le pregunto si hasta ese día tuvo algún otro incidente negativo y me responde que no (incluso viajando por diferentes países). Me interesa saber cómo responde la gente al verla (ya que, como dijimos, las lleva siempre) y, sorprendentemente, me dice que desconocidos le piden hacerse fotos con ella. Vemos como las tendencias tecnológicas interesan a la mayoría de las personas, dejando de ser algo "reservado para unos pocos".

"La mayor parte de la gente te trata más como un ídolo"
Lo que está claro es que este producto es uno de los que más "curiosidad" despierta (para bien o para mal). La única parte negativa es que muchas personas se "ponen paranoicas" con la idea de que las puedas estar grabando, generando unas "bromas nerviosas" e incómodas, algo que no sucede con otros dispositivos.

En palabras de Cecilia "la mayor parte de la gente te trata más como un ídolo", acercándosele a hacer preguntas. Esto desvanece mi idea de "acoso", ya que tras leer estas historias uno piensa que estos "pioneros" son los que se están enfrentando a la opinión pública e intentando dar consciencia de estas nuevas experiencias.

Ok Glass, di mi opinión

Google glass

Al llevar tanto tiempo utilizándolas ininterrumpidamente, le pregunto cuál es su opinión sobre este producto. Obviamente, afirma que le hace la vida mucho más cómoda a la hora de hacer fotografías y que "no recuerda cuándo fue la última vez que sacó el smartphone para tomar una foto":

Estoy registrando mucho más de mi vida familiar

Al igual que el Pebble, este tipo de productos permiten filtrar aquellas notificaciones más importantes, pudiendo ignorarlas y atenderlas en un mejor momento. De todos modos, Cecilia cree que este aspecto debe progresar, permitiendo que se pueda hacer una mejor criba y sólo te muestre lo que realmente importa.

Como no podía ser de otra manera, no me quería despedir sin saber si realmente utiliza las Google Glass mientras conduce y cuál es su opinión. Obviamente, la respuesta es sí. "Usarlo para navegación es legal" y afirma emplearlo para "microinteracciones" (sacar una foto guiñando el ojo, etc.), siendo realmente útiles y alejando a los usuarios del peligro de manejar atendiendo a la pantalla de su smartphone.